EL-SUR

Lunes 24 de Junio de 2024

Guerrero, México

Opinión

Claudia ya

Arturo Martínez Núñez

Agosto 30, 2022

 

Pasan las semanas, los meses y los años y el apoyo popular hacia el presidente de la República lejos de caer se mantiene y se sostiene. Todo indica que de cara al inicio del quinto año de gobierno, no habrá una caída ni un cataclismo mayor que modifique las preferencias. Sumado a ello, la oposición no atina a presentar una opción viable y difícilmente le dará tiempo de consolidar una propuesta competitiva. Considerando lo anterior, la disputa por la presidencia de la República se dará al interior de la Cuarta Transformación. Las últimas encuestas abren ya la brecha entre los aspirantes de Morena y si no ocurre un imponderable, la candidata de Morena a la Presidencia de la República será la doctora Claudia Sheinbaum Pardo.
Muchos son los méritos de los otros contendientes y para los que apoyamos a Claudia son compañeros respetables y con grandes méritos para encabezar los destinos de la nación. En Morena, nuestro movimiento, a diferencia de lo que ocurre enfrente, nos sobran los aspirantes. Por eso nuestro proceso interno más que una disputa, es una competencia entre camaradas. Para nosotros Marcelo Ebrard y Adán Agusto López son compañeros de primera que son necesarios e indispensables para seguir transformando a nuestra nación.
Pero lo que está en disputa es una visión de Estado. No se trata de que “cualquiera” encabece los esfuerzos. No se trata de que llegue “el que sea”. Se trata de consolidar y profundizar la Cuarta Transformación nacional. Se trata de ir hacia adelante y hacia la izquierda no hacia atrás y a la derecha.
Claudia garantiza la continuidad y la radicalización. Sí, radicalización, cambiar de raíz y no solo simular y restaurar.
Claudia es la candidata de la izquierda no de los priistas conversos. Claudia representa la transformación no el extraño retorno. Claudia es el mañana no la añoranza del ayer.
Ahora la tarea principal es difundir los resultados de la trayectoria de Claudia. Hay que garantizar que en cada rincón del territorio nacional se conozca la obra. Nosotros no hablaremos mal de nadie. Ese trabajo que lo hagan los que lo necesiten. Por el contrario, necesitamos promover y garantizar la unidad primero de nuestro movimiento y luego de todas las fuerzas progresistas. Las heridas que se causen hoy tendrán que curarse mañana así que la mejor estrategia es no lastimar a nadie.
Bienvenidas y bienvenidos todos a este proyecto. Con Claudia vamos todas y todos. Con Claudia cabemos todas y todos. En esta organización horizontal no hay coordinadores ni jefes sino una base social importante y facilitadores y articuladores. Aquellos que piensen que van a alcanzar candidaturas locales promoviendo a Claudia se van a picar el ojo. Este movimiento tiene alcance nacional y no puede estar contaminado por las grillas y aspiraciones locales por legítimas que éstas sean.