EL-SUR

Lunes 06 de Diciembre de 2021

Guerrero, México

Opinión

Alcaldes de Acapulco (XXXIV)

Décadas porteñas (V)

Anituy Rebolledo Ayerdi

Febrero 04, 2016

Regeneración

Regeneración se llamó la publicación editada en Acapulco por Juan R. Escudero. La presentaba como “hoja independiente de información y política”; él, como “redactor y responsable”. Se trataba, efectivamente, de una media hoja tamaño carta escrita a máquina por ambas caras, de dos y hasta seis páginas, según la economía del editor.
Apareció primero dos veces a la semana y más tarde únicamente los domingos. El precio fue siempre de 5 centavos la hoja o cinco de ellas por 20 centavos. Los lemas rodeando el cabezal: Labor pro Pueblo, labor pro Patria, siempre; Por la defensa de los derechos del pueblo, contra los abusos y por la verdad. Registrado como artículo de segunda clase el 20 de junio de 1921.
Espigando algunos números de Regeneración, correspondientes a la segunda década del siglo XX –1921-1922–, compartiremos en esta entrega algunas notas informativas y editoriales relacionadas todas con la suerte del puerto. Empezamos con el tema relacionado con el camino carretero “Acapulco- Chilpancingo”:

Editorial

“Gran regocijo ha causado la patriótica resolución del c. Presidente de la República, Gral. Don Álvaro Obregón, por su acuerdo personal de comenzar desde luego los trabajos de la carretera de aquí a Chipancingo.
“Esa actitud personal del ciudadano Obregón es palpable de su agradecimiento para el estado que lo hospedó en los momentos álgidos de su campaña política y nosotros, quienes la sostuvimos, estamos satisfechos de tan patriótico acuerdo. Ya era hora que nuestro estado recibiera el beneficio de esa comunicación”.

Manifestación

Por su parte, el alcalde obrero, Arsenio A. Leyva, convoca a la población a una manifestación para agradecer tan generoso beneficio al presidente Álvaro Obregón. El punto de reunión será el palacio municipal, el 15 de mayo de 1921, a las 10 de la mañana. Anticipa que la marcha será encabezada por la banda de música que dirige don Ysauro Polanco.

Eduardo Neri

Desde la capital de la República, el guerrerense procurador general de la República, Eduardo Neri Reynoso, informa sobre lo mismo al alcalde acapulqueño. Decía el telegrama:
“El señor presidente Obregón tiene resuelta hace algún tiempo la terminación carretera Iguala-Acapulco y para ello acaba de ordenar un gasto de setenta y cinco mil pesos mensuales”.

Con todo vigor

Será el propio mandatario sonorense quien responda el telegrama de dos ciudadanos acapulqueños, don Ramón Córdova y don Luis García, preocupados con el tema. Les dice:
“Su mensaje ayer. Trabajos carretera se emprenderán con todo vigor desde luego, habiéndose designado ya comisión que estudie proyecto y presupuesto. Aseguro a ustedes este gobierno desarrollará con gusto todos esfuerzos pueda en bien progreso ese estado”.

Catorce meses y nada

Catorce meses más tarde, sin embargo, el 2 de julio de 1922, el redactor responsable de Regene-ración se verá precisado a formular este reproche:
“Verdaderamente parece mentira que nuestros representantes en la Cámara Nacional no se hayan acercado al Ejecutivo de la República para suplicarle que las obras del camino carretero de este puerto a Chilpancingo sean continuadas sin interrupción, hasta que quede realizada esa vía de comunicación que será de vida para el estado”.

Colaboración

Con un año como alcalde de Acapulco, postulado por el Partido Obrero de Acapulco (POA), su líder Juan R. Escudero ofrece al presidente Obregón mano de obra acapulqueña, “al precio”, para apresurar el camino. El mandatario acepta y así trabajadores locales laborarán en los tramos México-Amacuzac e Iguala Chilpancingo. El asesinato de Escudero, en 1923, pagado por las empresas españolas para mantener intocados sus monopolios que le aseguraban un Acapulco insular, pondrá fin a la inusual colaboración. La carretera se reiniciará dos años más tarde.

Finalmente

La ruta México-Acapulco, como se sabe, será abierta seis años más tarde, el 11 de noviembre de 1927, por el presidente Plutarco Elías Calles. A las 4 de la tarde de ese día, desde el castillo de Chapultepec, el mandatario dinamitó telegráficamente una roca enorme que impedía el paso a la altura del kilómetro 402 (Xaltianguis).

La Sevillana

“El 17 del actual (septiembre de 1922), en presencia del Presidente y Tesorero del Municipio, y de numerosas personas, en el establecimiento mercantil del señor Aniceto Goraieb, denominado La Sevillana, se efectuó un sorteo entre su clientela. Para ese efecto, se había entregado un boleto por cada cien pesos de compra de mercaderías diversas. Telas, percales finos y corrientes, driles, velos de fantasía y lisos, rayadillos, listones y hules para mesa”.
“Las personas agraciadas fueron, entre otras: Estefanía Suástegui, Juan Mata, Plácida Bibiano, Srita. Elena Uruñuela, Amador Tejada y Luisa Hahy”.

Don Aniceto

(La Sevillana se localizaba en la esquina de Roberto Posada y Zaragoza (hoy Escudero) en pleno mercado citadino. La atendía su propietario don Aniceto Guraieb quien, con su hermano Ibrahim, habían sido los primeros libaneses asentados en el puerto. Reputado escritor, con pleno dominio de cinco idiomas, don Aniceto era colaborador regular de los diarios El Universal de la ciudad de México y Trópico de Acapulco. Hoy, uno de sus nietos, Said Guraieb Guraieb, mantiene aquí contra viento y marea el prestigio del café de Atoyac como el mejor del mundo (Café Wadi).

Anuncios

** Juan R. Escudero compra o alquila máquina de escribir Oliver.
++ Acaba de recibir el señor Juan Barrientos un nuevo surtido de libros escolares y códigos diversos. Les manifiesta que los seguirá vendiendo a precios sin competencia. También cuerdas para instrumentos.
** Baldomero Vidales compra cayaco y coco. Pesa bien y paga el mejor precio de Acapulco.
++ Don Emilio Casís acaba de recibir en su establecimiento mercantil, situado en la 1ª. Calle de Comercio y Progreso, un completo surtido de telas finas, percales, vichís, mantas poblanas y cientos de mercaderías para “varilleros” (vendedores callejeros de mercaderías diversas). Todos estos objetos se realizarán a precios increíblemente baratos. Encontrará, además, un fino trato.
** Don Nicolás Márquez compra bronce. Paga mejor precio que otros.
++ ¿Desea usted un buen trabajo dental? Ocurra al consultorio del Dr. A. González Sánchez. Callejón Oriente.

Promesas

Oferta electoral de los candidatos a regidores postulados por el Partido Obrero de Acapulco (POA), dirigido por Juan R. Escudero:
1.- No toleraremos a los padres de familia que se nieguen a mandar a sus hijos a la escuela. También se vigilará que los profesores den puntualmente sus clases.
2.- En el ramo de salubridad y limpieza dedicaremos un esfuerzo especial, obligando a los ciudadanos a cumplir la parte que les corresponde en la tarea de mantener limpia la ciudad.
3.- Para atender las reparaciones urgentes que demanda el jardín Álvarez, como son el arreglo del piso y el aumento de bancas, se recurrirá a la cooperación general del público, muy especialmente de las casas comerciales.
4.- Para el embardamiento de los panteones de la ciudad se recurrirá a los productos generados por el Registro Civil.
5.- Es una necesidad urgente la construcción de varios escusados públicos a fin de evitar que se haga uso de lugares indebidos para esos casos.

Pro Educación

Regeneración lanza un llamado a los acapulqueños para que aporten una renta mensual para que ningún niño del puerto quede sin escuela, bien por falta de maestros o de útiles escolares. La aportación será de acuerdo con las posibilidades de cada quien, aunque se recomienda que no sea menor a 25 centavos. La respuesta no se hará esperar y en una primera relación se dan a conocer los donantes y sus aportaciones:
Cinco pesos, doctor Francisco A. Campos. Dos pesos, el propio Juan Ranulfo, Ángel Bonifaz Nuño y Felipe Escudero. Un peso con cincuenta centavos, el alcalde Arsenio A. Leyva. Un peso, Santiago Solano, José E. Rojas, Luis Chavela y Jesús A. Leyva. Cincuenta centavos: Jesús G. Rivera, Ramiro O. Galeana, Francisco G. García, Manuel H. Ríos, Mariano Villanueva, Mauricio Solano, Ernesto Herrera, Rosendo Rebolledo, Severo Isidor, Arnulfo Adame, Eutimio Ríos, Gumersindo Acosta, Rafael Galeana, Manuel Escalera, Marcos Sánchez, Ventura Solís y Gustavo Cobos Camacho.

Mecanografía

A tres meses de sufrir un atentado criminal en el propio Palacio Municipal, incluido el tiro de gracia en la cabeza –paralizado de la mitad del cuerpo y un brazo amputado–, el alcalde Juan R. Escudero abandona su retiro. Sus agradecimientos primeros serán para “mis salvadores”, los doctores José Gómez Arroyo y el estadunidense Harry Pangburn y desde luego para mis compañeros trabajadores. Instala en su propio domicilio un taller de mecanografía –él como único instructor–, con invitación abierta para la juventud porteña.
“No importa que tenga usted uno o más años de escribir en máquina y que a la fecha no pueda hacerlo con ambas manos. Peor si solo utiliza el “sistema de un dedo” pues en poco tiempo el cerebro y la vista ya no les responderán, siendo esto una carga agobiante. Con la enseñanza que yo le ofrezco será, por contrario, un placer”.
“La cuota de diez pesos por darle toda la instrucción es tan baja que solo compensa el gasto de la cinta y el alquiler de la máquina. Y si he fijado tan reducida cuota es porque quiero que lo que fue para mí la pérdida del brazo derecho, sirva a Ud. en el mañana tanto o más que a mí. Quiero que todos aprovechen la oportunidad que les ofrezco mientras convalezco de las heridas que recibí el 11 de marzo en el Palacio Municipal.
“Mande usted a sus hijos o venga Ud. a mi domicilio en la plazuela de Zaragoza (hoy Escudero-Milano). Condición de admisión, cinco pesos desde luego y los otros al terminar los estudios.

Mecanógrafas

Junto con la invitación, Escudero publica en Regeneración las bases para unos próximos exámenes de mecanografía. Los presentarán varias de sus alumnas y entre ellas Emilia, Juana y Virginia Lobato, Austreberta Solano y Amalia Díaz.
Los exámenes consistirán en la escritura de 200 palabras de cuatro letras cada una; cien palabras de ocho letras, una carta comercial, una comunicación oficial y diez renglones de signos y números. Todos los ejercicios con el teclado ciego.