EL-SUR

Martes 16 de Agosto de 2022

Guerrero, México

Opinión

LA POLÍTICA ES ASÍ

Alito y Velasco

Ángel Aguirre Rivero

Junio 03, 2022

Los conocí en la 59 Legislatura federal de la Cámara de Diputados, ambos me llamaban “padrino”, y se acercaban a mí para que les ayudara a incorporar algunos de los proyectos de sus estados en el Presupuesto Federal, pues me tocaba presidir esa comisión en los tiempos de Vicente Fox, donde se ejercieron 1 billón 965 mil millones de pesos, y en donde los diputados teníamos la posibilidad real de hacer modificaciones a la propuesta que nos enviaba el Ejecutivo federal.
Se trataba de Manuel Velasco Coello, del Partido Verde Ecologista de México y Alejandro Alito Moreno Cárdenas, con quienes nos volvimos a encontrar en la siguiente legislatura como senadores de la República, quienes además gobernaron sus estados: Campeche y Chiapas.
Desde ese foro, en algún momento manifesté mi abierta simpatía para que Enrique Peña Nieto fuera el candidato del PRI a la Presidencia de la República, siendo en ese momento gobernador del Estado de México, y yo militante del Revolucionario Institucional.
Después de mis declaraciones en Ixtapan de la Sal a favor del mexiquense, pude advertir el malestar del sonorense Manlio Favio Beltrones, quien tenía las mismas aspiraciones y con quien tuve diferencias políticas desde la Cámara de Diputados.
Luego de mis declaraciones, Manuel Velasco se acercó para decirme:
–Padrino, quiero que sepas que al igual que tú, yo estoy con Peña Nieto a morir, somos muy pocos los senadores que estamos con él… Y le creí.
La cercanía que guardaron posteriormente Manuel Velasco y Peña Nieto era del dominio público.
Pero las lealtades se debilitan ante la seducción que en muchos ejerce el poder, las demostraciones públicas del pasado, los compromisos y los afectos, son guardados en un cajón.
Por eso llamó mucho la atención que al arribo del presidente Andrés Manuel López Obrador, se hablaba que existía tal confianza de Manuel Velasco con el nuevo mandatario, que se le llegó a considerar como posible miembro de su gabinete, más específicamente en la secretaría del Medio Ambiente.
En una visita del presidente AMLO al estado de Chiapas, se mantuvo durante más de dos horas en su auto ante la intolerancia de los maestros de esta entidad. Horas después, el primer mandatario señaló como el directamente responsable al ex gobernador Velasco Coello.
Hace poco en una conferencia mañanera el presidente confirmó el alejamiento, señalando que desde hace tres años no tiene contacto con Manuel Velasco, al ser cuestionado en torno a las filtraciones de audios que involucran a ambos.
En estos días ha recibido amplia difusión en los medios, la grabación (ilegal) de conversaciones privadas donde el Güero Velasco se prestó para ser el canal y pedirle a su compadre Alito que reflexionaran el sentido de la votación en torno a la Reforma Eléctrica, en los momentos en que Alejandro Moreno acumula ya tal desprestigio por sus dichos grotescos revelados en conversaciones telefónicas (ilegalmente obtenidas) por parte de la gobernadora de Campechem Layda Sansores.
Hoy ningún priista connotado ha salido en defensa de Alit”, pues se peleó con todo los de casa, se sintió el amo y señor de lo que queda del Partido Revolucionario Institucional al cual a conducido a sucesivas derrotas electorales.
Alito ha sido desaseado políticamente hablando, no ha cuidado nada y ha llegado a expresar que si el actual gobierno quiere meter a la cárcel a algún priista, él está de acuerdo, pero será la dirigencia (o sea él), quien decida a quien o a quienes se les debe enjuiciar.
Alejandro Moreno presume tener tener el control de la mayoría del Consejo Político del tricolor y lo tiene, ostenta tener bajo su tutela a los comités estatales, legisladores federales, locales y presidentes municipales que también los tiene. Estimo sin embargo que después de los resultados magros que obtendrán este 5 de junio, algo se tendrá que hacer para recuperar el otrora partido más poderoso de este país.
Existen priistas connotados, con experiencia y presentables que bien podrían iniciar la reconstrucción del PRI, porque su actual dirigente lo conduce a la extinción.
Por su parte Manuel Velasco Coello, quedará estigmatizado por lo que siempre ha sido: un auténtico oportunista, quien no conoce los valores de la lealtad y la amistad.
Ambos son indefendibles, porque como dicen en mi tierra: “¡Se junto cacho con punta!”.

Del anecdotario:

Ella tiene 95 años, camina ergida, baila la chilena magistralmente, de vez en cuando toma su copita de mezcal, fue alcaldesa de Chilpancigo, maestra admirable y poeta apasionada.
Se trata de Magdalena o Magda Vázquez de Huicochea; hay quienes dicen que nació en Ometepec y otros en Chilpancingo.
Magda es una de esas personas que prestigian al lugar de donde son originarias, señala el autor del libro Magda, Carlos Cantú Lagunas, originario del municipio de Taxco de Alarcón.
Princesa ometepecana, declamadora de los poemas del bardo costachiquense Rubén Mora Gutiérrez, son ejemplo de expresiones que definen origen y que pudieran hacernos pensar que Magda nació en la tierra de donde son su padre y su abuelo paterno (Ometepec), sin embargo, ella ha dicho que su cuna se meció en Chilpancingo, pero más allá de esta polémica estéril, Magda es de todos, es de Guerrero, es de México.
En el poema dedicado a la maestra Magda Vázquez Martínez, Edgar Kuauhtémoc la describe del siguiente modo: “En su trato cordial, amable, atento, con chispa de metáfora muy rica con anécdotas llenas de contento, ¡sangre tienes de alegre Costa Chica¡”.
La vida es así…