EL-SUR

Sábado 02 de Marzo de 2024

Guerrero, México

Opinión

Chinga y chinga

Florencio Salazar

Septiembre 04, 2023

Por eso les digo a todos: debemos mantenernos firmes. Maria Ressa.

Los últimos tres discursos de Xóchitl son los de una figura presidenciable. En Acapulco, en el Congreso –el día del Informe de AMLO– y el de ayer domingo en el Ángel de la Independencia se le escuchó enterada de los problemas, las causas de esos problemas y las formas de resolverlos. Su lenguaje fue claro. Ahora no solo conecta con la población que se identifica con su narrativa, también con segmentos más analíticos y reflexivos.
Algunos bien intencionados cuestionan que se haya suspendido la consulta a realizar el 3 de septiembre. Las encuestas ponían por encima a Xóchitl y, en mi opinión, hay varías razones que justifican esa decisión. Primera, en el FAM no hay suficientes recursos, en comparación a los públicos usados por Morena; absurdo tirar dinero. Segunda, se cerró la infiltración de la 4T en el proceso. Y tercera, al evitar un desgaste innecesario se consolida la Alianza. La democracia ganó a diferencia de lo que está pasando en la acera de enfrente.
Hay que evadir el Castillo de la pureza y entender el pragmatismo de la política. La lucha superior de los ciudadanos, militantes políticos o no, es el triunfo electoral en 2024. El bien superior justifica la cancelación de la consulta. No está en duda su legítimo liderazgo. Xóchitl representa lo que dijimos quienes estuvimos “chinga y chinga” para que abrazara el proyecto presidencial. Ha desenfocado la mentira mañanera, no la han mellado los intentos de difamación y calumnia y sí ha logrado incrementar el ánimo. Se crece ante los ataques del dueño de las corcholatas. La adhesión del gobernador de Jalisco Enrique Alfaro (MC), dice mucho.
En política se debe luchar por causas, no por cosas. Es demasiado temprano para las ambiciones personales. El riesgo de Xóchitl es que la empiecen a cercar como si ya fuera presidenta electa. Su popularidad crea la idea del triunfo inevitable. Y no es así. Como he comentado en varias ocasiones, el candidato a vencer es el propio López Obrador, llámese como se llame la corcholata escogida. El FAM se va a enfrentar a una elección de Estado, a todo el aparato gubernamental y organismos que pueda alinear.
Se advierte en las dirigencias del PAN, PRI y PRD un entendimiento en la candidatura de Xóchitl. Ella ha sido un factor de concordia. El propio Dante Delgado de Movimiento Ciudadano, expresó simpatías por ella. Es decir, además del proyecto se coincide con la persona y qué importante es esto. Por ello, se deben evitar fisuras, confrontaciones, abrir frentes. Estamos en la emergencia de una revolución ciudadana. Lo que importa es la claridad del objetivo: Xóchitl Gálvez, presidenta de la República.
Quienes luchamos por causas queremos la restauración plena de la democracia, la división de poderes, el mantenimiento de las libertades públicas, la política social y la libre empresa. Menos pobres y más aspiracionistas; menos aspiracionistas y más talento consagrado en este vértigo de la robótica y la inteligencia artificial, que Xóchitl entiende muy bien. Un país con menos desigualdad y más oportunidades. Recuperar todo lo mucho que ha destruido Morena.
López Obrador es un tipo de cuidado. El enorme poder que ha concentrado y que usa arbitraria, abusivamente, no es para ignorarlo. La figura del mundo de Juan Villoro, dice: “En 2006, mi padre –el filósofo Luis Villoro– pertenecía al grupo de seis asesores de López Obrador. Desde un principio se quejó de su renuencia a escuchar cualquier crítica”. En el mismo texto se cita al subcomandante zapatista Isidro López, quien declaró a La Jornada: “López Obrador nos va a partir la madre”.
Roger Bartra, en Regreso a la jaula, refiere que López Obrador sostiene que en la oposición no hay más que alternativas neoliberales y conservadoras. El propio Bartra, a quien no se podrá calificar de derecha ni neoliberal, afirma: “López Obrador ni su movimiento son de izquierda”. En Morena carecen de ideología y tienen abundancia de oportunismo. En esa mezcla gravita la peor amenaza para la paz, el desarrollo y el crecimiento de México.
Morena nos ha quitado todo menos la esperanza, dice Xóchitl. Cómo luchar contra la dictadura de la Premio Nobel de la Paz Maria Ressa, advierte de las cuentas falsas que pueden desarrollar ejércitos de bots y explorar la vulnerabilidad de las redes sociales para engañar a personas reales. “Descubrimos tácticas de guerra de la información que no tardarían en desplegarse por todo el mundo”. Y AMLO lo sabe.
En esta campaña, quienes acompañen a Xóchitl en la estructura de la campaña, deben meter, con la mayor frecuencia posible, la cabeza en una cubeta de agua helada. Ella tiene claro lo que le espera: una andanada de infamias. La FAM y los ciudadanos tienen mucho trabajo por delante, muchos frentes que cubrir, ser asertivos y consonantes con un pensamiento de reivindicación social. Es momento de sumar, oír, atender, de avanzar, de tener la mente fresca y abierta.
Soy de los que estuvieron “chinga y chinga” para que Xóchitl Gálvez se decidiera a competir por la presidencia. Como ciudadano haré lo que corresponda. Es la hora de la esperanza.