EL-SUR

Sábado 19 de Junio de 2021

Guerrero, México

Opinión

Ciudadanas y ciudadanos

Jorge Camacho Peñaloza

Junio 15, 2018

 

Un buen gobierno solamente puede existir cuando hay buenos ciudadanos. Francisco I. Madero.

México atraviesa por un momento crucial, no sólo está en juego quién ocupará la Presidencia de la República y los cargos de elección popular, está en juego su futuro, su destino, el que hemos buscado y anhelado desde nuestro origen como nación independiente, el de ser una República soberana, democrática, regida por leyes e instituciones, con poderes públicos representativos, de libertades y justicia, con bienestar equitativo, con un pacto federal justo y una ciudadanía actuante y participativa a la que gobiernos eficientes y honestos rindan cuentas y sean transparentes.
Ese destino está en juego porque hay un candidato a la Presidencia de la República, que se lo quiere conculcar asumiéndose como la máxima autoridad por encima de la ley, las instituciones y los poderes públicos, de la democracia, la justicia, la pluralidad y la tolerancia. Ese candidato ha dado muestras claras de intolerancia, de pretender actuar al margen de la ley y las instituciones, de desconfiar de la sociedad y ciudadanía, de censurar la libertad de expresión, de descalificar y sentir odio por el que piensa diferente y de estar de acuerdo con la delincuencia, alguien que pretende gobernar así pone en peligro el destino de nuestra patria.
Algunos pueden decidir por el camino del Canto de las Sirenas de ese candidato, pero la mayoría vamos a decidir por el sendero que nos va a conducir a ese destino que nuestra nación reclama que es el de la vigencia plena de la ley y de las instituciones, el del respeto por parte de los gobernantes a la ciudadanía como la figura política central del régimen político.
Muchos de los problemas de origen de nuestro sistema político es la falta de ciudadanía y su reconocimiento como el sujeto político que le da vocación y fundamento democrático al Estado. Más que gobierno y partidos, México necesita más ciudadanía para llegar a ese destino que soñaron los padres de la Patria, los reformistas del siglo XIX, los revolucionarios de 1910 y los demócratas del siglo XX. Estamos ante un momento crucial, o regresamos al pasado con el Canto de las Sirenas y persistir en el clientelismo, el culto a la personalidad, el sectarismo y el caudillismo, o avanzamos hacia un país moderno, de leyes, ciudadano, con progreso y desarrollo para todos.
Las ciudadanas y ciudadanos libres sin partido deben tener la seguridad de que en este proceso electoral hay un candidato que entiende de la importancia del destino de nuestro país, de la necesidad de una mayor presencia y participación de la ciudadanía en la vida política del país, un candidato verdaderamente ciudadano sin militancia partidista en la contienda presidencial, es el primer ciudadano postulado a la Presidencia de la República, el candidato ciudadano José Antonio Meade Kuribreña
Por su condición ciudadana José Antonio Meade Kuribreña garantiza que en los próximos seis años habrá un ciudadano y no un militante al frente de la Presidencia de la República encauzando a México hacia su destino como un país democrático, ciudadano, de leyes, con justicia, equidad y justicia, es el único que garantiza que México pueda dar el paso hacia un régimen político en el que se respete la naturaleza política de la ciudadanía, este simple hecho conducirá indefectiblemente a la democratización del Estado, del ejercicio del poder y del desarrollo.
Las ciudadanas y ciudadanos somos los únicos responsables de poner en manos de los políticos el destino de nuestra nación, esta vez tenemos un candidato como ustedes, un candidato ciudadano, por eso nosotros las ciudadanas y ciudadanos libres de México tenemos la obligación de salvar el destino de nuestro país votando por el candidato ciudadano José Antonio Meade Kuribreña, porque es el único candidato que garantiza gobernar escuchando y tomando en cuenta a la ciudadanía, respetar la plena vigencia de la ley y las atribuciones de las instituciones, lo que va a permitir que nuestro país avance hacia la democratización no sólo de la política y el gobierno sino del desarrollo y bienestar de los mexicanos.
Vuela Vuela palomita y ve y dile: A toda la paisanada que ora sí nosotros la ciudadanía, que somos mayoría, tenemos que salvar a la comarca de quien pretende hacerle al caudillo, no necesitamos un pillo, sino un presidente ciudadano.