EL-SUR

Jueves 26 de Mayo de 2022

Guerrero, México

Opinión

Capital y derechos de la naturaleza en México y nuestra América

Octavio Klimek Alcaraz

Abril 13, 2019

El libro que tengo el honor en presentar, tiene sin duda alguna un título provocador Capital y Derechos de la Naturaleza en México y Nuestra América: esencia, complejidad y dialéctica en el Siglo XXI (Tomo I). De entrada escribir un libro sobre la naturaleza, sus derechos, además de abordar su complejidad misma en nuestro país y en nuestra América siempre es encomiable. No es fácil gestar un libro, ya que es tarea intelectual demandante. Pero más gusto da, cuando se sabe que es un grupo de autores que han mantenido una constancia digna de admiración sobre estos temas. Me agrada decir, que el origen de este grupo viene de la Universidad de mi tierra querida, la Universidad Autónoma de Guerrero. Los coordinadores del libro son distinguidos académicos de dicha universidad, el doctor Camilo Valqui Cachi, el doctor José Gilberto Garza Grimaldo, el doctor Ángel Ascencio Romero, el doctor Jaime Salazar Adame y la doctora Cyntia Raquel Rudas Murga. En total contabilizo 20 autores. Además, su ámbito de autores es internacional, se identifican autores de Cuba, Ecuador, México y Perú. Pero lo bello, es que al leer sus contenidos, no necesariamente inferimos el origen de país, sino es si acaso por el tema territorial tratado, aunque no tenemos una crisis de identidad en los orígenes, finalmente hablamos todos ese nuevo-viejo español, enriquecido por las lenguas de las pueblos indígenas de nuestra América.
El libro tiene formalmente un Prólogo, una Introducción y 17 capítulos. No es un libro de pocas páginas, tiene numeradas 436 páginas. Así que revisarlo y leerlo es un buen ejercicio. Lo digo con conocimiento. Pero se puede leer con tiro de precisión al capítulo de interés del lector. Algunos temas que son constantes e identificables hasta en los títulos de los capítulos son el tema de derechos de la naturaleza, los conceptos y la referencia a la historia y la filosofía, con una clara crítica al actual modelo capitalista y la idea de que más tarde que temprano dicho modelo contrario en su esencia a los derechos de la naturaleza será sustituido por un modelo diferente. Las ideas de Marx y el pensamiento de izquierda, que es siempre el del cambio, fluyen a lo largo y ancho del texto, Marx se subraya en la lectura, sigue increíblemente vigente para comprender este modelo explotador. Me queda claro, que el libro no es una guía que nos diga los pasos a seguir para generar otro mundo posible, donde las contradicciones del capital que nos devora a las personas y a la naturaleza desaparezcan.
Hoy en día, el sistema capitalista global del planeta está enfermo, buena parte de nuestros ecosistemas están en crisis, muchos de ellos, de plano se han colapsado. Los distintos escenarios de diversos modelos ambientales coinciden en que las amenazas a la vida humana seguirán creciendo en los próximos años.
En los capítulos del libro encontramos argumentos suficientes, para concluir que la sociedad ya no puede seguir actuando en un modelo económico, que actúa como si los ecosistemas fueran ilimitados. De hecho, debe eliminarse esa idea de que el crecimiento económico es la solución a nuestros males económicos, sociales y ambientales, basados además de manera predominante en la inversión privada. Hoy se sabe que se consumen más recursos naturales que los que el planeta puede renovar, que vivimos en un mundo desigual y finito, con límites biofísicos, que el modelo de crecimiento eterno no es posible. En donde los recursos naturales, en especial los no renovables, deben ser utilizados de manera más racional, y en el caso de los renovables con tasas de uso que permitan su sostenibilidad.
Por ello, la pérdida acelerada de la biodiversidad, así como el cambio climático son identificados por los científicos relacionados con temas ambientales como los principales problemas ambientales globales del siglo XXI. La posibilidad de una catástrofe ecológica global es real en este siglo, lo que provocaría poner en riesgo la vida misma, como la conocemos.
En dicho sentido, debe quedar claro que esta crisis económica global es coyuntural y la del cambio climático y la de la biodiversidad es estructural. Es decir, la crisis económica está aquí temporalmente y en un plazo breve habrá sido resuelta, mientras que el cambio climático y la de pérdida de la biodiversidad estarán por siempre y habrá que afrontarlo. Por ello, no debe existir dilema entre las acciones para conservar la biodiversidad y protegernos del cambio climático, y la economía basada en maximizar las ganancias a cualquier precio, aunque algunos pocos gobiernos y sus gobernantes lo lleguen a observar así. Es decir, los derechos de la naturaleza son primordiales.
En dicho sentido, los autores del libro desde sus diversos enfoques nos demuestran esas limitaciones. Si queremos como parte de la naturaleza tener futuro, el camino elegido hasta ahora de la sociedad desigual basada en el libre mercado y de la búsqueda de la máxima ganancia económica no es el correcto. Me queda claro, que en el caso de México estamos en un momento de inflexión, donde debemos buscar incidir y ser escuchados para no estar condenados a repetir los errores de subestimar a la naturaleza. Necesitamos entonces libros como este, para que los lean y apliquen los tomadores de decisiones hoy en el poder.

*Comentarios a la presentación del libro Capital y Derechos de la Naturaleza en México y Nuestra América: esencia, complejidad y dialéctica en el Siglo XXI (Tomo I), presentado el pasado jueves 11 de abril en Chilpancingo, y en el que el autor de este texto infortunadamente no pudo asistir.