EL-SUR

Viernes 20 de Mayo de 2022

Guerrero, México

Opinión

De los recursos para hacer campaña electoral

Héctor Manuel Popoca Boone

Noviembre 28, 2020

En la antigüedad, tanto en la civilización griega como en la romana, la democracia no se ejercía por la mayoría del pueblo, como pudiera suponerse. Su composición y operación estaba circunscrita a un cierto número reservado de ciudadanos, distinguidos por sus prendas políticas, económicas, filosóficas o militares. Más bien eran elementos componentes de una “aristocracia” semidemocrática.
El gobierno ficticio de los muchos, devino con el pasar del tiempo, en el gobierno de los pocos pudientes, es decir, la “plutocracia”; que, a su vez, dio paso al gobierno de los corruptos y mañosos, la “cleptocracia” y que después resultó “kakistocracia” o sea, el gobierno de los mediocres. Una combinación de pluto y clepto-democracia, era la que, hasta hace poco, caracterizaba a la democracia mexicana. La Estafa Maestra que se está ventilando públicamente en la actualidad, es buen botón de muestra. Históricamente, en términos generales, la mayoría ciudadana casi ha quedado al margen de participar en la toma de decisiones esenciales que conciernen a su futuro inmediato y mediato.
Es un hecho sabido por todos que en Guerrero se practica una seudo democracia electoral mercantilizada. Donde el dinero funge como excelso lubricante de todo el andamiaje; así como base para sobredimensionar las personalidades de buena parte de los que buscan cargos de elección y el voto se ha convertido en mercancía de compra y los candidatos en productos de oferta, por medio de la mercadotecnia política.
Como buen espacio de mercadeo, en las campañas electorales casi todo es sujeto de compra y venta al mejor postor. Incluso, o, sobre todo, las conciencias humanas, que impulsan la voluntad del ser, que es susceptible de moldearse, orientarse o someterse, a cambio de algo tangible, de beneficio inmediato como lo es el dinero o la tarjeta departamental proveedora de mercancías, entre otros objetos estimulantes dirigidos una población pobre y necesitada.
De esta manera, en la democracia electoral prostituida, es el dinero y su poder de domeñar conciencias, el instrumento indispensable para sobre determinar la voluntad ciudadana, expresada con su voto irreflexivo en el asunto de la conquista del poder gubernamental, de la forma de ejercerlo y de sus finalidades últimas. No en balde, décadas atrás, un modesto profesor de primaria rural, reconvertido con el tiempo en hombre multimillonario gracias a la cleptocracia, expresaba cínicamente: “Un político pobre, es un pobre político”.
O aquella otra frase lapidaria, dicha por la mayoría de los politicastros: “El que no tranza, no avanza”, cuyo elegante significado es practicar la con-cierta-cesión y la construcción de acuerdos y arreglos vergonzantes en lo oscurito; teñidos de un pragmatismo ramplón, desideologizado, pero política y económicamente eficaz y beneficioso en lo individual o grupal.
Me decía una amistad que, participar en las contiendas electorales en Guerrero costaba dinero, mucho dinero; el cual no quedaba registrado, ni su origen o destino, en ningún sistema contable administrativo legal. Son recursos económicos adicionales a las millonarias prerrogativas federales y estatales con las que cuentan los partidos y las campañas que sostienen sus candidatos. Representan cientos de millones de pesos, provenientes de fondos económicos ilícitos, destinados a la compra de votos, a la guerra sucia, a la publicidad no permitida, a la movilización de la “mapachería”, al acarreo de las masas, a la distribución de dádivas, chucherías y al fondeo de sobornos y traiciones al por mayor.
Hace 12 años, cálculos estimativos, me indicaban que para realizar una campaña competitiva, un candidato a la gubernatura necesitaba prever un gasto total de 900 millones de pesos. ¿Cuánto se requerirá ahora? ¿Cuánto para diputados locales o para presidentes municipales?
Los altos financiamientos por debajo de la mesa, tienen generalmente su origen en: a) las prevaricaciones que los gobernantes hacen del erario púbico. b) los provenientes de los poderosos empresarios privados; extranjeros y nacionales; y c) lo aportado por la delincuencia organizada. Todos contribuyen pródigamente para que aquel que gane las elecciones, les proteja mejor sus intereses particulares y les otorgue la impunidad correspondiente.
PD. Complicado se vuelve obtener más de 75 mil firmas de respaldo de electores a una candidatura independiente a gobernador del estado. Máxime que debe ser a través de capturistas digitales, registrados institucionalmente. Significa alentar una mayor movilidad social, con una interactuación directa de corta distancia; en medio de una pandemia de alto riesgo. Ufff…