EL-SUR

Miércoles 26 de Enero de 2022

Guerrero, México

Opinión

Balance mensual

Héctor Manuel Popoca Boone

Diciembre 04, 2021

 

¿Alguien ha visto a Vicente I. Suastegui Muñoz?

En mi calidad de Gobernador Moral de Guerrero, me propongo a partir de esta fecha y en forma mensual, realizar un sucinto ba-lance del comportamiento del gobierno estatal encabezado por Evelyn Salgado Pineda. Con un espíritu de apoyo-crítico, que le permita a ella y a la ciudadanía en general, formar sus propios juicios, acerca de lo bien o mal de la forma en que estamos sor-teando la actual crisis económica y social detonada estructuralmente por los errores acumulados de antaño y culminantemente agravados por la pandemia. Ejerzo así, mi derecho a pugnar por tener un buen gobierno, con buenos gobernantes, para beneficio de todos los gobernados.
En el tema de los aciertos, es de resaltar el fuerte respaldo que, hasta ahora, el presidente de la República Andrés Manuel López Obrador (AMLO), le ha expresado para que realice una buena gestión gubernamental. La rapidez del traslado de las principales oficinas ejecutivas de la Secretaría de Salud (federal) a su nueva sede en Acapulco, ayudará en mucho a superar los vicios, carencias y corrupciones anidados en nuestro sistema estatal de salud pública.
La visita del presidente AMLO, con la mayoría de su gabinete presidencial, fue señal de la especial atención que le merece Guerrero. De esa reunión, se derivó el programa de construcción de caminos rurales (intensivos de mano de obra para la generación masiva de empleos) en la región de la Montaña. Asignando los recursos federales directamente a los ayuntamientos y pueblos indígenas, para su adecuada y honesta aplicación, tomando como ejemplo lo que se hace en Oaxaca, donde han erradicado un corrupto “contratismo”, que hacía caminos rurales de mala calidad y de alto costo.
Otro acierto de la gobernadora es haber iniciado su gobierno con una necesaria austeridad; pregonándola con el ejemplo personal y adoptándola como estilo de gobierno; acorde a las difíciles circunstancias presupuestales con las que recibió las riendas gubernamentales de manos de su malogrado antecesor. Ha sorteado bien, hasta ahora, dichas precariedades en el erario público, no obstante que ha tenido que acudir a préstamos bancarios quirografarios de corto plazo, onerosos por el alto monto y por fuera de lo que marca la ley estatal de disciplina financiera.
De no haber acudido a esos empréstitos, tendríamos a estas alturas una semi-parálisis total de la estructura gubernamental estatal. Situación límite, en la que nunca se había encontrado el estado de Guerrero; ni enfrentado un gobernante entrante. Por tanto, es atinado también, el deshacerse de la lujosa mansión de “Casa Acapulco”, de la casona en zona de alta plusvalía que alberga las oficinas de la representación de Guerrero en la CDMX y del Palacete orgiástico de El Negro Durazo, en Zihuatanejo. Faltan poner en venta también, las residencias domiciliarias en Chilpancingo, propiedad del gobierno estatal, que eran usufructuadas por relevantes funcionarios públicos, como por ejemplo “el maestro incómodo” del anterior gobernador.
De los errores más notorios de alcance nacional, está el haber jaloneado el “papá incómodo” a la gobernadora, en forma por demás grotesca, en el despacho oficial de la misma, a la vista de todos los medios masivos de comunicación que cubren su actividad oficial cotidiana. Ese hecho desmereció con mucho su importante investidura y la autoridad conferida como primera mandataria estatal. (El papá la redujo, aún más abajo, que a una simple “Juanita”).
Otro grave error fue la injerencia pública, descarada y frívola, del “papá incómodo” y su avasalladora influencia en el nombramiento de muchos de los principales funcionarios públicos estatales. Lo peor fue que en el caso de algunas mujeres, la entrevista “técnica-laboral” incluyó preguntas inquisitorias sobre atributos corporales y de edad, con claro tufo sexista. No es de extrañar que ahora aparezcan uno que otro neo funcionario estatal, con alta obsesión sexual, por los pasillos de las oficinas gubernamentales.
De lo anterior, resulta un equipo gubernamental caracterizado por ser una mezcolanza de personalidades variopintas, cuyo común denominador es lograr una colocación oficial, con un buen sueldo asegurado por seis años y no más. De ahí la descoordinación que campea y lo disímbolo de las capacidades ante las responsabilidades laborales. Tal es el “desgarriate” que se traen, en perjuicio del pueblo de Guerrero.
Ya no se diga de las pifias cometidas en torno al mal uso del escudo nacional; y de la atención que le merecieron personas y asuntos relevantes a los que les dio una valorización nimia; como lo fue no presidir la reunión con las personas del Alto Comisionado de la ONU en el tema de desapariciones forzadas que, por primera vez en la historia, visitaban nuestro país y a Guerrero en particular.
Craso error y mentira grande fue haber afirmado que el gobierno estatal tiene una estrategia propia para combatir la delincuencia organizada, hoy desatada en casi todas las regiones de Guerrero. No hay tal estrategia estatal, porque la única que opera es la dictada por el gobierno fe-deral, bajo la consigna presidencial de “abrazos, no balazos”.
Los estados de la República lo único que hacen en las “mesas de coordinación para la construcción de la paz”, es recopilar información específica de cada entidad. El peso contundente de la implementación de las operaciones lo llevan las fuerzas mi-litares del Ejército y la Armada, además de las que encarnan la fuerza e inteligencia institucional federal, en el orden civil. La mayoría de los funcionarios y go-bernantes estatales, participan como testigos de piedra; y varios están ya infiltrados por el imperio del mal. Tal y como lo afirma el obispo Salvador Rangel, res-paldado por el arzobispo de Aca-pulco Leopoldo González.

PD. Mis hijos y yo, estamos con la familia Salazar Bazán, en el 13 aniversario luctuoso del insigne profesor, Othón Salazar Ramírez.

[email protected]