EL-SUR

Miércoles 28 de Septiembre de 2022

Guerrero, México

Opinión

Como candidato moral para gobernador, propongo…

Héctor Manuel Popoca Boone

Febrero 13, 2021

Además de priorizar salud, educación y seguridad a los guerrerenses, planteo establecer el rescate de la economía familiar, preferentemente de los que menos tienen. Implementar líneas de acción sobre procesos económicos locales; donde la circulación del dinero, las mercancías y servicios se den principalmente dentro y para la comunidad. Procesos endógenos y centrípetos de bienestar económico de carácter comunitario. En otras palabras, alentar una economía circular, donde la producción, el consumo y el ahorro no tengan un flujo preponderante de fuga del excedente económico generado, sino de retorno interno incrementado.
Los esfuerzos deben de ser focalizados donde ahora los flujos monetarios para invertir, comprar o ahorrar son débiles. Pocas son las economías territoriales con circuitos concéntricos crecientes; de ahí la pauperización paulatina de las comunidades rurales y de las colonias proletarias, urbanas y semiurbanas. Para eso necesitamos acciones públicas específicas de carácter regional y zonal.
Como buen gobernante que seré, y por elemental solidaridad humana, apoyaré la economía social con fondos públicos y de la banca de desarrollo, dirigidos a los micro y pequeños negocios, formales e informales. Sin olvidar los programas de empleo temporal masivos y de beneficio comunitario.
La pobreza estatal es ancestral y ahora está agudizada. Ya rasga la atroz hambruna algunas zonas indígenas de la Montaña. Con miles de familias en pobreza extrema, estamos moralmente obligados a seguir otorgándoles transferencias directas de dinero, para la sobrevivencia familiar. Entregado directamente a las mujeres responsables del hogar; una vez certificado su estado real de pobreza extrema y que los infantes estén en las aulas escolares y toda la familia acuda a consultas médicas periódicas, en los centros de salud comunitarios. Ese programa, en su tiempo, contribuyó a disminuir la pobreza extrema. Claro que deben de estar exentos de corrupción institucional y del nefasto clientelismo político, distorsionadores de todo cuanto tocan.
¿Por qué no poner alcabalas a productos no esenciales que llegan de fuera a Guerrero y que pueden ser producidos fácilmente en las regiones del estado? Difundiremos la consigna colectiva de consumir preferentemente lo que la pequeña o mediana empresa local ofrece. Como gobernante en funciones, asignaré aportaciones de pequeños capitales de riesgo por unidad productiva, a los jóvenes empresarios (as) emprendedores (as), proclives a generar nuevas empresas intensivas en mano de obra; además de los consabidos incentivos fiscales, con tramitología rápida para la puesta en operación de su actividad empresarial.
Mantendré una política de no subir los impuestos en lo general; pero si terminar, contundentemente, con la evasión y elusión del pago de los mismos; mantendré el cálculo progresivo fiscal con equidad. Me propongo salvar con créditos blandos y expeditos a miles de micro y pequeños negocios asfixiados por los agiotistas y fortaleceré un programa de garantías complementarias de respaldo gubernamental.
Hay que tomar ejemplo de programas exitosos ya probados, como el de cooperativas de crédito y ahorro; urbanas y rurales, para micro changarros familiares de banqueta, tiendas de la esquina o para mujeres vendedoras ambulantes de playa, por ejemplo. Indispensable es consolidar y ampliar los programas de crédito a la palabra, para pequeños talleres urbanos de diverso giro y los respectivos para campesinos, pescadores y artesanos; poseedores de recia probidad. Los fondos iniciales provendrán del 20 por ciento del total del presupuesto para inversión pública, que ahora se destina a cubrir los moches.

PD1. El Periódico Oficial del Gobierno del Estado de Guerrero, del 27 de enero pasado, indica que estamos en semáforo rojo hasta mañana domingo, con estatus de “alto riesgo” y no de “riesgo máximo” como marca la norma federal. ¿Continuará “El Gran Engaño” en el siguiente período?

PD2. Cuando una ley es injusta, el pueblo tiene el legítimo derecho de impugnarla y no acatarla. Esa es la enseñanza histórica, legada por ilustres ciudadanos del mundo, como Olympia de Gouges, Gandhi, Luther King, Morelos, Zapata, Madero, et al.

PD3. Si una pandemia creciente e imparable no exime de recabar firmas de 75 mil 400 ciudadanos en 60 días y en no menos de 41 municipios; y tampoco que la autoridad sanitaria no haya permitido la captura; entonces, dicha determinación del IEPC-Guerrero, colindó con lo criminal culposo.

[email protected]