EL-SUR

Miércoles 28 de Septiembre de 2022

Guerrero, México

Opinión

Certezas e incertidumbres

Héctor Manuel Popoca Boone

Marzo 07, 2020

 

Es un hecho por todos sabido que, en el estudio del comportamiento del mercado, el fenómeno de la incertidumbre existe, más que el de la certeza. Existe como característica propia de su pleno funcionamiento; en virtud de que es uno de los principales engranajes de las actividades económicas que en él acontecen, en un lapso de tiempo. Hacer referencia al mercado es hablar del número de empleos que se generarán, el monto de recursos económicos que se invertirán como inversión productiva, así como el indicador por antonomasia (qué, quién y cómo producir) de los productos y mercancías que se estiman colocar en el mercadeo en cuestión.
A partir de un conjunto de datos estadísticos, históricos y presentes, así como de tendencias de carácter político, psicosocial, potencialidad económica, de grados de vulnerabilidad gubernamental y de fortalezas de cohesión social, los analistas construyen los posibles escenarios que se presentarán a futuro en una economía. Sus datos los proyectan sobre todo para construir el entorno de estabilidad y crecimiento que se espera y así tomar las decisiones económicas más convenientes, tanto públicas como privadas. Eso, tomando también en cuenta factores externos determinantes como son las guerras, los desastres naturales o los graves deterioros de la salud pública.
Los especialistas en la materia dicen que, en la economía actual del mundo hay más incertidumbres que certezas para invertir. Por ejemplo, inestabilidades del comercio internacional para compensar economías nacionales, imponiendo aranceles a productos que inciden en sus mercados internos, como lo es Estados Unidos con China; como instrumento de presión directa como la ejercida por nuestro vecino del norte a México, por factores de migración internacional; la salida de Inglaterra del Mercado Común Europeo; los vaivenes en los precios mundiales del petróleo; las presiones militares estadunidense a Corea del Sur para fortalecer su industria militar… entre otros factores.
Así pues, la economía mundial atraviesa una crisis que gira en torno a cuatro aspectos relevantes: honestidad, eficiencia, credibilidad y confianza; la falta de uno de ellos en forma importante, semiparaliza la cadena de valor global, es decir la producción de los bienes y servicios que la sociedad requiere y obstruyen el buen desarrollo de las haciendas nacionales. Son lubricantes esenciales de la maquinaria del mercado global. La economía de México está semi estancada por tener vulnerados los cuatro factores mencionados. Son procesos viciosos gestados a lo largo de los años, difíciles de desarraigar, pero no imposible.
En palabras de José Alberto Castro: En México y en el mundo hay ausencia de líderes sinceros y comprometidos con la sociedad que nos lleven a tener relaciones justas y dignas entre nosotros.
A los valores enarbolados por el presidente de la República, Andrés Manuel López Obrador: No robar, no mentir, no traicionar, le debemos agregar uno más: el no matarás. Y todos esos valores se pueden lograr, no sin fuertes dificultades, en un marco de respeto y responsabilidad; aun cuando se presenten conjuntamente con sus graves secuelas: impunidad, corrupción, pobreza, desigualdad, inequidad, inseguridad y violencia.
Si pretendemos sentar las bases para la cuarta transformación deseada es imperativo hacer vigente el “Estado de Derecho”, que permita una activa participación y expresión ciudadana con libertad cívica, sobre todo de la juventud. Los políticos, funcionarios y empresarios deben de dar muestra permanente de la congruencia en el pensar, decir y hacer frente a la sociedad. Necesario es que la incongruencia sea superada por la congruencia como estilo de vida.
Paralelo a lo anterior, requerimos construir una economía equitativa de bienestar ciudadano, con tasas de crecimiento económico mejores que las tasas de crecimiento demográfico, solo así habrá mayores y reales oportunidades de trabajo digno y decoroso; y por supuesto, indispensables es que en los gobiernos federal, estatal y municipal prevalezcan la ética, que acuerpe a la autoridad y la honestidad que acuerpe la eficiencia.