EL-SUR

Sábado 13 de Julio de 2024

Guerrero, México

Opinión

Día Mundial de los Humedales 2023

Octavio Klimek Alcaraz

Febrero 04, 2023

 

El día 2 de febrero se conmemora como cada año, el Día Mundial de los Humedales. Esto se debe a que, en esa fecha, en 1971 fue firmado el Convenio sobre los Humedales, en la ciudad iraní de Ramsar, por lo que se le denomina Convención de Ramsar, entrando en vigor en 1975. El Convenio inició su negociación durante la década de 1960 entre países y organizaciones no gubernamentales preocupados por la creciente pérdida y degradación de los hábitats de humedales para las aves acuáticas migratorias. Por ello, se considera que la Convención sobre los Humedales es el más antiguo de los acuerdos intergubernamentales actuales sobre el medio ambiente (https://www.ramsar.org/es).
La Convención de Ramsar sirve de marco para la acción nacional y la cooperación internacional en pro de la conservación y el uso racional de los humedales y sus recursos. Uno de sus principales logros, ha sido la creación de la lista de humedales de importancia internacional. Dicha lista está compuesta por 2 mil 471 humedales de 172 países con una superficie de 256 millones 192 mil 356 hectáreas.
México se adhirió al Convenio en 1986, y conforme al sitio electrónico de la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat), había incorporado a la Lista de Humedales de Importancia Internacional 144 sitios con una superficie de 8 millones 721 mil hectáreas. Esto, en palabras de Semarnat representa un “número muy por arriba de los demás países de América del Norte, América Latina y el Caribe” (https://www.gob.mx/semarnat/articulos/dia-mundial-de-los-humedales-2023?idiom=es).
La Convención de Ramsar hace uso de una definición de humedal que considera a pantanos, marismas, lagos, ríos, turberas, oasis, estuarios y deltas, también considera sitios artificiales como embalses y salinas y zonas marinas próximas a las costas cuya profundidad en marea baja no exceda los seis metros, los cuales pueden incluir a manglares y arrecifes de coral.
Los humedales albergan el 40 por ciento de todas las especies del mundo. Son esenciales para la vida humana, siendo fundamentales para la agricultura y la pesca. Hay poca agua dulce, 2.5 por ciento del agua planeta, la mayor parte está almacenado en glaciares y acuíferos, así menos del 1 por ciento es aprovechable, y el 0.3 por ciento está en humedales como ríos y lagos. Además, los humedales, contienen los depósitos de carbono más grandes del planeta en las turberas (30 por ciento). En especial, los humedales costeros, como los manglares, son capaces de secuestrar y almacenar carbono a un ritmo hasta 55 veces más rápido que el bosque lluvioso tropical (infografía sobre los humedales en https://www.worldwetlandsday.org/es/material#).
Sin embargo, es preocupante, que la Secretaría de la Convención de Ramsar informe que casi el 90 por ciento de los humedales del mundo se han degradado o perdido. Siendo el ecosistema más amenazado de la Tierra. Esto debido a que se les drena y rellena para la agricultura y el desarrollo urbano. Además de que la contaminación del agua y la sobrepesca, así como las especies invasoras, están degradando los ecosistemas de los humedales. Se conoce que una de cada tres especies de agua dulce y el 25 por ciento de todas las especies de humedal están en peligro real de extinción a causa del declive de los humedales.
Así, el lema de este año es: “Es hora de la restauración de los humedales”. La Secretaría General de la Convención de Ramsar ha elegido este lema en el Decenio de las Naciones Unidas sobre la Restauración de los Ecosistemas, considerando que es “una gran oportunidad para que todos nos replanteemos y cambiemos la forma en que los seres humanos afectan al medio ambiente, y una oportunidad para restaurar ecosistemas vitales como los humedales”.
La Secretaría General de la Convención señala 7 beneficios al restaurar humedales, que son y se cita parcialmente:
1.- Revitalizar la biodiversidad. La restauración de los humedales fortalece la cadena alimenticia local y atrae la fauna silvestre.
2.- Depurar el agua y recargar sus niveles. Los humedales filtran el agua de manera natural, eliminan contaminantes y contribuyen al suministro de agua local.
3.- Almacenar carbono. Determinados tipos de humedales, especialmente las turberas, los manglares, las marismas intermareales y los pastos marinos, son sumideros de carbono extremadamente eficaces.
4.- Mitigar los efectos de las inundaciones y las tormentas. Los humedales restaurados pueden actuar como esponjas frente al exceso de lluvia y las inundaciones, amortiguar las mareas de tempestad costera y proteger a las comunidades ante los fenómenos meteorológicos extremos.
5.- Mejorar los medios de subsistencia. Los humedales pueden crear medios de subsistencia relacionados con la pesca y la acuicultura y también proporcionar bienes, como cañas y pastos.
6.- Impulsar el ecoturismo. Un humedal restaurado puede ser un imán sostenible para visitantes.
7.- Mejorar el bienestar. Los humedales revitalizados ofrecen un lugar para relajarse, estar en contacto con la naturaleza y disfrutar del sentimiento de satisfacción por su restablecimiento (infografía de 7 beneficios de restaurar los humedales en https://www.worldwetlandsday.org/es/material#).
El Informe Nacional de México sobre la Aplicación de la Convención de Ramsar sobre los Humedales que se presentó para la 13 Reunión de la Conferencia de las Partes Contratantes en el 2018, señala que con el primer Mapa Nacional de Humedales, elaborado por la Comisión Nacional del Agua (Conagua), se inventarían 6 mil 331 humedales y complejos de humedales, con una superficie del 5 por ciento de la superficie del país (10 millones 033 mil 623.4 hectáreas), de los cuales, de acuerdo con su geomorfología, están clasificados, 2 mil 406 como palustres (5 millones 801 mil 807.48 de hectáreas), 536 como lacustres (484 mil 740.57 hectáreas), mil 932 como fluviales (un millón 272 mil 331.55 hectáreas), 965 como estuarinos (un millón 636 mil 415.92 hectáreas.) y 492 como creados (838 mil 327.52 hectáreas.). Así como 125 cenotes y 8 oasis con superficie libre mayor a 10 ha. (https://www.ramsar.org/sites/default/files/documents/importftp/COP13NR_Mexico_s.pdf). Pese a que el Informe Nacional es de 2018, los datos de este inventario sin embargo son de 2012, por lo que habría que contrastar con datos más recientes.
En el citado Informe se enumeran las cinco dificultades principales surgidas en la aplicación de la Convención de Ramsar, que son:
1.- Fomentar la corresponsabilidad en el manejo efectivo de los Sitios Ramsar, o sus porciones, que están fuera de Áreas Naturales Protegidas de carácter Federal, o bajo algún otro instrumento legal de protección del territorio de orden estatal o municipal.
2.- Insuficiencia de recursos económicos y de personal para dar atención a los Sitios Ramsar que se encuentran dentro y principalmente fuera de las Áreas Naturales Protegidas de carácter federal.
3.- Presión por las amenazas a las condiciones ambientales del Sitio generadas por actividades vinculadas al desarrollo.
4.- Falta de consolidación de estrategias de integración intersectoriales vinculadas a los humedales.
5.- Falta de aplicación del procedimiento de Evaluación Ambiental Estratégica en el país.
Asimismo, se señalan las cinco prioridades para la aplicación futura de la Convención, que son:
1.- Continuar con el fortalecimiento de la Convención Ramsar en México por medio de esquemas de cooperación que deriven en la creación y aplicación de Planes de Manejo de los Sitios Ramsar del país.
2.- Continuar con la aplicación de la Resolución XII.12 por medio del Programa Nacional de Reservas de Agua para proteger los flujos hidrológicos, no sólo superficiales, de las cuencas hidrológicas conocidas como Reservas Potenciales de Agua.
3.- Actualizar el Inventario Nacional de Humedales en las escalas 1:50,000 y 1:20,000, con objeto de complementar la escala actual de dicho inventario, presente en 1:250,000.
4.- Procurar recursos nacionales e internacionales que permitan complementar las acciones que realiza el gobierno para la atención de los humedales del territorio nacional.
5.- Articular políticas, estrategias, programas, esfuerzos y actividades intersectoriales para brindar una visión entre la conservación de la biodiversidad y el desarrollo socio-económico.
Es un hecho, que la sociedad mexicana debe conocer y entender que conservar humedales es una opción económica viable y de futuro sostenible. La conservación y protección de los humedales, en especial de los manglares y otros ecosistemas no está peleada con generar ingresos y bienestar para la sociedad. Por el contrario, la única opción que tiene la sociedad para asegurarse un bienestar a corto, mediano y largo plazo es justamente la conservación de la naturaleza de la que forma parte para así transitar hacia un desarrollo sustentable.
Por todo ello, es necesario como objetivo el impulsar una política nacional para la conservación, restauración y aprovechamiento sustentable de humedales, en especial del ecosistema manglar.