EL-SUR

Viernes 27 de Mayo de 2022

Guerrero, México

Opinión

Cuatro razones desde el estado rojo Covid

Silber Meza

Julio 31, 2021

DE NORTE A SUR

 

Sinaloa es el único estado de la República que se encuentra en rojo, según el semáforo Covid-19 de la Secretaría de Salud.
A mucha gente le ha llamado la atención. Yo mismo he dado entrevistas a medios de Ciudad de México que quieren saber lo que está pasando en Sinaloa.
Y bueno, he tenido la oportunidad de monitorear día con día el avance del virus en el estado y hay varias razones que pueden explicar lo que ha sucedido. Las enumero a continuación:
1) La variante Delta. Sinaloa fue uno de los primeros lugares donde esta variante del coronavirus fue detectada.
El 12 de julio se dio a conocer que el estado ya tenía un 20 por ciento de esta variante entre los contagios, sin embargo la estadística no se ha actualizado de forma constante, por lo que a diferencia de Ciudad de México no se puede decir que sea la dominante.
Aunque no se pueda tener esta conclusión, incluso el gobierno estatal niega que la variante sea la responsable del alza en los casos en el estado, que se han disparado de forma meteórica: según la estadística de la Secretaría de Salud (https://datos.covid-19.conacyt.mx), Sinaloa vive una tercera ola tres veces mayor que cualquiera de las dos anteriores.
Mientras que la primera ola de junio de 2020 y la segunda de principios de 2021 apenas superábamos los 200 casos por día, con un registro de 240 el 9 de junio del año pasado, en esta tercera ola los casos no bajan de 600 por día, aunque el 14 de julio pasado se llegó a la cifra oficial de 747 contagios.
Es verdad que ha habido menos muertes por número de casos, pero la alta incidencia ha provocado que la cantidad de muertos no sea menor que en la segunda ola, con más de 20 fallecimientos por día, una cantidad inferior a la primera ola pero similar a la segunda.
La variante Delta fue detectada por primera vez el 2 de mayo. Hace casi tres meses un barco petrolero llegó a Mazatlán procedente de India, y algunos integrantes de su tripulación estaban contagiados con esta modalidad del virus. Esto fue confirmado el 18 de mayo, pero fue informado a la población hasta semanas después.
Los sinaloenses convivíamos con la variante nueva del virus sin que nadie nos dijera. ¿Por qué?
2) Las campañas políticas. Cuando se tuvo certeza de la llegada de la nueva variante nos hallábamos a menos de tres semanas de que se realizaran las elecciones del 6 de junio, y estábamos en semáforo verde.
Las campañas, sobre todo las de los candidatos a gobernador de la alianza Morena-PAS, y PRI-PAN-PRD, concentraron a miles de personas por día. Era común observar mítines donde presumían sus “estructuras” con “mil mujeres”, “mil agricultores”, “más de mil jóvenes”. Los eventos se realizaron sin sana distancia y con poca exigencia del uso del cubrebocas, empezando por los candidatos.
Justo al término de las campañas, curiosamente, se empezaron a disparar los casos de Covid en el estado. La semana previa al 6 de junio se contabilizaban unos 30 casos por día en promedio, y en cuanto pasó la jornada electoral empezaron a crecer día a día. Un mes después, el 6 de julio, ya teníamos el registro de 494 casos confirmados, según los datos del gobierno federal.
3) Primero el negocio. Los gobiernos del estado y municipales han establecido medidas sumamente laxas para disminuir los contagios. Se ha privilegiado el negocio en bares y restaurantes. En la capital Culiacán no se ha establecido una estrategia de persuasión de restaurantes para que adapten sus instalaciones a espacios al aire libre, la mayoría de los locales mantienen sus áreas cerradas con aire acondicionado porque son las preferidas del público; apenas hace unas semanas el gobierno local endureció medidas para que estos negocios disminuyeran el aforo y cancelaran mesas. En Mazatlán, por otro lado, sólo hace unos días establecieron un reducción del aforo en los locales comerciales, a pesar de que los casos crecían rápidamente y los hospitales se llenaban.
Hoy en Mazatlán los centros de salud están saturados; se ha reportado que no hay cupo en hospitales públicos ni privados.
Como medida desesperada, esta semana el gobierno local condicionó la entrada a lugares comerciales y públicos a que la ciudadanía local muestre su certificado de vacunación. La medida no aplica a turistas.
4) No hemos dejado de reunirnos. Los sinaloenses, en su mayoría, no hemos dejado de reunirnos en familia, con amigos; no hemos dejado de visitar los restaurantes ni las playas para vacacionar. Además, muchas personas no usan el cubrebocas de forma adecuada.
Seguramente hay muchas razones más para el aumento de casos de covid-19 en Sinaloa, pero estas son cuatro que he presenciado. Las cuento aquí para que sirva de ejemplo a zonas donde aún no llegan al rojo y pueden detener la escalada.