EL-SUR

Viernes 27 de Mayo de 2022

Guerrero, México

Opinión

Apuntes de la historia de la ecología (Parte 1)

Octavio Klimek Alcaraz

Noviembre 13, 2021

Este es un texto con base en una traducción libre de un artículo del Dr. George Toepfer sobre la historia natural y los orígenes de la ecología. La oportunidad se da debido a que estoy preparando un texto más amplio y formal, que espero sea de su interés posterior. Mi principal interés es divulgar el pensamiento alemán sobre la naturaleza y los orígenes formales de la ecología que, debido a la hegemonía de las publicaciones en inglés, se encuentra un poco olvidadas en la participación de pensadores relevantes de otros países.
Es importante señalar que las raíces de la ecología se pueden ver en el enfoque descriptivo hacia la variedad de cosas naturales en la historia natural del siglo XVIII. Esta se basó en las prácticas de recolección, archivo y exhibición de la diversidad de formas vivas, y consistió en su descripción, clasificación y ordenamiento en sistemas integrales. La descripción se refería a identificar a la variedad de especies en sus formas y hábitos particulares. El enfoque de la historia natural enfatizó al mismo tiempo la abundancia y el orden de los seres vivos y las cosas inanimadas; no estaba dirigido principalmente a explicaciones y justificaciones causales, sino que simplemente los colocaba los objetos de estudio uno al lado del otro y lo ordenaba en un sistema de clasificación. La documentación descriptiva de la presencia o descubrimiento de una especie, en donde las especies individuales eliminan sus relaciones ambientales, presentada ecológicamente en gran parte descontextualizada, ha sido descrita como la lógica del espécimen aislado.
Con esta lógica, la historia natural se encontró en tensión con la ciencia natural experimental que surgió en el periodo moderno temprano, que apuntaba a la formulación de regularidades y leyes. Una ventaja del enfoque científico fue que las generalizaciones permitieron hacer explicaciones y predicciones unificadoras para diferentes fenómenos. En contraste con la búsqueda de las leyes de la naturaleza, el interés por las cosas concretas retrocedió; se convirtieron en meros fenómenos superficiales de las fuerzas y leyes fundamentales, no directamente perceptibles.
En su enfoque renovado en las cosas materiales y concretas, la historia natural también puede entenderse como un enfoque de investigación que se distingue de las ciencias naturales de orientación físico-mecánica.
La ecología sólo puede vincularse a la historia natural con respecto a la presencia concreta de cosas naturales. Debido a su lógica de aislamiento, que arranca estas cosas de sus contextos naturales y las coloca en un mero orden taxonómico, la historia natural en sí misma es una “ciencia no ecológica”. Porque la base del pensamiento ecológico es precisamente la contextualización, la descripción de cómo los elementos naturales están articulados en interacciones e interdependencias reales, cómo son útiles o dañinos entre sí.
La atención especial prestada a las interacciones concretas y lo material de los elementos naturales individuales fue facilitada por el contexto de la cultura europea preindustrial, que se caracterizó por las relaciones directas con los animales y las plantas. Por lo tanto, la interacción ecológica y el pensamiento holístico también se han descrito como el intento de comprender la antigua idea del cosmos como una coexistencia armoniosa de todas las cosas en una dimensión “media”, es decir, el orden mesocósmico de las cosas naturales terrestres para salvar.
Desde otro lado, la tradición de la ecología, que se organiza a imagen de una utopía, fue descrita como la Arcadia griega, y se contrasta con una tradición imperial, cuyo motivo principal es el uso eficiente de la naturaleza y, en última instancia, la dominación humana sobre ella y, por lo tanto, también se situó en la raíz de las ciencias naturales modernas.
Para la tradición ecológica “imperial”, o quizás mejor interaccionista, basada en las relaciones de intercambio, los modelos económicos están a la cabeza. Por un lado, determinan la descripción de la relación entre las cosas naturales y, por otro lado, su uso para los humanos.
Las relaciones de la naturaleza se describían según modelos económicos para la organización, uso y control de los recursos. A cada elemento de la naturaleza se le asignaba un papel útil que cumple al servicio del conjunto. Esta concepción fue de gran importancia para el desarrollo científico, pues prometía la comprensión completa de los procesos ecológicos en el sentido de una coexistencia ordenada de las cosas, según la idea rectora de una “máquina cósmica”.
De manera análoga a las pequeñas máquinas, los organismos, las partes de la gran máquina fueron descritas como una unidad holística de acuerdo con sus relaciones funcionales de interacción e interdependencia, utilidad y contexto teleológico. La figura del ciclo se convirtió en un modelo constitucional fundamental de estructuras ecológicas en el que la idea de interacción continua también encontró expresión simbólica.
A principios del siglo XVIII, las teorías circulatorias se formularon inicialmente sobre una base química: los tres reinos naturales de plantas, animales y minerales se integraron en un ciclo, en la medida en que se postuló que las sustancias de las que está compuesto el cuerpo están en un proceso de transformación entre los tres reinos.
El trasfondo ideológico original en el que se formularon estos pensamientos era teológico: era el diseño de Dios, el que había establecido la participación de los seres vivos y su adaptación al medio ambiente de esta manera. De acuerdo con el plan de Dios, todo está interconectado y la armonía bien ordenada de la naturaleza es, por lo tanto, una expresión de la Providencia (latín providentia) de Dios (“fisicoteología”).
Un modelo temprano para la descripción de esta integración fue la economía de la naturaleza (latín oeconomia naturae) en la que la naturaleza se describió en términos de modelos económicos para la organización, el uso y el control de los recursos.
Así, una categoría central para la unificación conceptual de los pensamientos ecológicos fue el concepto de la economía de la naturaleza de Carlos Linneo (1707-1778). Según Linneo, la naturaleza está ordenada de tal manera que las “criaturas” están en la relación de conexión mutua, el vínculo entre ellos (latín nexus inter se) y “uso alterno” entre sí y “que todo en la naturaleza se da la mano para preservar todo tipo de criatura”, como dice al comienzo de la Oeconomia naturae de Linneo (1749). Se concibe a la naturaleza como un eterno ciclo donde el nacimiento o muerte de cada ser vivo ocupa un lugar concreto dentro de un modelo global perfectamente definido, reflejando nítidamente el plan divino de la creación.
De acuerdo con este concepto de orden, la reciprocidad en la relación entre los seres naturales los combina en una unidad funcional de un grado superior. Desde mediados del siglo XVIII se encontraron numerosas metáforas para describir estas condiciones, en las que los seres vivos pueden sobrevivir por sí mismos: La cadena de los seres, de Charles Bonnet (la scala naturae, 1745), que concibe una gradación continua desde el átomo hasta los ángeles. La sucesión de los seres es completa (comprende a todos los seres), continua (la naturaleza no hace saltos) y ascendente; hasta John Bruckner que propone el concepto de red de la vida (1768).
A finales del siglo XVIII, Immanuel Kant (1724-1804) resumió la idea básica de ecosistema cuando explicó la interdependencia de organismos de diferentes especies con el concepto de una organización supraindividual, una organización de segundo orden, en palabras de Kant una “Organización de los sistemas de cuerpos organizados”, que surge –no como conocimiento objetivo, sino como idea reguladora– de la “relación apropiada de diferentes especies, una por el bien de la otra”, es decir, una “organización de un enteros de diferentes especies unos para otros y seres orgánicos que sirven para su conservación.” Según Kant, las partes inorgánicas de la tierra también están incluidas en esta organización: todo el “globo terráqueo” se puede concebir en sí mismo como un “cuerpo orgánico”.
Estas nociones especulativas de sistemas globales no localizados de interacción de organismos encontraron una recepción diversa a principios del siglo XIX en los clásicos del idealismo alemán y la filosofía natural romántica, por ejemplo, en el discurso de un “organismo general” de Schelling (1798) y Treviranus (1802) o el “organismo geológico de la Tierra” de Hegel (1830). Paralelamente al concepto de organismo, que se estableció alrededor de 1800 en el significado terminológico –y por lo tanto sintomáticamente no sólo asumió una función de designación para los seres vivos, sino al mismo tiempo una pretensión (teórico-sistema) de explicación , durante este tiempo tuvo lugar la introducción de términos correspondientes relacionados con la relación externa de los organismos y en un nivel similar de abstracción como “organismo”, entre ellos la “adaptación” de Kant (1788) y “ambiente” (mundo exterior 1776 en Platner, 1802 en Treviranus, milieu 1800 en Lamarck; ambiente en 1802 con Kern, 1829 con Troxler).
Todos estos términos podrían aplicarse por igual a plantas y animales y se integraron en proyectos explicativos, como explicar la peculiaridad de los organismos a partir de las propiedades de su entorno. Así, la historia natural descriptiva del siglo XVIII también se estableció terminológicamente sobre las bases de nuevos conceptos explicativos que formaron la base de la biología que se estableció alrededor de 1800.