EL-SUR

Lunes 29 de Noviembre de 2021

Guerrero, México

Opinión

Cuidar la vida y la economía

Marcial Rodríguez Saldaña

Junio 25, 2020

El ser humano, en cada época de la historia, aspira naturalmente al máximo de bienestar. Este es el objetivo primordial de cada comunidad política, lograr el más alto nivel de satisfactores sociales, culturales, educativos, políticos, espirituales y económicos, pero en periodos de crisis debe cuidar los bienes más prioritarios.
1. En esta época de crisis sanitaria y económica provocada por el coronavirus, sin ninguna duda la prioridad social debió y debe seguir siendo cuidar la vida de todas y todos los habitantes del planeta, pero desafortunadamente las pandemias como esta, cuyo virus no tiene vacuna para proteger a la población, ha obligado a los gobiernos a tomar acciones de prevención como el confinamiento, sanitizar espacios públicos, indicar que se apliquen medidas de sana distancia, limpieza personal como el lavado de manos, el uso de gel y de cubre bocas. En la eficacia de la prevención intervienen los gobiernos, en tanto que actúen con oportunidad y responsabilidad y la población en cuanto respetan las indicaciones de las autoridades de salud. En ningún país donde ha llegado el coronavirus se ha podido evitar el muy lamentable fallecimiento de personas. Los resultados en cada nación están a la vista, se puede hacer un estudio comparativo en razón del número de habitantes, el número de personas contagiadas y el de fallecidas.
2. En el caso de México, ha existido una combinación de la acción del gobierno federal en coordinación con los gobiernos de las entidades federativas y los gobiernos municipales con la participación del pueblo, que en general ha respetado las recomendaciones de las autoridades sanitarias, salvo casos en donde gobiernos locales han querido actuar por su propia cuenta o de individuos y pequeños grupos de personas que no han tomado en serio la pandemia, en donde ha sido más difícil contener y controlar el coronavirus y se han producido el mayor número de fallecimientos. Aún cuando la mitad del país se mantiene en semáforo rojo y la otra mitad en semáforo naranja, los datos duros indican que hay indicios que muy paulatinamente se esta frenando el porcentaje acelerado de crecimiento –comparado con las semanas anteriores– lo cual indica que en las semanas siguientes, existe la posibilidad de que disminuya el número de personas contagiadas y de fallecidas, siempre y cuando se sigan cumpliendo las medidas de prevención.
3. La crisis sanitaria ha impactado de manera significativa en el ámbito económico. Las personas que han vivido del comercio informal, los vendedores ambulantes, los que viven del turismo, los pequeños y medianos comerciantes, las medianas y grandes empresas han visto afectados sus ingresos que tenían en tiempos normales. Por ello hay que valorar que ha sido un gran acierto del Presidente Andrés Manuel López Obrador, el que haya creado programas sociales para los grupos más vulnerables como los adultos mayores, las personas con discapacidad, becas para “Jóvenes Construyendo el Futuro” y para todas y todos los estudiantes de las escuelas públicas, tandas, creando empleos en el programa “Sembrando Vida”; todos ellos, reciben un ingreso mensual que les permite tener en forma moderada capacidad adquisitiva. El número de familias beneficiadas alcanza aproximadamente los 25 millones lo cual implica mantener activa a economía popular.
Hay que agregar los programas que detonan la economía local como la “Escuela es nuestra” el apoyo con fertilizante a campesinos, los apoyos a pescadores, ganaderos, caminos rurales, a la infraestructura a ciudades turísticas.
4. De manera especial para aligerar los efectos económicos de la crisis en esta etapa, el gobierno de AMLO ha ofertado tres millones de créditos para pequeñas y medianas empresas, miles de créditos del Fovissste y del ISSSSTE para trabajadores.
Hay que preguntarnos ¿Qué hubiera pasado con todas las personas que hoy reciben apoyos de los programas sociales del gobierno federal, si no los hubieran tenido en esta crisis sanitaria-económica? ¿habría riesgos de una crisis alimentaria, social y política? Esto es algo muy probable, pero los apoyos que reciben la han contenido.
En una crisis como la actual, salvo quienes tienen un ingreso permanente seguro, todos los demás resultan afectados, pero la acción de gobierno debe orientarse en primer lugar a proteger a los que más necesitan y así progresivamente.
5. La propuesta de sectores conservadores de que las grandes empresas pospongan el pago de sus impuestos es contraria a la reactivación económica, porque ello implicaría que el gobierno no tuviera ingresos para: pagar salarios de los trabajadores del sector salud, magisterial y todos los empleados; entregar las participaciones federales a los estados etc., lo cual generaría una crisis social y de gobierno. Tampoco es viable que el gobierno suspenda las obras del nuevo Aeropuerto Felipe Ángeles en la Ciudad de México, el Tren Maya, la refinería Dos Bocas en Tabasco, el Ferrocarril Transatlántico del Istmo de Tehuantepec, en razón de que todas estas obras generan empleo, detonan la economía, además de que son obras estratégicas para el desarrollo y bienestar del presente y futuro de la nación.
Atendiendo las indicaciones de las autoridades de salud y del trabajo federal, en la nueva normalidad debe reiniciarse paulatinamente la actividad económica del país, lo cual permita un equilibrio entre proteger la vida y la economía del pueblo.

marcialrodriguezsaldana.mx