EL-SUR

Viernes 20 de Mayo de 2022

Guerrero, México

Opinión

Con miras al 2018

Héctor Manuel Popoca Boone

Agosto 06, 2016

Es ingenuo pensar que los diversos partidos políticos que contenderán en las elecciones del 2018 estén invernando a estas fechas. Los diversos grupos políticos han comenzado sus tareas de proselitismo, bien sea para fortalecerse ellos mismos, a sus suspirantes a cualquier candidatura y los menos, para fortalecer sus partidos.
Los que detentan algún poder gubernamental han reforzado sus tareas de clientelismo político orientando la mayor parte de los programas y recursos institucionales hacia el beneficio de sus propios militantes o simpatizantes –aun cuando eso sea ilícito– discriminando a los demás ciudadanos que también tienen derecho a recibirlos.
De esa manera, titulares de las diversas instituciones de fomento al desarrollo económico y social de los tres órdenes de gobierno, rechazan o autorizan expedientes y folios con suma discrecionalidad e interés político. Algunos partidos en el poder tienen operadores políticos incrustados a tiempo completo en las principales dependencias que tienen y otorgan los mayores apoyos federales, estatales y municipales.
Los dirigentes políticos están preocupados de las repercusiones que tendrá en sus partidos políticos el buen o mal gobierno que hagan los suyos, puesto que, en mayor o menor medida, reciben votos de castigo ciudadano en repudio a un mal gobierno de acuerdo con la percepción social que hoy se centra en torno a los cinco jinetes del apocalipsis que flagelan nuestro país, a saber: violencia, delincuencia, corrupción, impunidad y pobreza.
Del PRI se desgranarán votos ciudadanos que otrora lo apoyaron y que en el 2018 voltearán los ojos a otras opciones políticas por los grandes y graves errores cometidos por sus gobernantes. Lo que haga de bueno o malo un gobierno, su partido lo resentirá con un mayor o menor número de votos en la siguiente contienda electoral.
Es cosa constatada que el PRI está perdiendo votos aceleradamente a causa de los yerros que a la fecha ha cometido la Presidencia de la República que tiene en él su génesis. Está el gran caso de corrupción e impunidad mundialmente conocido como la “casa blanca” adquirida por los consortes presidenciales, el alza a las tarifas de la gasolina, de la luz, del agua (si es que la hay) o las modificaciones a los términos laborales de contratación del magisterio nacional. Todo eso indica un fracaso a corto plazo de las mal llamadas “reformas estructurales” que se hicieron a espaldas del pueblo y con gran soborno político y económico a los legisladores que las respaldaron, (destacadamente el PRD de Los Chuchos).
No menos importante fue la posible colusión o al menos conducta omisiva del Estado mexicano en el también internacionalmente conocido y repudiado caso de desaparición forzada de los 43 normalistas de Ayotzinapa, así como otros actos connotados de represión y asesinato sumario supuestamente perpetrados por las fuerzas del orden institucional federal.
Otras causales de voto de castigo que tendrá el PRI en 2015 residirán en la pobreza irreductible en la población, a causa de la falta de empleos e inversión, de una economía estancada, de la depreciación del peso frente al dólar, de la alta deuda pública y el alza en las tasas de interés interbancarias, que son resultado de políticas económicas mal diseñadas y peor aplicadas. (Continuará).
PD1. Sr. secretario de Gobernación, Miguel A. Osorio Chong, en mi calidad de ciudadano en vigila, informo a usted de la pésima e insólita decisión del delegado federal de la Comisión Nacional para el Desarrollo de los Pueblos Indígenas, ex colaborador suyo, Julio César Licona Omaña, al dejar sin presupuesto alguno en este año a todo el municipio de Alcozauca (tierra de Othón Salazar), en la región de la Montaña, aduciendo pretextos estúpidos de un burócrata trasnochado que no sale de sus oficinas de Chilpancingo más que para irse corriendo de viernes a martes al estado de Hidalgo de donde es oriundo. ¡Uf!
PD2. Convencido estoy de que la flamante presidenta de la Mesa Directiva del Congreso local, la diputada por Movimiento Ciudadano, Lic. Magdalena Camacho Díaz, tendrá un desempeño profesional digno, decoroso y honesto de la responsabilidad encomendada. Enhorabuena.