EL-SUR

Sábado 15 de Junio de 2024

Guerrero, México

Opinión

AMLO, a dos fuegos por el fentanilo

Silber Meza

Mayo 06, 2023

DE NORTE A SUR

 

El presidente Andrés Manuel López Obrador se halla metido en un reniego estéril: asegurar, un día sí y el otro también, que en México no se produce fentanilo. La realidad es que los precursores químicos que se usan para esta droga no se fabrican en el país –y creo que eso todos lo tenemos claro–; pero el problema que verdaderamente ha señalado Estados Unidos es que aquí se manufactura el fentanilo, se tabletea y después se introduce a su territorio. Y se trata del país que aún se considera “el más poderoso del mundo”. Allá, el abuso de esta sustancia –en aumento– genera decenas de miles de muertes por sobredosis al año. Acá, genera muertes también, aunque no tanto por su consumo sino por la violencia que generan los cárteles para adueñarse de las rutas y las plazas.
Estados Unidos ha reforzado la presión contra México. Día con día, desde el lado del Ejecutivo y del Legislativo, los estadunidenses lanzan granadas mediáticas que van desde afirmar que el gobierno mexicano debe hacer más en la lucha contra este narcótico, hasta decir que los hijos de Joaquín Guzmán Loera, los Chapitos, son la organización criminal que más produce fentanilo en el mundo. A los pocos días los aludidos lo negaron a través de una carta enviada a medios de información y difundida a través de uno de sus abogados.
Ayer viernes hubo dos campanazos que nos hacen volver a este tema que, más allá del grave problema de salud pública y seguridad que representa, se está convirtiendo en un conflicto diplomático, tanto que se ha presentado la idea de considerar a los cárteles como terroristas y que México reciba “ayuda” armada de Estados Unidos en este lado de la frontera.
El primer campanazo se dio en la conferencia de prensa mañanera de Andrés Manuel López Obrador. Afirmó que, por fin, ya había evidencia para decirle a China que sí exporta precursores químicos de fentanilo a México en barcos, a pesar de que anteriormente el país asiático lo negó.
“Ya tenemos las pruebas. Un cargamento llegó de un puerto de China, en un contenedor, al puerto de Lázaro Cárdenas, Michoacán. Entonces, se hizo todo el análisis ya de laboratorio, y muy respetuosamente vamos a enviar esta información, con la misma solicitud de que nos ayuden a informarnos cuando salgan estos químicos y, si es posible, que ellos impidan que estos químicos salgan de sus puertos, que sólo se permita que salgan sustancias o fentanilo utilizado para fines médicos”, expresó el presidente, y el secretario de Marina completó la explicación.
Casi a la par, el gobierno de Estados Unidos dio a conocer una acción especial contra redes del fentanilo en su país, llamada Operación Última Milla.
En un comunicado de la Administración para el Control de Drogas (la DEA, por sus siglas en inglés) se explica que el trabajo fue realizado durante un año, tiempo en el cual se dedicó a desarticular estructuras de los cárteles de Sinaloa y Jalisco, la prioridad de la agencia, por ser los que han inundado su país de fentanilo y metanfetaminas.
“La operación muestra que los cárteles de Sinaloa y Jalisco usan pandillas callejeras locales violentas y grupos criminales e individuos en Estados Unidos para inundar las comunidades estadunidenses con enormes cantidades de fentanilo y metanfetamina, lo que genera adicción y violencia y mata a los estadunidenses”, se lee en dicho documento.
Entre los descubrimientos de la DEA se halla el uso masivo de redes sociales, principalmente estadunidenses, para la distribución del producto: Facebook, Instagram, TikTok y Snapchat, así como las plataformas encriptadas WhatsApp, Telegram, Signal y Wire.
Los datos que aporta la DEA son de alto impacto: mil 436 investigaciones realizadas, 3 mil 337 arrestos, 43 millones de pastillas de fentanilo incautadas, más de 6 mil 500 libras de polvo de fentanilo, más de 91 mil libras de metanfetamina, 8 mil 497 armas de fuego y más de 100 millones de dólares.
“Las incautaciones de polvo y píldoras de fentanilo –continúa la DEA– equivalen a casi 193 millones de dosis mortales de fentanilo extraídas de comunidades en Estados Unidos, lo que ha evitado innumerables muertes potenciales por intoxicación por drogas”.
López Obrador está a dos fuegos: por un lado China niega falsamente que el fentanilo salga de sus tierras, y por otro Estados Unidos aprieta para que detenga la importación de fentanilo asiático, sin reconocer su propio problema real de mercado consumidor de fentanilo y de productor de armas.
De los tres países, México es por mucho el menos poderoso.