EL-SUR

Lunes 20 de Mayo de 2024

Guerrero, México

Opinión

Desaparecidos

Rubén Aguilar Valenzuela

Agosto 11, 2021

En lo que va del gobierno del presidente López Obrador han desparecido 21 mil 546 personas al cierre del primer semestre de 2021, de acuerdo al informe dado a conocer el pasado julio por Alejandro Encinas, subsecretario de Gobernación.
La cifra total de desaparecidos a nivel nacional que reconoce la actual administración federal es de 89 mil 488 y de éstos uno de cada cuatro casos han sucedido en esta administración.
En los últimos 15 años, el que registra el mayor número de desparecidos es 2019 con 9 mil 186 casos. En 2020 disminuyó a 8 mil 377, pero se sitúa como el segundo año con más desparecidos desde 2006. En el primer semestre de 2021 se registraron 3 mil 367 desapariciones.
Los estados con el mayor número en lo que va de este sexenio son: Jalisco con el 18.3 por ciento (3 mil 367); Ciudad de México con el 8.1 por ciento (mil 757); Michoacán con el 8.0 por ciento (mil 739); Nuevo León con 6.9 por ciento (mil 503) y Tamaulipas con 6.7 por ciento (mil 455).
Los estados que siguen son: Estado de México con 6.3 por ciento (mil 369); Guanajuato con 5.9 por ciento (mil 289); Sonora con 5.9 por ciento (mil 273); Sinaloa con 5.3 por ciento (mil 141) y Zacatecas con 4.5 por ciento (983). En estos diez estados se concentra el 67.9 por ciento (15 mil 840) de los desaparecidos.
En el mismo informe Encinas sostiene que en lo que va del sexenio se han localizado mil 749 fosas clandestinas, en las que se exhumaron 3 mil 25 cuerpos. De estos se han logrado identificar al 38.11 por ciento que equivale a mil 153 personas.
Del total de los cuerpos exhumados 2 mil 203 permanecen en resguardo de las fiscalías estatales y de la Fiscalía General de la República (FGR) y 822 han sido ya entregados a sus familiares.
De las mil 749 fosas clandestinas que se han encontrado en lo que va de esta administración: 117 (6.6 por ciento) se han localizado en el municipio de Tecomán, Colima; 77 (4.4 por ciento) en Úrsulo Galván, Veracruz; 77 (4.4 por ciento); 77 (4.4 por ciento) en Acapulco, Guerrero; 66 (3.7 por ciento) en Playa Verde, Veracruz, y 65 (3.7 por ciento) en Salvatierra, Guanajuato.
Los municipios que siguen son: Ahome, Sinaloa, 63 (3.6 por ciento); Mazatlán, Sinaloa, 48 (2.7 por ciento); Manzanillo, Colima, 39 (2.2 por ciento); Acámbaro, Guanajuato, 37 (2.1 por ciento) y Puerto Peñasco, Sonora, 35 (2 por ciento).
Los datos que proporciona Encinas muestran, con contundencia, que en lo que va de esta administración el número de las desapariciones ha aumentado con relación a las anteriores. El problema ahora es más grave.
Esta información, que debería estar presente todos los días, ha pasado a segundo o tercer plano. Los medios y la sociedad se han acostumbrado y ya no pone la importancia que se debe a este tipo de noticias.
Además de la tragedia que implica para las familias la desaparición de alguno de sus integrantes, todos con rostro propio, pone en evidencia la incapacidad del Estado mexicano, para hacer frente a este terrible problema. ¿Hasta cuándo?

Twitter: @RubenAguilar