EL-SUR

Sábado 20 de Abril de 2024

Guerrero, México

Opinión

Bukele: la seguridad paga

Rubén Aguilar Valenzuela

Febrero 08, 2024

El pasado domingo 4 de febrero, el candidato Nayib Bukele se reeligió como presidente de El Salvador con el 87 por ciento de los votos y su partido Nuevas Ideas se hizo de 58 de los 60 puestos de la Asamblea Legislativa en disputa.
¿Qué explica estos resultados? Hay muchos componentes, pero el central es la valoración positiva de la población ante los resultados de la estrategia de seguridad implementada por el presidente en su primer mandato.
En 2019, al asumir la presidencia, tres temas eran particularmente sensibles para la sociedad salvadoreña: el número de los homicidios; la extorsión generalizada y ante los niveles de violencia el no poder transitar libremente por las calles.
El nuevo presidente supo escuchar estas demandas de la ciudadanía y ubicar la importancia que estas tenían. Si las resolvía no solo se haría de una enorme popularidad, sino que se afianzaría en el poder y podría reelegirse. Ese era el propósito.
Diseñó una estrategia para devolver la paz, que se había perdido por décadas, que una persona cercana a él, me dice: “aunque no lo creas, la estrategia es de él, puede que la entiendan otros, pero él es quien la ópera”.
De lo que se conoce públicamente la estrategia es muy sencilla; detener y llevar a la cárcel a todos los sospechosos de pertenecer a las pandillas. Y esto en el marco de un Estado de excepción, que le concede la Asamblea Legislativa.
El éxito de la estrategia medida en números es notable. En 2018, la tasa de homicidios dolosos era de 52 por 100 mil habitantes; la de 2019, cuando ya estaba en la presidencia, baja a 36; la de 2020, es de 19.7; la de 2021, de 17.7; la de 2022, de 7.8 y se calcula que la de 2023 es de 2.4.
A la par de la reducción de los asesinatos se terminó la extorsión que imponían y cobraban las pandillas y las personas han vuelto a salir a las calles sobre todo por la noche. Eso antes era imposible.
Organismos de derechos humanos a nivel local e internacional han denunciado el permanente Estado de excepción, el autoritarismo y la violación de los derechos humanos en la aplicación de la estrategia.
Ante los buenos resultados, se empezaron a ver de inmediato, el 85 por ciento de la población aprueba la estrategia con todos sus componentes. Días antes de la elección, las encuestas decían que el 90 por ciento de la población valoraba positivamente al presidente y el 90 por ciento decía que iba a votar por él.
Bukele y su partido arrasaron en las elecciones por los notables buenos resultados de su estrategia de seguridad, que la población reconoce. La sociedad en la relación costo-beneficio está dispuesta a cerrar los ojos ante la violación de los derechos humanos y el autoritarismo. No quiere regresar al pasado y perder lo que ahora tiene.

@RubenAguilar