EL-SUR

Lunes 03 de Octubre de 2022

Guerrero, México

Opinión

De las elecciones en Alemania 2021

Octavio Klimek Alcaraz

Marzo 06, 2021

En México, el próximo 6 de junio habrá elecciones intermedias tanto en el orden federal, como en su orden estatal y municipal. Pero también este año habrá elecciones en otras partes del planeta. En especial, me interesa comentar sobre las próximas elecciones federales en Alemania, que se llevarán a cabo el 26 de septiembre de 2021. Las elecciones de la economía más importante de Europa serán la brújula futura de la aplicación de una nueva economía no sólo en ese país, sino también en el planeta.
En dichas elecciones en el Parlamento Federal Alemán (en alemán: Der Deutsche Bundestag), se elegirán diputadas y diputados por los siguientes cuatro años. Así, la ciudadanía alemana votará sobre la composición del Bundestag. Luego, el Bundestag elegirá al canciller federal.
Se conoce que la actual canciller Angela Merkel no volverá a presentarse a las elecciones. Ella ha sido canciller desde 2005 y es la líder de la Unión Demócrata Cristiana de Alemania (CDU) que tiene su brazo político regional en la Unión Social Cristiana de Baviera (CSU). Después de las elecciones de 2017, el CDU y el CSU desarrollaron coalición de gobierno con el Partido Socialdemócrata de Alemania (SPD).
Quisiera solo abordar sobre las propuestas rojas y verdes alemanas para esas elecciones dado que mi corazón late a la izquierda y es ecologista.
El SPD ha nominado a Olaf Scholz, actual ministro de Finanzas federal en la coalición, como candidato a canciller. Los otros partidos aún no han nominado candidatos.
Seguramente, el SPD podría realizar mejor sus planes sociales y sociopolíticos en una alianza de izquierda con Los Verdes (Die Grünen) e incluso en una alianza tripartita con el Partido La Izquierda (Die Linke). El Partido La Izquierda es el segundo partido más pequeño del Bundestag. Sin embargo, esta coalición actualmente no tiene mayoría en las encuestas.
Actualmente, en las encuestas parece tener posibilidades una alianza de los partidos cristianos con la segunda fuerza más fuerte, los Verdes. Según las estadísticas, el partido ecologista es al menos dos veces más popular que antes de las elecciones federales de 2017. En las encuestas, el SPD está entre un 15 y un 16 por ciento muy por detrás de la Unión y los Verdes. El SPD terminaría entonces en la oposición, desplazando a la AFD (Alternativa por Alemania, la ultraderecha), como la fuerza de oposición más fuerte.
Al comienzo del año electoral 2021, quedó claro que Los Verdes han propiciado una sana competencia en el tema de la protección del clima, en donde han sido durante años referente. El SPD quiere centrarse en la reestructuración ecológica de la economía en la campaña electoral. El candidato del SPD, Scholz, está entrando en la campaña electoral del Bundestag con la promesa de una renovación ecológica integral de Alemania. Detener el cambio climático provocado por el hombre es “una tarea gigantesca”, ha declarado Scholz.
La Izquierda titula al borrador de su programa electoral Por la seguridad social, la paz y la justicia climática. En su borrador, La Izquierda proclama el objetivo de hacer que la economía esté libre de emisiones de gases de efecto invernadero para 2040, y así va más allá de la definición del SPD, que apunta a lograrlo para 2050. Esto presupone la mayor revolución tecnológica, se visualiza una gran etapa de innovación tecnológica en Alemania. De hecho, uno de los objetivos del SPD es la digitalización integral, en donde imaginan a Alemania convertida en una sociedad de gigabits, en la que todo ciudadano sea beneficiado.
En fin, todos con sus matices, tanto el SPD, Los Verdes y el Partido La Izquierda quieren apoyar a las empresas en la reestructuración ecológica y al mismo tiempo asegurar puestos de trabajo. Dichos apoyos deben estar vinculado al cumplimiento de los convenios colectivos y la seguridad laboral. Para lograr este objetivo, propone por ejemplo el Partido La Izquierda, un fondo de transformación de 20 mil millones de euros anuales, mientras que el SPD habla de 50 mil millones de euros anuales. Este volumen de inversión corresponde aproximadamente al programa de inversión planificado por los Verdes de 500 mil millones de euros durante los próximos 10 años.
En opinión del Partido La Izquierda, para reducir las emisiones el transporte público local debe de ampliarse y gradualmente ser gratuito. 38 mil millones de euros deben destinarse al transporte público, el ferrocarril y la remodelación urbana. Eso crea 200 mil puestos de trabajo en la industria. Además, proponen que los vuelos de corta distancia sean abolidos en el futuro. La línea aérea Lufthansa y la ferrocarrilera Deutsche Bahn deben transferirse a una empresa de propiedad federal, que debe estar orientada al bien común. La eliminación del carbón se acelerará y las redes de energía y calefacción también se transferirán al sector público.
Faltan seis meses para las elecciones, creo que en una coalición verde-roja-roja (Verdes-SPD-La Izquierda) habría una orientación contundente hacia una transformación ecológica con justicia social en Alemania. Estoy en la duda de lo que puede lograrse en una coalición negro-verde, los Verdes en coalición con los cristianos del CDU y CSU. Pero me queda claro que de mantenerse los Verdes en el segundo lugar en la composición electoral vendrá un fuerte impulso a una nueva economía en Alemania, basada en la salud de los ecosistemas y de las personas, continuando el desarrollo del estado de bienestar alemán.
Ojalá se tengan similares perspectivas en las elecciones de junio en México.