EL-SUR

Martes 30 de Noviembre de 2021

Guerrero, México

Opinión

¿Beatriz Paredes a la Secult?

Humberto Musacchio

Diciembre 26, 2016

En Arsenal, la acreditada columna de Francisco Garfias que aparece en Excélsior, se dice que Beatriz Paredes, la actual embajadora en Brasil, viene a ocupar la Secretaría de Cultura, el cargo que está vacante desde la muerte de Rafael Tovar y de Teresa. Otra candidata, lo que ya se sabía, es la directora general de Bellas Artes, María Cristina García Cepeda, pues de acuerdo con la fuente de Pancho Garfias “la idea es que sea mujer” quien ocupe tan alta posición. De ser así, otra candidata sería Claudia Ruiz Massieu Salinas de Gortari, quien presuntamente está por salir de la Cancillería. Si el cargo se otorga a una u otra dama, quedarían fuera de la jugada Saúl Juárez, el candidato lógico para una secretaría que apenas se está estructurando; José Carreño Carlón, director del Fondo de Cultura Económica quien ahora tiene un enfrentamiento con el sindicato de esa casa editorial; y Raúl Padilla, creador y cabeza de la Feria Internacional del Libro de Guadalajara. Por supuesto, no hay que dejar fuera a Gerardo Estrada, a quien se incluye en el paquete de candidatos.

El INAH pierde, pero gana

Después de pasar satisfactoriamente los exámenes de rigor y cumplir con innumerables requisitos, el 31 de marzo del año 2010, Susana Rodríguez Aguilar fue declarada ganadora del concurso –“basado en el mérito y la igualdad de oportunidades”– que la convirtió en jefa de departamento de promoción cultural del Instituto Nacional de Antropología e Historia y en integrante del Servicio Profesional de Carrera de la Administración Pública Federal. Fue adscrita al Museo Nacional del Virreinato y tres meses después, sin esgrimir causa alguna, se le notificó que había quedado sin efecto su nombramiento. La afectada demandó y seis años después –¡Seis años después!– la primera Sala del Tribunal de Conciliación y Arbitraje resolvió, por unanimidad, que había sido despedida en forma injustificada y que debían pagarle salarios caídos. El décimo primer Tribunal Colegiado en Materia de Trabajo del Primer Circuito le informó de la resolución definitiva el 23 de agosto de 2016, pero el INAH interpuso un amparo y un tribunal determinó que sólo se le pagara la parte proporcional de tres meses de sueldo por el tiempo trabajado, esto es, menos de 30 días, y no los seis años que duró un litigio al que dio pie la actitud atrabiliaria del patrón, en este caso el INAH, cuyos funcionarios se deben estar revolcando de la risa, pues les salió barato el despido arbitrario de una trabajadora. En suma, el derecho laboral fue usado como papel sanitario y se ratificó que el Servicio Profesional de Carrera, por si alguien lo dudaba, no pasa de ser un timo.

La sal sale saludable

En octubre de 2017, en Los Cabos, habrá de celebrarse el segundo Congreso Internacional de Antropología de la Sal. Anunció lo anterior Ramón Ojeda Mestre en un ingenioso artículo, en el cual dice que “por la SAL estamos a SALvo de padecer hiponatremia y otras patologías que pueden aSALtarnos… Sin SALvedades nos mantenemos sanos y SALtarines gracias a la ingesta de cloruro de sodio y otras SALes, pues 87 por ciento de los medicamentos contienen SALes diversas”. Agrega el autor que “Para este Congreso están confirmados, lo mismo Weller, de Francia (Le Seldansl’Antiquitéou les cristauxd’Aphrodite), que Tiberiu Alexianu, quien preside el Comité Científico, Kawashima de Japón, o el experto SALinero de México, Castellón (El mar y la SAL: una relación necesaria)”. Se tratarán más de 200 temas que comprenden aspectos arqueológicos e industriales y hasta asuntos de brujería; “de SALud, de historia, de geología, de antropología o de comercio de la SAL”. Los maestros, investigadores o estudiantes interesados pueden solicitar mayores informes a [email protected] Y concluye Ojeda Mestre: “No SALga con que no se enteró a tiempo.”

Que “puto” no es grosería

Doña Mercedes Alduerne, directora de la organización Non Violence, que suponemos es lo mismo que Non-Violence Project México, declaró que el grito de “¡Eeeh puto!”, mismo que se lanza contra los porteros en el futbol,  “no es una conducta que busque ofender o señalar, pues es generada como una expresión cultural en México”. La también socióloga dice haber realizado una investigación que la llevó a concluir que se trata de “una exclamación que se realiza sin distinción de género, edad, nivel socioeconómico o lugar de residencia”. Eso dice la señora Alduerne, pero lo cierto es el grito de marras sí tiene una connotación de género, pues al referirse a un varón significa homosexual o cobarde, entre otras cosas, en tanto que en femenino, puta significa prostituta o mujer inmoral. En el caso del futbol, el lugar de residencia o de pertenencia sí tiene relación con el afán de desacreditar la hombría, pues eso se pretende cuando se levanta el coro contra el portero del equipo rival, ajeno y generalmente fuereño. De modo que no es una “expresión cultural”, como bondadosamente la califica doña Mercedes. Es una expresión patanesca, ofensiva, descalificatoria y hasta cobarde, pues en los estadios se espeta con la protección del anonimato.