EL-SUR

Sábado 19 de Junio de 2021

Guerrero, México

Opinión

Año 1

Jorge Camacho Peñaloza

Enero 04, 2021

A menudo las dificultades preparan a la gente ordinaria para un destino extraordinario. Lewis.

Se dijo que el 2020 iba a ser de grandes cambios en la humanidad, no sabíamos que esos cambios serían producidos por una pandemia como no la habíamos vivido desde hace muchas generaciones, muchas de estas ni sabíamos cómo era una pandemia (pan, el todo) hasta que llegó el SARS CoV-2, que significa Síndrome Agudo Respiratorio por el Coronavirus 2; casi, literalmente, el Covid detuvo al mundo para que los seres humanos volteáramos a vernos los unos a los otros, vernos en colectivo e individualmente, para dejar de ver los aparadores, las vitrinas, los anuncios y concentrarnos en comprender qué estamos haciendo mal como comunidad y en nuestras vidas personales. El costo de nuestros errores ha sido muy alto, más de 2 millones de personas han fallecido por el virus, un precio muy alto y doloroso.
Sobre la marcha, durante el 2020, fuimos ajustando nuestra perspectiva de vida; obligada e involuntariamente nos fuimos cuestionando las premisas con las que nos veníamos conduciendo, dejando ir algunas que la pandemia desnudó como inmorales, inapropiadas, inaceptables y haciendo emerger otras que creíamos poco útiles en la selva en la que nos veníamos desenvolviendo, como simplemente día a día cuidar nuestra vida y salud, que poco o nada de caso les hacíamos antes de la pandemia.
Hoy iniciamos el año 1, estoy escribiendo estas líneas en el día 1 del primer mes del primer año después del Covid-19. Tenemos que ver hacia adelante con nuevos ojos, con los que la pandemia nos abrió, y aunque la vacuna ya viene, socialmente debemos vernos de diferente manera, no podemos regresar a lo mismo de antes y pareciera que el Covid deliberadamente nos metió a la reflexión durante todo un año para que cambiáramos.
Según el programa nacional de vacunación las personas de 49 años y menos, que son la mayor parte de la población en el país, se estarán vacunando hasta el mes de junio, así que el primer semestre del año deberemos mantener la disciplina de la sana distancia, uso de cubrebocas, lavado de manos y uso de gel y sanitizante, y todavía no sabemos qué tan efectiva será la vacuna contra las nuevas cepas del virus que están apareciendo.
En este contexto de la salud y replanteamiento de nuestro ser social e individual, en este Año 1 pos Covid tendremos el proceso electoral más grande en la historia del país por el número de cargos en disputa, 21 mil 358, que se convierte en un factor crítico para la propagación del contagio si los miles y miles de candidatos insisten en la idea de hacer reuniones y concentraciones; las autoridades electorales y de salud deberán normar las actividades proselitistas que, sea como sea, van a ser una causa de incremento de contagios.
En Guerrero se producirá un cambio de gobierno estatal, del Poder Legislativo y de los 81 municipios, muchas campañas electorales, mucha movilización política de gente en torno a los candidatos sin la aplicación de la vacuna en la mayoría de la población. En estas condiciones ¿qué tanto impactará el Covid en las campañas electorales, tanto a nivel de las ofertas políticas como de las estrategias electorales? ¿Cuántas personas se contagiarán y perderán la vida por haber participado en actividades proselitistas? Los candidatos y sus equipos de campaña deberán ser muy cuidadosos en estas que serán las primeras elecciones pos Covid-19.
En septiembre se renovará el Congreso del Estado y en octubre estará tomando protesta el próximo gobernador, cargos que se estarán disputando en inédito contexto político de coalición de los partidos PRI-PRD-PAN, antes irreconciliables contendientes electorales, y Morena la nueva fuerza política mayoritaria. Independientemente de quiénes ganen se inaugurarán nuevos modos de ejercicio del poder Legislativo y Ejecutivo, nuevos proyectos de gobierno, nuevas prioridades, nuevo rumbo, todo lo que vendrá a ser el año 1 pos Covid.
Guerrero tendrá que ser repensado, no puede ser que después de los golpes y lecciones de la pandemia y del nuevo rumbo que se vaya a definir con las elecciones de junio próximo, nuestro estado siga siendo el mismo o que los actores políticos pretendan ir en busca del voto de los guerrerenses como si no hubiera o no esté pasando nada o porque se crea que el voto ya está decidido. No señor, todos tenemos que hacer lo que nos toca para que Guerrero sea un mejor lugar para vivir y no para sufrir, ya nos ocuparemos de decidir nuestro papel en este año 1 pos Covid en nuestro Estado, veremos de qué estamos hechos los guerrerenses.
Vuela vuela palomita y ve y dile: Al paisano Félix Salgado Macedonio que los calentanos estamos contentos por su postulación y que en la próxima colaboración expresaré mi consideración.