EL-SUR

Miércoles 28 de Septiembre de 2022

Guerrero, México

Opinión

Como gobernador moral de Guerrero empezaré por…

Héctor Manuel Popoca Boone

Marzo 13, 2021

Realizar un auditoría amplia, profunda e integral, de todo el Poder Ejecutivo Estatal; puesto que ha funcionado, permanentemente, bajo el manto de “La Corrupción, S.A. de C.V.” Para eso, el [email protected] estatal de la Función Pública, será [email protected] de entre las personas propuestas por la ciudadanía organizada, [email protected] por su honorabilidad sin mácula y por sus diestros conocimientos de lo contable-administrativo-financiero, en materia de las finanzas públicas. Será una verdadera secretaría de control interno y no la pantomima burocrática que hasta ahora es, junto con toda una estructura huérfana de resultados efectivos de lo que se denomina “Sistema Estatal Anticorrupción”.
Mi contendiente a la gubernatura por parte del PRI-PRD, empezó con paso falso su campaña electoral. La inició prometiendo, irrealista e irresponsablemente, grandes inversiones públicas. Bien sabe que este año será menor el erario público del que se dispondrá para bien servir a la población. La pregunta lógica es que nos diga dónde están esos grandes fondos para esas trascendentes inversiones. Al final de cuentas es engaño vil. Son puras mentiras. Y de mentiras, engaños y farsas estuvo pavimentado el ejercicio gubernativo de Héctor Astudillo Flores que lo condujo al fracaso no tan previsto, pero si lentamente labrado.
El gobierno federal no aportará más dinero a Guerrero, porque el presidente López Obrador está muy comprometido con “sus” proyectos estratégicos y de protección social de alcance nacional; además de que está centralizando y concentrando, como nunca, los recursos federales que antes ya eran operados por los gobiernos estatales. Inversión privada tampoco habrá; por el ambiente de incertidumbre e inestabilidad privativo en Guerrero.
Salvo la continuidad en el saqueo a tajo abierto de territorios mineros de alta rentabilidad y de la inminente “piratería” con que inicien, asociados subrepticiamente, políticos y empresarios inescrupulosos, de la apropiación de las tierras ejidales con vocación turística del corredor de Zona Diamante-San Marcos, no veo por dónde propiciar bonanza económica que no sean los negocios ilícitos de siempre.
No alcanzo a explicarme cómo el candidato del PRI-PRD no tenga conocimiento –o finja no tenerlo– que el Presupuesto de Egresos del estado de Guerrero para el ejercicio fiscal 2021 señala que no dispondremos de suficientes ingresos y gasto público. Éstos estarán disminuidos en cerca de 165 millones de pesos, por lo que respecta a los egresos; y los ingresos públicos también quedarán mermados en 199 millones de pesos en relación a los del año pasado, a consecuencia de la pandemia y la recesión económica que nos azota desde hace un año. El candidato del PRI-PRD actúa como si nada hubiera pasado en este tiempo. Y lo peor, afirma su clara voluntad de gobernar como lo mal está haciendo el actual gobernante del estado. ¡Ufff!
Si algo distinguió a la administración estatal que fenece fue el manejo discrecional y poco transparente del erario público; y de la no entrega veraz y completa de cuentas y resultados. Para eso, sometió al Poder Legislativo local a su férula (las dos últimas fueron legislaturas cuya fracción mayoritaria es de Morena) y abdicara de una de sus facultades legislativas constitucionales en materia de autorizar y supervisar, en última instancia, el gasto gubernamental. Ignominia para los diputados locales y sinvergüenzada cínica del Poder ejecutivo estatal.
PD1. En mi gobierno, el feminismo será pieza fundamental de conciencia y participación ciudadana; concebido no como hembrismo militante versus machismo recalcitrante. Al liberarse la mujer de su yugo, si lo hace con el apoyo solidario del hombre, éste último también se estará liberando de sus atavismos ancestrales.
PD2. Como botón de muestra reciente de lo imperante de la Corrupción. SA de CV en el ejercicio de gobierno, subrayo lo ya denunciado: el gobierno del estado adquiere ataúdes para donarlos inmediatamente a familias pobres, con fallecidos por Covid-19. Una de las funerarias beneficiadas, Los Olivos, en Chilpancingo, es propiedad del subsecretario de Ingre-sos de la Secretaría de Finanzas estatal, Abel Echeverría Pineda, quién se disponía a ampliarla, con un crematorio que no estaba autorizado ni reglamentado por las autoridades correspondientes. Tal parece que el susodicho funcionario público sigue la consigna de que lo primero es el negocio particular y después la vida de los demás. El gobernador Héctor Astudillo Flores calla ante este caso y el que guarda silencio, otorga.

[email protected]