EL-SUR

Jueves 26 de Mayo de 2022

Guerrero, México

Opinión

Cúmulo de posdatas

Héctor Manuel Popoca Boone

Junio 18, 2016

Uno de los problemas de Guerrero es que la mayoría de sus gobernantes, funcionarios y políticos, les gana la voracidad insaciable de sus ambiciones económicas, motivo por el cual, no les preocupa la inmensidad de la pobreza y la parquedad del bienestar social.
En política, como en la guerra, las batallas son ganadas brillantemente por los generales. Las derrotas son responsabilidad exclusiva de la tropa. Por eso, el arte de hacer politiquería es utilizar vilmente a las personas, sin mediar reciprocidad alguna. La politiquería se hace con dinero y la política con ideas. Yo prefiero las últimas, aun cuando los politicastros prefieren las ideas monetarias.
Para algunos, la política es la destreza de dar el avión a la ciudadanía, sin que ésta se percate que ya la mandaron a volar. O bien, es la manía de dejar pudrir los problemas sociales; aun cuando saben de la reversión acrecentada que tendrán transcurrido el tiempo. Pregunten si no a la Secretaría de la Mujer o a la Secretaría General de Gobierno de Guerrero.
Los nazis siempre se empeñaron en ocultar y negar la existencia de los campos de exterminio de judíos. El gobierno federal está empecinado en negar el involucramiento de algunas de sus instituciones en la desaparición forzada de normalistas en Iguala.
Buena parte de los dirigentes del PRD-Guerrero, depreciados y despreciados por gran parte del pueblo, andan ahora cual meretrices baratas, ofertando sus estructuras organizativas ante el mejor postor, para su sobrevivencia política y de sus canonjías económicas.
La Universidad Autónoma de Guerrero descendió dos posiciones: de estar en el lugar 22 bajó al 24, en el ranking 2015-2016 de las 50 mejores universidades de México. Elaborado por AmericaEconomía y publicado por el diario nacional: El Economista. Empieza a dar frutos la universidad-partido.
Y ¿quién dice que los catedráticos de la UAG están exentos de ser corruptos? Aún no se realiza el cruce de listas de nómina, mediante las cuales se identificarían los docentes que dobletearon sueldos y cobraron horas extras, más allá de las contenidas en un día, en el periodo de gobierno de Rogelio Ortega.
La mayoría de los políticos en el poder e ínclitos investigadores universitarios aprecian la realidad desde la perspectiva que les da el apoltronamiento privilegiado desde sus cómodas oficinas y mullidos cubículos. Con secretarias y edecanes de doble propósito.
Bajo ningún concepto es justificable robar, destrozar e incendiar oficinas educativo-administrativas. Por más legítima que sea la inconformidad docente. Máxime si expedientes académicos quedan hechos cenizas. Con esos actos, los maestros-vándalos quedan profundamente demeritados y sus causas repudiadas por la opinión pública.
Está bien, acepto sin conceder. Empezaré a hablar bien de “Mafiapulco”; aun cuando mantengamos la casa hecha un muladar. Los gobernantes tienden a minimizar las graves situaciones sociales, para eludir la responsabilidad que los involucra. Es la táctica política evasiva del avestruz o del mono autista.
Los senadores priistas le quitaron el filo a la iniciativa de ley federal anti-corrupción que presentaron más de 200 mil mexicanos para su aprobación. No es ninguna novedad. Está en la naturaleza del PRI ser corrupto y corruptor.
La impunidad y la corrupción no se acabarán por voluntad de sus beneficiarios. Serán los ciudadanos los que con una buena ley exijan que los encierren en la cárcel y los obliguen a devolver lo que robaron. De la ciudadanía es el derecho y del gobierno el acatamiento.
Gran Posdata. Señor secretario Miguel Ángel Osorio Chong: en mi calidad de ciudadano en vigila, le informo que, en Acapulco, hace casi tres años, el Presidente de la República, Enrique Peña Nieto, instruyó investigar las irregularidades gubernamentales cometidas en torno al desastre provocado por la tormenta Manuel. A la fecha, no sabemos nada del deslinde de responsabilidades ni de sus correlativos jurídicos. Parece ser, que la impunidad en la corrupción, de nuevo se impuso. Y ya viene la siguiente tormenta tropical…