EL-SUR

Lunes 03 de Octubre de 2022

Guerrero, México

Opinión

Día Mundial de la Vida Silvestre

Octavio Klimek Alcaraz

Marzo 07, 2020

 

 

Hace casi siete años, el 20 de diciembre de 2013, la 68 sesión de la Asamblea General de las Naciones Unidas proclamó el 3 de marzo como Día Mundial de la Vida Silvestre, para celebrar y crear conciencia sobre la fauna y flora silvestres del mundo. El día elegido es debido a que es la fecha de la firma de la Convención sobre el Comercio Internacional de Especies Amenazadas de Fauna y Flora Silvestres (CITES), en 1973.
El Día Mundial de la Vida Silvestre es el evento anual mundial más destacado dedicado a la vida silvestre. Se trata de comprometernos a proteger la rica diversidad de especies, ecosistemas y servicios de los ecosistemas. Es, sin duda alguna, la oportunidad para reconocer las muchas formas hermosas y variadas de fauna y flora silvestres y para crear conciencia sobre los diversos desafíos que enfrentan estas especies.
Este año, el Día Mundial de la Vida Silvestre se conmemoró bajo el lema Sosteniendo toda la vida en la Tierra, destacando el lugar único de la fauna y flora silvestres como componentes fundamentales de la biodiversidad del mundo. Recordemos que la propia humanidad es una parte de la trama de la vida que constituye la diversidad biológica. Se trata de reconocer los múltiples beneficios de la vida silvestre para las personas y el planeta. Además de recordarnos que la acción de conservación de la biodiversidad funciona y beneficia tanto a las personas como a la propia vida silvestre.
Todas las civilizaciones humanas se han edificado y se siguen edificando a través del aprovechamiento de especies silvestres y cultivadas de flora y fauna. Sin embargo, parece que la humanidad ha olvidado cuánto necesitamos de la naturaleza para nuestra supervivencia y bienestar. A medida que nuestra población y nuestras necesidades continúen creciendo, seguiremos explotando los recursos naturales, incluidas la vida silvestre y sus espacios de vida, de manera irracional e insostenible.
La Tierra se enfrenta actualmente al desafío urgente, que es la pérdida de biodiversidad: datos de la Plataforma Intergubernamental Científico-Normativa sobre Diversidad Biológica y Servicios de los Ecosistemas (IPBES), que es un órgano intergubernamental independiente, dicen que más de 30 mil especies a nivel global están en peligro de extinción, y hasta un millón de especies podrían desaparecer en las próximas décadas si la actividad humana continua siendo no sostenible, si el cambio climático y la destrucción de espacios de vida no se detienen.
Las consecuencias de la pérdida continua de la biodiversidad amenazan la salud, la seguridad y el bienestar del mundo. Al sobreexplotar la vida silvestre, destruir sus espacios de vida y los propios ecosistemas, la humanidad se pone en peligro a sí misma y a la supervivencia de innumerables especies de plantas y animales silvestres.
Por ello, el objetivo de conmemorar el Día Mundial de la Vida Silvestre es crear conciencia sobre esta tendencia alarmante e impulsar un mayor compromiso de soluciones que reduzcan esa pérdida de biodiversidad.
Al respecto, en su mensaje para este Día Mundial de la Vida Silvestre, el secretario general de las Naciones Unidas, António Guterres, dijo que “en este Día Mundial de la Vida Silvestre, recordemos nuestro deber de preservar y utilizar de manera sostenible la gran variedad de vida en el planeta. Teniendo una relación más solidaria, reflexiva y sostenible con la naturaleza. Un mundo de biodiversidad próspera proporciona la base que necesitamos para alcanzar nuestros Objetivos de Desarrollo Sostenible de un mundo de dignidad y oportunidad para todas las personas en un planeta saludable” (https://www.wildlifeday.org/content/messages).
En la página electrónica para el Día Mundial de la Vida Silvestre (https://www.wildlifeday.org/media) se plantean las siguientes acciones para marcar la diferencia entre una especie que sobrevive o desaparece para siempre y ayudar a la conservación de la vida silvestre.
Establezca una meta: viva su vida diaria con el menor impacto negativo sobre el medio ambiente, la vida silvestre, sus hábitats o la biodiversidad del planeta.
Movilícese: aliente a las escuelas, clubes, gobiernos y empresas locales a analizar la conservación de la vida silvestre y lo que usted y su comunidad pueden hacer para ayudar.
Visite acuarios, jardines botánicos, parques nacionales y reservas naturales. Investigue los destinos de vacaciones y los países que trabajan duro para proteger la vida silvestre y los hábitats.
Consumir de manera responsable: al no comprar productos hechos de vida silvestre protegida de origen ilegal o sus partes y productos, puede evitar que el tráfico de vida silvestre sea una empresa rentable.
Voluntario: no siempre podemos dar dinero, pero podemos donar nuestro tiempo. A menudo, las organizaciones de vida silvestre y los zoológicos tienen programas de voluntariado. También podría ayudar a limpiar playas, rescatar animales salvajes o enseñar a los turistas sobre su hábitat local.
Manténgase informado: obtenga más información sobre la flora y la fauna de nuestro planeta, incluidas las que están en peligro de extinción. Investigue formas en que usted o su comunidad pueden conservar y proteger la vida silvestre. Infórmese sobre los asuntos ambientales actuales y sea consciente de su impacto individual en los ecosistemas y la vida silvestre. Piensa globalmente actúa localmente.
Habla: comparte tus conocimientos, pasión y preguntas sobre la conservación de la vida silvestre con tus amigos, familiares y comunidad, ya sea en persona o en línea.
Comuníquese: informe a las autoridades si tiene información sobre la tala ilegal, la pesca y el tráfico de vida silvestre; los denunciantes de irregularidades desempeñan un papel fundamental en la detección de delitos contra la vida silvestre y responsabilizan a los contrabandistas criminales.
Concluyo comentando que es relevante que el año 2020 ofrece una oportunidad única. En junio, gobiernos de todo el mundo se reunirán con la sociedad civil y las organizaciones de pueblos indígenas en el Congreso Mundial de la Naturaleza de la UICN 2020 en Marsella, para decidir qué se hará para preservar la biodiversidad. Este será un hito importante antes de la Conferencia de las Partes (COP15) de la Convención de la Diversidad Biológica en el mes de octubre en Kunming, China. Las decisiones tomadas este año deben colocarnos en una trayectoria hacia la recuperación de la biodiversidad. Las soluciones basadas en la naturaleza (intervenciones que protegen la naturaleza y los ecosistemas saludables para resolver los desafíos sociales) serán una parte importante de la solución.
Sin duda alguna, los líderes mundiales tienen una enorme tarea por delante este año 2020. Se necesita un cambio transformador, y esto significa que los gobiernos deben asumir compromisos plenos con la acción para la conservación de la biodiversidad.