EL-SUR

Lunes 06 de Diciembre de 2021

Guerrero, México

Opinión

Aumento al salario mínimo

Marcial Rodríguez Saldaña

Diciembre 19, 2019

 

Una de las conquistas más relevantes de la Revolución Mexicana dentro de los derechos sociales relativos al trabajo, incluidos en el artículo 123 de la Constitución fue el salario mínimo, que sería el que se considere bastante, atendiendo a las condiciones de cada región, para satisfacer las necesidades normales de la vida del obrero, su educación y sus placeres honestos, considerándolo como jefe de familia.
1.- En el Congreso Constituyente de 1916-1917, en la sesión ordinaria del 23 de enero del último año se sometió al pleno el proyecto de dictamen relativo a la materia laboral y el contenido referido al salario mínimo, y en razón de que la inmensa mayoría de los constituyentes eran proclives a incluir los derechos de los trabajadores no hubo discusión y se aprobó por unanimidad.
Durante la época post revolucionaria en general no se cumplió el mandato constitucional de que el salario fuese suficiente para satisfacer las necesidades fundamentales de la familia de un trabajador y el periodo neoliberal –de 1982 al 2018– por el contrario se caracterizó por desconstitucionalizar –restringir y/o eliminar– los derechos laborales y contener el aumento al salario mínimo.
Así, en el primer año de gobierno de Ernesto Zedillo, de 1994 a 1995, en la zona geográfica “A” el salario mínimo pasó de 15.27 pesos a 16.34, lo que representó un incremento de 1.07 pesos diarios; en el primer año de gobierno de Vicente Fox, del 2000 al 2001, el salario pasó de 37.90 pesos a 40.35 pesos, lo que significó un aumento de 2.45 pesos; en el primer año de gobierno de Felipe Calderón, del 2006 al 2007, el salario pasó de 50.57 pesos a 52.59, lo que representó un incremento de 2.02 pesos; en el primer año de gobierno de Enrique Peña Nieto, del 2012 al 2013, el salario pasó de 62.33 pesos a 64.76, lo que significó un aumento de 2.43 pesos.
2.- El presidente de la República Andrés Manuel López Obrador, en su primer año de gobierno promovió el aumento del salario mínimo general de 88.36 pesos diarios a 102.68, esto es 14.32 pesos adicionales, lo que equivale a un 16.02 por ciento más y a 176.72 pesos en los las entidades federativas colindantes con Estados Unidos lo que representa un 100 por ciento agregado; ahora para el segundo año de su gestión, el salario mínimo general pasará de 102.68 a 123.22, lo que implica un incremento de 20.66 pesos diarios, mientras el de la frontera norte transitará de 176.72 a 185.56 pesos.
Estos son los datos duros, la realidad de lo que ha pasado con el salario mínimo desde la Revolución Mexicana que culminó con la aprobación de una nueva Constitución de la República que consagró los derechos laborales –entre ellos el salario mínimo– como una de sus conquistas más significativas.
3.- En el numeral 8 del Programa de Morena que es la base de su acción política permanente se establece que este partido “lucha porque todos los mexicanos, hombres y mujeres puedan ejercer su derecho al trabajo con salarios justos y remuneraciones. Estamos en contra de la Reforma Laboral que aniquila los derechos de [email protected] trabajadores, a la seguridad, al salario justo y seguro”.
En el periodo neoliberal las palabras de apoyo a los derechos de los trabajadores, al salario mínimo, se las llevaba el viento, la demagogia de respaldo a los trabajadores era la práctica común para ganar votos.
Ahora, en la Cuarta Transformación de México que encabeza el presidente de la República Andrés Manuel López Obrador, que fue postulado por Morena como candidato en el 2018, está concretizando con hechos los postulados y principios de una de las más grandes transformaciones de nuestro país, relativas al salario mínimo, que fue la Revolución Mexicana de 1910-1917.

marcialrodriguez60
@hotmail.com.mx