EL-SUR

Lunes 06 de Diciembre de 2021

Guerrero, México

Opinión

AMLO y sus nombramientos

Humberto Musacchio

Julio 12, 2018

Desconcertante, por decir lo menos, es que luego de meses de presumir a un conjunto de mexicanos como los futuros integrantes del gabinete, sin explicación alguna se desplace a un hombre de honradez impoluta como Héctor Vasconcelos para sustituirlo por Marcelo Ebrard, quien tiene pendiente rendir cuentas por el desproporcionado gasto de la línea 12 del metro.
Por supuesto, no es lo mismo armar una campaña electoral que preparar un gobierno, pero eso debía saberlo López Obrador. Tampoco sorprende que una vez pasadas las elecciones, el ganador tenga que hacer ajustes en su futuro equipo de gobierno, pero a los 30 millones de mexicanos que votaron por AMLO no les caería mal una explicación convincente, eficaz, porque más que a uno u otro personaje, el tabasqueño necesitará a esa legión que acudió a las urnas para favorecerlo.
Los votantes de AMLO no lo apoyaron en busca de un hueso, sino porque creyeron que él era el hombre que se necesita para gobernar a México. Nadie, ni el peor de sus enemigos, duda del talento y el instinto político de Andrés Manuel, pero con toda seguridad hará malas cuentas si cree que todo es cuestión de integrar su equipo con quienes él considera mejores. Los mejores están más abajo, en esa masa aparentemente informe que exige y le seguirá exigiendo cambios profundos y una reorientación en el rumbo del país.
Cuando López Obrador dio a conocer a los integrantes de su futuro gabinete, muchos mexicanos no estuvieron de acuerdo en que fuera un defensor de los transgénicos a la Secretaría de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación. Puede ser discutible el asunto, pero al menos merece una explicación.
Otro caso polémico es la eventual participación de Manuel Mondragón y Kalb “en el esquema de consulta pública sobre la amnistía” (Julio Hernández en La Jornada, 9/jul/2018). En efecto, más de una vez, Mondragón ha mostrado su desprecio por las protestas populares y está muy presente que como jefe de policía de Marcelo Ebrard participó en la represión del primero de diciembre de 2012, la que costó la vida al profesor Juan Francisco Kuykendall y lesiones a centenares de ciudadanos, muchos de ellos detenidos y enviados a prisión con sentencias de varios años.
Más grave es el anuncio de que Esteban Moctezuma Barragán será el secretario de Educación Pública, pues aparece como cabeza de la Fundación Azteca, la misma que dice crear orquestas infantiles como un acto de filantropía, aunque lo cierto es que de cada peso que gasta, sólo 15 centavos los aporta la televisora del Ajusco y el resto proviene de entidades públicas que se muestran generosas transfiriendo nuestros impuestos a un organismo privado.
De acuerdo con una investigación de la reportera Carmen García Bermejo y Quinto Elemento Lab, se trata de una “filantropía a la inversa”, pues la firma de los Salinas acaba por ser subsidiada por entidades públicas y el fisco le concede grandes exenciones de impuestos según los reportes del SAT. De ahí que el diputado Jorge Álvarez Máynez considere que se trata de “un fraude al Estado”, algo que a su juicio debe transparentarse.
Más grave es el hecho de que gobiernos de los estados le hayan entregado grandes sumas de dinero a la Fundación que dirige Moctezuma Barragán para que forme orquestas infantiles sin que, por lo menos en los casos de Colima y Zacatecas, se hubiera creado conjunto musical alguno, pese a las enormes cantidades que esas entidades entregaron a la Fundación de marras.
De acuerdo con la investigación de la rigurosa periodista, “de 2009 a la fecha, las orquestas infantiles de TV Azteca han recibido mil 700 millones de pesos del Consejo Nacional para la Cultura y las Artes (hoy Secretaría de Cultura), el Congreso de la Unión y la Secretaría de Educación Pública”, sí, precisamente la que Andrés Manuel López Obrador ha decidido poner en manos de Esteban Moctezuma, de quien no se conoce mérito alguno en ese ramo.
La mayor parte del dinero que la Fundación recibe de entidades públicas proviene de una asociación civil, la Asociación Azteca Amigos de la Cultura y las Artes, la que reportó al SAT “haber recibido en esos seis años $875 millones en donativos de gobierno y $248 millones de compañías”.
En suma, Esteban Moctezuma debería ser investigado por estas irregularidades, pero ALMO ha decidido regalarle la Secretaría de Educación Pública, donde podrá continuar con sus extrañas labores filantrópicas.