EL-SUR

Sábado 02 de Marzo de 2024

Guerrero, México

Opinión

Del prohibicionismo a la regulación de las drogas

Jesús Mendoza Zaragoza

Septiembre 11, 2023

Por iniciativa del presidente Gustavo Petro y con la participación del presidente mexicano, este fin de semana se desarrolló en la ciudad colombiana de Cali la Conferencia Latinoamericana y del Caribe sobre Drogas, con el fin de replantear este grave flagelo que ha originado tanta violencia en varios países de América Latina, sobre todo en Colombia, en México y otros más. Creo que es muy importante el tratamiento de este tema por los países latinoamericanos que están sufriendo los estragos de este complejo asunto.
Lo que más llamó la atención es el cuestionamiento a la política prohibicionista impuesta por Estados Unidos, que ha consistido en un esquema de proscripción del cultivo, el tráfico y el consumo de estupefacientes que, en la práctica, ha fracasado. La intención de esta Conferencia de Cali es cambiar el paradigma de la lucha contra las drogas, que ha castigado enormemente a los países más débiles con las terribles situaciones de violencia y de inseguridad, sobre todo. Hasta ahora, ha sido visto como un problema policiaco y militar. Hay que reprimir, perseguir y castigar, tanto el cultivo, el tráfico y el consumo de las drogas. Y lo que ahora se busca es definirlo como un problema de salud pública, reduciendo la demanda mediante la prevención, tratamientos de recuperación, la rehabilitación y la educación como herramientas claves.
Esto significa que, en el caso de México, la lucha antidrogas tendría que estar en las manos de la Secretaría de Salud y de la Secretaría de Educación Pública. Y la Secretaría de la Defensa Nacional, la Guardia Nacional y las diferentes policías tendrían tareas específicas de respaldo a una nueva política antidrogas. Esto significaría que el enfoque central no sería prohibicionista, sino el de una regulación legal para disminuir sustancialmente este problema y sus efectos.
¿Qué está haciendo Estados Unidos para disminuir drásticamente el inmenso consumo que se da entre su población? ¿Y qué hace el Estado mexicano al respecto? Si se disminuye el consumo puede disminuir el tráfico de las drogas que en nuestro país ha estado generando situaciones críticas de violencia. Estamos ante otra lógica, en la que se haga posible abatir el consumo de manera que disminuya el comercio ilegal de las drogas.
Sería necesario plantear una regulación legal, de una manera fina, que dé lugar a políticas públicas de salud, de educación y de mercado. Esta regulación la tendría que gestionar el Estado para tomar el control de las diferentes fases del cultivo, la comercialización y el consumo, mediante una consulta nacional en la que los ciudadanos puedan participar en la elaboración de estas políticas públicas y de sus necesarios controles.
México está enfermo y necesita de una salud integral. Los síntomas los miramos en las horrorosas violencias que estamos padeciendo por todas partes. Los violentos están enfermos y sus víctimas también. Los niveles de rabia, rencor, tristeza y deseos de venganza nos están poniendo en serios riesgos. La salud mental está seriamente comprometida y necesita una intervención inmediata. Están enfermas las relaciones familiares, comunitarias, sociales y políticas, como para prever desgracias. Nuestras carencias afectivas nos siguen dañando, al grado de requerir de las drogas para sustituirlas. La carencia del amor que necesitamos nos está desgastando y necesitamos superar dicha carencia para contar con mejores condiciones de vida y de relaciones entre todos.
Por otra parte, la educación requiere una gran capacidad de responsabilización de todos. Los niveles de violencias y de corruptelas que tenemos tienen que sanearse desde dentro de cada persona y de cada familia. El magisterio puede cumplir esta gran responsabilidad para bien del país.
Aunque las políticas prohibicionistas son transnacionales, puesto que tienen vigencia más allá de nuestro país, necesitamos comenzar para que se dé el cambio en la política ante las drogas. Ni permisivismo ni autoritarismo nos ayudan Por eso es necesaria una regulación de las drogas para responder a los intereses de todos los mexicanos. Hay que abrir este camino que nos ayude a recuperar la esperanza de que sí vamos a salir de este interminable túnel en el que estamos debido al manejo policiaco del problema.