EL-SUR

Sábado 04 de Diciembre de 2021

Guerrero, México

Opinión

AMLO, la FIL y Padilla

Humberto Musacchio

Noviembre 16, 2020

AMLO, la FIL y Padilla

La Feria Internacional del Libro de Guadalajara ha merecido importantes reconocimientos, entre otros el Premio Princesa de Asturias, ocasión en la que, para corresponder al galardón, Raúl Padilla pronunció un discurso en el que señaló que la cultura es una inversión, no un gasto, y que se debe defender al libro del populismo, en lo que debemos estar totalmente de acuerdo. No lo está el señor Presidente, quien aprovechó el viaje para decir que el gobernador tapatío Enrique Alfaro pertenece al “bloque de conservadores” (algo que nada tiene qué ver con la FIL) y que “se lleva muy bien con el líder de la Universidad de Guadalajara, un líder histórico, Padilla”, creador y presidente de la Feria, a quien acusó de estar en contra suya, de AMLO, porque “traen a Vargas Llosa, a Aguilar Camín” y Krauze… Lamentable. El pluralismo ha regido las actividades de la FIL desde hace treinta años y se ha premiado y rendido homenaje a escritores de derecha y de izquierda, a quienes distingue la calidad de su literatura. Posiciones y actuaciones políticas de unos u otros pueden ser motivo de polémica, pero eso es otra cosa.

Menos dinero a la cultura

La Cámara de Diputados aprobó un presupuesto de 13 mil 985 millones de pesos para el ejercicio 2021, con lo cual todas las instituciones y programas del ramo sufrirán una merma considerable, con excepción de la Subsecretaría de Desarrollo Cultural que en apariencia, y sólo en apariencia, tendrá un incremento presupuestal de mil 800 millones, de los cuales se irán casi mil 700 millones al faraónico proyecto de Chapulte-pec. Las instituciones más dañadas por la reducción serán el INBAL, que no lo resentirá mayormente porque ha caído en una penosa inactividad, y sobre todo el INAH, que pasará de la pobreza a una miseria extrema que pondrá en peligro la operación y mantenimiento de 194 zonas arqueológicas, 162 museos y 515 monumentos históricos del país. En estas condiciones, el Fonca también sufrirá un notorio quebranto, pero seguramente se echará mano de una receta aplicada en otras ocasiones, como es retrasar las convocatorias de las becas y los plazos de entrega de dinero a diversos programas, como seguramente lo hará la Dirección General de Vincula-ción Cultural, que pierde 86 por ciento de presupuesto, lo que es mandar al caño el Programa de Cultura Comunitaria (¿pues no que primero los pobres?).

Sabina rompe con el patán

Harta de la patanería de John Ackerman, con quien compartía (es un decir) la conducción del programa John y Sabina, la dramaturga y novelista Sabina Berman acusó al sheriff de la 4T de “acoso laboral” y “conducta machista”. Las cosas llegaron al extremo durante una entrevista con Esteban Moctezuma, en la que el lamesuelas de YSQ acaparaba el micrófono, hasta que Sabina le preguntó al titular de la SEP: “¿Qué hacemos con este problema de machismo? ¿Qué hace una mujer como yo, respetuosa de los acuerdos y contratos, en una situación así? John, sencillamente, no me deja participar en el programa”. Ackerman, con su proverbial patanería, mandó un insultante mensaje en redes sociales en el que decía: “El oportunismo de Lilly Téllez se queda corto frente al de Sabina Berman, quien se vistió de antineoliberal para colarse a la 4T”. El programa ya se canceló, pero –¡faltaba más!– de inmediato Canal Once anunció que Little John tendrá otro programa, en tanto que para darle cabida a Sabina se busca una alianza con el invisible canal 14. Así es esto de la misoginia y el fanatismo tetratransformador.

Boris ataca de nuevo

El gobierno de la 4T debe estar orgulloso del altruismo que se practica en sus filas. A un individuo tan desprestigiado como Boris Berenzon, quien fue expulsado de la UNAM por plagiar su tesis de doctorado, para salvarlo del desempleo le tendió la mano la doctora María Elena Álvarez Buylla, directora general del Conejo Nacional de Ciencia y Tecnología, pero al enterarse de la clase de fichita que le recomendaron, procedió a echarlo del Conacyt sin mayor trámite. Bondadosamente lo recogió la actual presidenta de la Comisión Nacional de Derechos Humanos, doña Rosario Piedra Ibarra, quien le dio chamba de director general, puesto desde el cual se ha dedicado a favorecer a los incondicionales y a satanizar a los infieles, por supuesto obstruyendo el trabajo de todos y haciendo una muy onerosa contribución al desgarriate que se vive en la CNDH. Ahora, según información de un diario capitalino, doña Rosario pretende convertir al plagiario nada menos que en secretario técnico del Consejo Consultivo en sustitución de Joaquín Narro, quien renunció harto del grillerío. Si se trata de darle pretextos a YSQ para suprimir la CNDH, la demolición está muy avanzada.

Breviario…

La Conaliteg, Comisión Nacional de Libros de Texto Gratuitos, recomienda leer La Ileada y no La Ilíada, en tanto que la Secretaría de Cultura recuerda a un Premio Novel y no Nobel, y todavía así el gobierno insiste en recortar el presupuesto educativo. @@@ Joaquín Díez-Canedo recibió el Premio Juan Pablo de la Cámara Nacional de la Industria Editorial Mexicana, la Caniem. ¡Felicidades al gran Joaco!