EL-SUR

Sábado 08 de Mayo de 2021

Guerrero, México

Opinión

Cosas veredes, Sancho; todo tiene solución en la 4T

Abelardo Martín M.

Mayo 04, 2021

Está comprobado hasta la saciedad que en política no hay triunfos definitivos ni derrotas permanentes, pues la dinámica política y social constante modifica no sólo actores sino también las circunstancias y la capacidad de interpretación y de adaptación pronta a los hechos constituye lo que se denomina arte de la política.
En el larguísimo y desgastante (para todos) proceso en torno a la candidatura a la gubernatura de Guerrero por Félix Salgado Macedonio, por el Movimiento de Regeneración Nacional (Morena), nada fue definitivo y a todos los involucrados (incluido él, en primer lugar) los sorprendió el desenlace que culmina en la postulación de su hija Evelyn, al cargo que él mismo soñó durante décadas y hoy parece esfumarse como voluta de humo.
Tan polémica como la original candidatura de Félix Salgado Macedonio al gobierno de Guerrero, ha sido la solución tomada por su partido, Morena, para sustituirlo, una vez que sucesivas decisiones del Instituto Nacional Electoral y del Tribunal Federal Electoral lo sacaron, a la mala, de la contienda.
Visto por la mayoría de los guerrerenses como un luchador social de comprometida y larga historia, sus adversarios tomaron sus innegables defectos para montar la estrategia que lo derribaría; viejas acusaciones de supuestos abusos sexuales se revivieron, pero ni están judicialmente probadas, ni fueron la causa del aupamiento de su candidatura.
La aparente rijosidad y/o machismo que formaron parte de la fisonomía del senador con licencia terminaron por surtir su efecto nocivo en el momento más brillante y encumbrado de su carrera política, justo cuando todas las encuestas le garantizan el triunfo no solamente frente a sus competidores internos por la candidatura de Morena, sino frente a los viejos y nuevos partidos políticos con registro legal en Guerrero.
En forma imprevista, una omisión sobre los gastos de la precampaña del llamado Toro sin cerca llevó a quitarle su registro, en una sanción contemplada en la ley pero que nunca se había aplicado, pues los intentos previos habían sido finalmente desechados por el Trife. Así ocurrió también en un primer momento en este caso, pero la obstinación del INE encontró de vuelta una inesperada volubilidad del Tribunal, que en la ronda decisiva apoyó la desproporcionada sanción.
Sin un recurso legal aplicable, la salida empezó a delinearse de inmediato, aunque tardó varios días en anunciarse: Morena optó, luego de llevar a cabo su acostumbrado método de encuesta, por postular como candidata al gobierno nada menos que a Evelyn Salgado, hija de Félix, lo cual, decíamos, generó tanta polémica como la candidatura original.
Los críticos recordaron el episodio de hace quince años en la entonces Delegación Iztapalapa del entonces Distrito Federal, en que el impedimento legal para que Clara Brugada fuera la candidata del Partido de la Revolución Democrática, se solventó con el arropamiento del candidato del Partido del Trabajo, Rafael Acosta, llamado Juanito, y el llamado a votar por él, con el compromiso de que declinase en caso de ganar en favor de Clara. Juanito ganó, aunque la cesión del puesto se volvió luego tema de conflicto, pero esa es otra historia.
La comparación está tan presente que antes y después de ser ungida, Evelyn ha tenido que reiterar que ella no se llama Juanita, pero ello no ha evitado los señalamientos de que hay en todo caso un ejercicio de nepotismo que, por ejemplo, en Michoacán el candidato defenestrado de Morena en condiciones similares, rechazó como una opción viable. Las escaramuzas sólo han mostrado la fuerza imbatible de Morena y el reconocimiento a la figura de Salgado Macedonio como factor de la transformación social guerrerense.
Están pendientes las campañas y las preferencias electorales luego de tan accidentado arranque, pero las tendencias se mantienen y no se prevé que se modifiquen sustancialmente, aunque no hay nada escrito como ha quedado confirmado en esta entidad.
Lo cierto es que ha trascurrido la mitad del lapso en que legalmente se puede hacer campaña electoral y la semana pasada tuvo lugar el primer debate entre aspirantes a la gubernatura, sin que pudiera asistir la hoy abanderada de Morena, lo cual en principio genera una evidente desventaja. Hay quienes especulan que, precisamente, la intención tanto de los consejeros como de los magistrados del INE y del tribunal electoral pretendían acortar la campaña de Morena como una ventaja, a querer o no, para los partidos de oposición a nivel nacional. En todo caso, sabremos pronto el desenlace, pues estamos a un mes y un día de las elecciones que permitirán, en su caso, profundizar la transformación social en todo México y de forma por demás especial en Guerrero.
Podría asegurarse que ni el político más experimentado, acucioso o imaginativo hubiera soñado que Félix Salgado Macedonio vaya a actuar como el coordinador general de campaña y su hija Evelyn candidata a la silla de gobernadora que por lucha y por derecho le tocaba a su papá. Cosas veredes, Sancho.
Y lo que falta, porque todo esto apenas empieza y Guerrero puede convertirse en el gran laboratorio de la construcción de una nueva sociedad en la que una mujer joven, preparada, con ejemplo y guía, se convierta en el modelo de la transformación. Su compromiso, su frescura y el no estar contaminada pueden ser grandes herramientas para enfrentar lo que venga, siempre y cuando mantenga el compromiso prioritario con las grandes causas de la 4T de atender a los más necesitados de salud, educación y oportunidades.