EL-SUR

Martes 27 de Septiembre de 2022

Guerrero, México

Opinión

Candidato independiente

Héctor Manuel Popoca Boone

Octubre 24, 2020

 

Mi aspiración a ser candidato independiente, en el actual proceso electoral estatal para elegir gobernador del estado, la asumo públicamente, con el mayor deber ciudadano; puesto que implica caminar por una nueva senda, que no tiene retorno ni doblez. Subrayo el carácter de independiente, porque no quiero llegar atado por ninguna facción política, interés particular o para el pago de factura económica alguna.
Deseo, fervientemente, como muchos de ustedes, más prosperidad y bienestar para todos; pero lamentablemente veo en el horizonte que eso no será posible a corto plazo. De lo que sí estoy seguro es que podemos poner nuevos cimientos para construir una nueva realidad justa y transformadora, con un empeño general que sea permanente y no producto tan solo de las ruinas que está dejando el actual desastre.
Desde ahora empezaremos a caminar por esta nueva senda, de un movimiento político y social al que hemos denominado “Por el Rescate de Guerrero”.
Visualizo un futuro inmediato de cambios y transformaciones que requerirán necesariamente de la participación activa de todo el pueblo. Sin un pueblo organizado, no será posible superar la crisis en que ha caído la salud, la educación y la economía del estado. Mismas que demandan una dinámica reactivación en el corto plazo.
Solo con esfuerzo y dedicación; templanza y fortaleza; férrea voluntad y gran motivación, aunado a firmes convicciones, valores y principios, daremos, juntos, soluciones a los sufrimientos y carencias actuales. Estos serán, desde ahora, nuestros retos a superar, en un marco permanente de paz, honestidad, legalidad, equidad y concordia.
Con la franqueza con la que me he conducido siempre afirmo, tajantemente, que debe gobernarse sin corrupción, engaños, mentiras o demagogias; sin ilícitos y sin impunidades, egoísmos o farsas. El pueblo ya está harto de todo eso.
Es necesario tener un gobierno veraz; con mayor congruencia entre el decir y el hacer. Estamos urgidos de una nueva forma de gobernar, de hacer bien las cosas; con más ética, escrúpulos y con claros compromisos sociales.
Requerimos de una racionalidad y austeridad auténtica en el gasto público. Nada de dispendios u ostentaciones de ninguna índole. Las arcas públicas quedarán semi vacías por la debacle económica que estamos padeciendo. Estos dineros públicos disminuidos, deberán ser canalizados, fundamentalmente, para atender las principales y más urgentes demandas ciudadanas. Es importante reflexionar que no estamos entrando a una “nueva normalidad”, nos estamos enfrentando ya, a una “cruda realidad ruinosa” para la mayoría de la población.
Aspiro a contender por la gubernatura en forma independiente para tener la libertad de ofrecer una nueva alternativa política al pueblo de Guerrero. Necesitamos levantarlo en lo social, en lo económico y en lo político; y que esta nueva visión sea limpia, democrática, justa e igualitaria. Una visión socialmente más comprometida con las esperanzas de los que menos tienen, tanto del campo como de la ciudad.
Empezaremos a construir un nuevo estilo de gobernar no viciado; que contenga formas socialmente creativas, eficaces y revolucionarias para enfrentar mejor los desafíos que se derivan de la actual pandemia.
Reconquistemos lo material perdido, pero en una forma más justa y equitativa, con paz y seguridad pública, con la vigencia de la legalidad y respeto irrestricto de todos los derechos humanos.
Necesitamos recuperar a Guerrero para trabajar desde una concepción menos explotadora del ser humano y saqueadora de nuestras riquezas naturales; así como del erario público. Todo, para lograr la prosperidad y el bienestar colectivo.
Esta ruda realidad por la que atravesamos, me impone iniciar esta gesta que pretendo sea popular; que va más allá de lo electoral y que se enfoca, primordialmente, a despertar conciencia ciudadana para su mayor participación en el rescate de este suelo suriano. Es un nuevo sendero que surge de la adversidad para trascenderla y abrir una mejor vida a nuestras familias.
PD. Para detener el crecimiento constante de los contagios y muertes, necesario es que el gobierno estatal adopte las medidas sanitarias propias del semáforo federal color naranja y no seguir con “el gran engaño” a la población; si no quiere terminar su gestión como el gobierno de la letalidad premeditada.