EL-SUR

Martes 30 de Noviembre de 2021

Guerrero, México

Opinión

¡Bienvenido, Pepe Palomo!

Humberto Musacchio

Julio 17, 2017

¿Qué pasó en el Ex Teresa?

Resultó extraño que Iván Edeza, quien era director del centro llamado Ex Teresa Arte Actual, dejara su cargo sin mayor explicación. Ahora, gracias a un amplio y agudo reportaje de Juan Carlos Talavera (Excélsior, 12/VII/2017), reportero de la sección Expresiones, sabemos que tanto Edeza como Julian Rodrigo Monroy, administrador del mismo recinto, le hicieron llegar a Lidia Camacho, directora de Bellas Artes, un detallado informe sobre la presunta compra injustificada de madera de 2002 a 2012, cuando Miguel Ángel Palacio Valencia era el administrador del Ex Teresa. Por si algo faltara, en 2013 se realizó una operación por 430 mil pesos pagados a un supuesto proveedor,  Mario Osorio Hernández, sin que exista contrato o pedido formal. Como pretexto para las “compras” de madera se dijo que ésta se destinaba a actividades que nunca se realizaron o que, habiéndose llevado a cabo, no requerían de madera. En lugar de que la administración del INBA respaldara a Edeza y a Monroy por la denuncia, se desató contra ambos una campaña de abierta hostilidad en la que por supuesto participaron miembros del llamado Sindicato Nacional Democrático de Trabajadores de la Secretaría de Cultura (SNDTSC), quienes contaron con apoyo de Octavio Salazar Guzmán, subdirector general de Administración del INBA, y Darío Francisco Montiel Mancilla, director de Asuntos Laborales, quienes “negociaron” con los charros sindicales el cargo de administrador del multicitado espacio cultural, del que ahora es director Francisco Javier Rivas Mesa, quien redujo el asunto a “un problema laboral”, aunque es obvio que es un caso de evidente corrupción. La directora de Bellas Artes o muy probablemente María Cristina García Cepeda, secretaria de Cultura, deben una amplia explicación.

Jaime Avilés, el cronista

La salud del colega Jaime Avilés atraviesa por un momento crítico, pero sigue en la pelea con la entereza que lo ha caracterizado. Jaime, quien fuera reportero de Crucero, El Día, Proceso, unomásuno y La Jornada, participó en uno de los talleres literarios Punto de Partida, de la UNAM, precisamente en el coordinado por el ecuatoriano Miguel Donoso Pareja, donde fue compañero de Juan Villoro, José Joaquín Blanco y otros escritores que han ganado sitio en el mundillo de las letras. Jaime destacó en los diarios como un implacable y muy ingenioso cronista y ha escrito sketches para teatro-bar, donde también es un actor solvente. Carlos Monsiváis lo incluyó en A ustedes les consta. Antología de la crónica en México, y Emmanuel Carballo y José Luis Martínez en el libro La ciudad de México. Avilés es autor de la novela Nosotros estamos muertos y de los volúmenes de crónicas La rebelión de los maniquíes y Los manicomios del poder. Pasó una larga temporada en la selva chiapaneca y con sus vivencias trabajó con el italiano Gianni Mina el libro Marcos y la insurrección zapatista. En 2012 publicó AMLO: vida privada de un hombre público, que muestra aspectos poco conocidos de Andrés Manuel López Obrador, a quien conoció hace casi tres décadas cuando el actual líder de Morena encabezaba las tomas de pozos en Tabasco. En fin, que Jaime es un personaje creativo y peleador a quien deseamos un pronto restablecimiento.

El legado de O’Higgins

Doña María de Jesús de la Fuente fue el gran amor de Pablo O’Higgins, a quien acompañó hasta su muerte en 1983, cuando el pintor, nacido en Salt Lake City era ya mexicano por naturalización y por amor a nuestro país. Para María O’Higgins, como también es conocida, el enorme legado artístico de su marido ha sido todo un problema, porque preservar esos tesoros no es fácil ni barato. María ha tocado todas las puertas imaginables para que alguna institución mexicana adquiera tan valiosa colección, pero hasta ahora no ha encontrado funcionarios sensibles que valoren la obra de creación de quien fuera su marido. Ojalá Carlos Slim se entere y proceda a adquirir una herencia tan trascendente y de ese modo se evite que acabe en algún museo de Estados Unidos. Por lo pronto, la bella María donó al INBA un conjunto de bocetos de la obra mural de Pablo. Ojalá cuiden esas maravillas.

Premio de novela breve

El Consejo Estatal paras las Culturas y las Artes de Chiapas y el ayuntamiento de Comitán convocan a los narradores de habla hispana al Premio de Novela Breve Rosario Castellanos. Los interesados deberán enviar una obra original e inédita en tres tantos, antes del 30 de agosto, en tipo Times New Roman de 12 puntos, una novela de forma y tema libres de 90 a 110 cuartillas (ni más ni menos) debidamente engargoladas, firmada con seudónimo, sin indicación alguna que sugiera la identidad del autor o autora. En sobre cerrado anexo, con el seudónimo anotado, se deberán enviar nombre completo, domicilio, teléfono, correo electrónico, copia de alguna identificación oficial ¡y acta de nacimiento! (¿Para qué carambas la quieren?).  El fallo del jurado será inapelable y no se devolverán originales. Mayores informes en [email protected] Ah, el premio está dotado con 100 mil del águila.