EL-SUR

Viernes 12 de Julio de 2024

Guerrero, México

Opinión

Congreso en la coyuntura

Arturo Martínez Núñez

Noviembre 19, 2019

Locura es hacer la misma cosa una y otra vez esperando resultados distintos.

El grupo parlamentario de Morena en el congreso de Guerrero vive momentos de definiciones interesantes.
Durante este poco más de un año de iniciada la LXII Legislatura al Honorable Congreso del Estado hemos vivido muchas situaciones inéditas. Y es que lo realmente novedoso, lo que nunca había ocurrido en la historia reciente de nuestra entidad es que un partido político distinto al ejecutivo, tuviera mayoría (que por unos meses fue absoluta) en el congreso local.
Durante el primer año las distintas fuerzas políticas al interior del estado, mantuvimos un permanente estado de alerta ante las sorpresas que nos pudieran reservar el resto de los Grupos Parlamentarios. Aún más, muchos tenían dudas de cómo sería el comportamiento del presidente de la República ante los gobernadores emanados de otros institutos políticos.
Hoy todas las variables han quedado resueltas. Morena cuenta con 22 diputados, el PRI con 10, el PRD 7, Verde 2, Pan 1, Mc 1, PT 1 y 2 diputados sin partido. El gobernador Astudillo y el Presidente López Obrador mantienen una relación institucional de respeto e incluso afecto. El delegado único para los Programas Prioritarios de Bienestar, nuestro compañero y amigo Pablo Amílcar Sandoval está dedicado en cuerpo y alma a cumplir la encomienda presidencial. Los senadores y diputados federales trabajan en el congreso federal. Ya las presidentas y presidentes municipales han cumplido un año en el encargo y nadie puede ya considerarse inexperto.
Es momento de la concertación y del acuerdo estatal. Es momento de hacer política política y no politiquería. Es momento de definir una agenda legislativa común para el 2020 en la que hagamos a un lado nuestras naturales diferencias y encontremos los puntos de coincidencia.
Por eso un grupo mayoritario de legisladores de Morena, decidimos iniciar el proceso de reflexión para evaluar a nuestro coordinador y valorar su permanencia. Lo que nos mueve no es cambiar por cambiar. No nos interesa poner a “equis” en lugar de “ye”. No es un quítate tú para ponerme yo…
Lo que creemos es que es necesario un liderazgo que tenga ciertas atribuciones y herramientas que nos sirvan para alcanzar nuestros objetivos. En lo personal pienso que el trabajo realizado durante casi un año por el compañero Antonio Helguera ha sido satisfactorio, pero pienso que no es lo que se necesita para el siguiente tramo de la legislatura.
Desde mi punto de vista, necesitamos un líder o una lideresa parlamentaria que:
Sea un operador político probado.
Que pueda proponer, tripular, concertar y alcanzar acuerdos. Que sea dialogante y respetuoso con todas y todos, que entienda que somos un cuerpo de iguales y que cada uno vale lo mismo.
Que genere confianza y unidad. Que comprenda que la palabra empeñada en política es un bien superior.
Que trabaje por todas y todos al margen de grupos, “equipos” e incluso partidos.
Que tenga experiencia administrativa.
Que sea un interlocutor válido ante los de adentro y ante los de afuera.
Que haya demostrado capacidad de liderazgo, disciplina y trabajo en equipo.
Que sume y multiplique y no que reste y divida.
Que no tenga señalamientos de corrupción o malos manejos.
Que no haya utilizado al Congreso como agencia de colocación de empleos o de aeropuerto para aviadores.
Que conozca y sea conocido entre la clase política. Que pueda hablar con todas y con todos.
Que tenga capacidad de operación mediática, que conozca a dueños, directivos y periodistas.
Que sea articulado y que pueda comunicar con eficacia y eficiencia.
No tengo duda de que entre las mujeres y los hombres de la fracción mayoritaria, habremos de encontrar a una persona que cumpla si no con todas, sí con la mayoría de las cualidades que se necesitan para liderar al Congreso.
El parlamento es ante todo diálogo y negociación. Es acuerdo y concertación. Es encontrar las coincidencias y acotar las diferencias. Es entender que el congreso es un inmenso caleidoscopio en donde cohabitamos personas de distintos partidos, de distintas regiones, de distintas creencias e ideologías y que todos tenemos que ceder un poco en beneficio del bien superior que se llama Guerrero.
Así sea….

@ArturoMN