EL-SUR

Martes 07 de Diciembre de 2021

Guerrero, México

Opinión

Bustamante, Cruz, Molina

Humberto Musacchio

Abril 05, 2021

LA REPÚBLICA DE LAS LETRAS

Semana Santa, semana trágica. Murieron Jorge A. Bustamante, Javier Molina y Marco Antonio Cruz. Bustamante se inició en las labores periodísticas en el viejo Unomásuno, donde desplegó su inmenso conocimiento sobre el drama de los indocumentados y sirvió para que las autoridades mexicanas prestaran atención a ese fenómeno que sigue presente hasta hoy… Marco Antonio Cruz comenzó su carrera de fotógrafo en Así es, el periódico del PSUM, donde fue desplegando su talento hasta convertirse en uno de nuestros grandes reporteros gráficos, lo que confirmó como fundador de La Jornada y de la agencia Imagenlatina. En los últimos años se desempeñaba como coordinador de fotografía de Proceso, siempre disciplinado, serio y respetuoso de sus colegas. Su laboriosidad confirmó siempre su inmenso talento como hombre de cámara. Sus amigos lo lloramos… También en Unomásuno y en La Jornada trabajó Javier Molina como reportero de información cultural, talentoso y correcto, pero no siempre disciplinado, pese a lo cual contaba con el aprecio de sus jefes porque estaba tocado por la gracia: era poeta. Conocedor profundo de Sartre, supo combinar marxismo y existencialismo. Estudió en la Facultad de Ciencias Políticas de la UNAM, de la que fue representante ante el Consejo Nacional de Huelga durante el movimiento de 1968. Pérdidas grandes, dolorosas.

Tropezones del joven Marx

Hace apenas un mes que Marx Arriaga dejó la Dirección General de Bibliotecas de la SEP, donde desplegó su inexperiencia y su ingenuidad hasta que hubo un alma caritativa que lo sacó de ahí para llevarlo a la Dirección General de Materiales Educativos de la misma secretaría. En ese lugar, el tocayo de Groucho tuvo la ocurrencia de convocar al rediseño de los libros de texto gratuitos, con un pequeño detalle: los diseñadores no recibirían más paga que una constancia y un ejemplar del libro con su respectivo crédito. Por supuesto, los artistas gráficos que entienden su labor como algo digno y defendible rechazaron indignados la grosería. El joven Marx respondió que sería “hermoso” que pudieran ver su nombre en letras de imprenta, y sobre la ausencia de remuneración respondió: “estamos aquí por una cuestión vocacional”. Sí, y seguramente él y quienes piensan como él han renunciado a comer. ¡Buen provecho!

Nuevo Chapultepec,
mero capricho

Siguen las denuncias contra el proyecto del llamado Nuevo Chapultepec y sigue la danza de los millones, miles de millones de pesos ya erogados sin que a la fecha se haya puesto un solo ladrillo. Los museos se caen a pedazos, instituciones como la Fonoteca o la Cineteca están en la miseria, está por derrumbarse el templo de la Santa Veracruz y se priva a los estados de prepuestos culturales, pero el gobierno federal prefiere destinar millonadas al principal capricho del sexenio. La tercera sección del bosque es un horror urbano, pero eso no importa, importa lo inexistente, el sueño faraónico que dará lustre a su creador (y no precisamente a Gabriel Orozco). En plena crisis económica, a la vista de todos los mexicanos se despliega el impúdico tiradero de recursos que bien podrían destinarse a crear un seguro de desempleo. Pero se opta por el derroche en un país de pobres ahora más empobrecidos por la pandemia. ¡Viva México!

Censura en La Octava-TV

Los colegas Alejandro Páez Varela y Álvaro Delgado, quienes trabajaban para La Octava (canal 8) realizaron un reportaje sobre Latinus, plataforma de internet que encabezan Carlos Loret de Mola, Víctor Trujillo y otros periodistas que ejercen una dura y no siempre justa crítica hacia el gobierno de AMLO. Páez y Delgado averiguaron que Latinus es un portal financiado por empresarios y políticos como Patricia Olamendi, Marco Antonio Estrada Castilleja, secretario privado del gobernador michoacano Silvano Aureoles, y Federico Madrazo Rojas y Alexis Nickin Gaxiola, hijo y yerno de Roberto Madrazo Pintado. Después de que pasara la información al aire, la empresa, filial de Grupo Radio Centro, ordenó recortar el tiempo de transmisión y pasar a revisión sus contenidos, lo que rechazaron Páez y Delgado y renunciaron como rechazo ante la censura. Por supuesto, no se trata de la primera vez que en La Octava se presencian estas cosas, pues antes, por similares razones, dejaron esa emisora prestigiosos periodistas como Ricardo Raphael y Julio Hernández. Lo curioso es que durante mucho tiempo los amagos y golpes a la libertad de expresión provenían del poder público; ahora las agresiones contra la gente de prensa vienen de los poderes fácticos. Ni para donde hacerse.

Breviario…

Escribió Tatiana Coll (La Jorna-da, 27/III/21) que “uno de los primeros libros publicados” por Jaime Labastida en Siglo XXI fue “el del golpista Regino Díaz Redondo y luego siguió el de Tomás Borge alabando a Salinas de Gortari. Orfila estaba desesperado, molesto, era una afrenta que eso se publicara en la editorial”. @@@ Los colegas Jorge y Alejandro Meléndez abrieron https://periodistasunidos.com.mx/, portal sobre libertad de expresión, derechos humanos, cultura y deportes. ¡Suerte!