EL-SUR

Lunes 06 de Diciembre de 2021

Guerrero, México

Opinión

Contexto y saldos del debate

Marcial Rodríguez Saldaña

Abril 26, 2018

¿Quién ganó el debate entre los candidatos a la Presidencia de la República realizado el domingo pasado 22 de abril? Esa es la pregunta que una vez concluido este evento se comenzaron a hacer los editorialistas, medios, encuestadores y ciudadanos de México y del extranjero. Al respecto, debe plantearse la reflexión en el sentido de ¿qué es lo que cada candidato/a pretendía obtener en dicho encuentro?
1.- Un hecho irrefutable que se corroboró en el debate consiste en que la candidata ex panista independiente Margarita Zavala, el candidato del PRI-PVEM-Panal Antonio Meade, el candidato del PAN-PRD-MC Ricardo Anaya y el candidato ex priista Jaime Rodríguez enfocaron sus ataques en contra de Andrés Manuel López Obrador, lo cual significa que lo reconocen como el puntero en las encuestas y en la realidad como el que goza de la más alta intención de voto. El objetivo principal de los adversarios de AMLO fue restarle simpatías para que cada uno de ellos pudiese adjudicárselas, sin embargo se encuentran en un dilema muy complejo que difícilmente lograron y podrán lograr en el resto de la campaña.
2.- En el caso de Anaya que ha sido severamente atacado por el PRI-gobierno, mediante acusaciones de corrupción y fuerte campaña mediática, lo cual lo hizo descender sus intenciones de voto las semanas anteriores al debate, su objetivo fue recuperar lo perdido, pelear para mantenerse en el segundo lugar quitándole simpatías a AMLO pero sobre todo tumbar a Meade para hacer aparecer como que la contienda será entre AMLO y él, sin embargo Meade le imputó de nuevo acusaciones de corrupción con el objetivo de aferrarse a desbancarlo del segundo lugar y él aparecer como el verdadero contendiente frente a AMLO. Este es el dilema al que se enfrentan Anaya y Meade, en quien gana el segundo lugar en intenciones de voto y para ello necesitan atacarse uno a otro y no como les aconsejan sus jilgueros comentócratas oficiosos en tono casi de súplica ¡por favor ya no se peleen! ¡que no ven que así AMLO nos va a ganar!
3.- El propósito de Margarita Zavala, vencida por Anaya al interior del PAN, fue darse a conocer ante los millones de televidentes y ganar un poco las simpatías de los panistas que apoyan a Anaya y algunos indecisos que ven con buenos ojos la participación de una mujer. En el caso de Jaime Rodríguez, su finalidad consistió en darse a conocer entre los electores atacando ferozmente a AMLO y presentando ocurrencias muy peligrosas y contrarias a los derechos humanos como la de cortarle las manos a los funcionarios rateros. Ante la desesperación de las victimas de la inseguridad, esta propuesta puede generar mínimas simpatías pero una gran desaprobación. En ambos casos el de Zavala y Rodríguez, muy poco podrán avanzar en conquistar porcentajes significativos de intención de voto.
4.- AMLO se mantuvo firme en las propuestas que ha venido sosteniendo y mejorando a lo largo de su lucha y en particular en esta campaña presidencial. Sostuvo que el problema principal de México es la corrupción –como parte endémica del sistema– y que los gobiernos del PAN y del PRI no han podido erradicar, por el contrario se ha incrementado a porcentajes escandalosos. La acusación de Meade de los departamentos de AMLO es irrelevante, pues se trata de un procedimiento legal sucesorio que en nada lo deshonra. El ataque de Anaya de que aumentó la inseguridad en su periodo como jefe de Gobierno de la Ciudad de México fue desvirtuada con gráficas y por grupos técnicos independientes que se dedicaron a verificar las mentiras en el debate. El asunto de la amnistía quizás hace falta precisarlo directamente por AMLO, pero se trata de una iniciativa a reflexionar para lograr la pacificación del país que no implica en ningún modo liberar a delincuentes de alta peligrosidad que se encuentran en las cárceles como falsamente lo han querido hacer aparecer el PAN y el PRI, quienes son los directamente responsables de la inseguridad que lacera a las familias mexicanas por toda la nación. AMLO logró su objetivo de no engancharse con ninguno de sus adversarios y dirigirse a sus electores para ratificar su primer lugar en las preferencias electorales.
5.- En el debate no hubo algún hecho impactante que pudiera reflejarse en las intenciones de voto, que de acuerdo a los expertos, si esto no ocurre los debates no modifican las simpatías de los candidatos más allá del dos por ciento. Cada simpatizante dio como ganador a su candidato y cada uno de ellos se asumió como tal en función de lo que se propuso. En los medios hay muy raros casos de imparcialidad, todos tienen sus propios intereses y se inclinan a favor de uno u otro según sus afinidades, pero si por ello nos dejásemos llevar, el New York Times y el periódico El País de España, dan como ganador a AMLO precisamente porque no cayó en la trampa de pelearse con todos sus adversarios. La batalla electoral sigue en las plazas, en la calle, por doquier. Veremos en los próximos días y semanas quien de Anaya y Meade se acerca a AMLO o si siguen combatiendo entre sí y el candidato de Morena-PT-PES acrecienta sus preferencias electorales.

[email protected]
hotmail.com
Twitter: @marcialRS60