EL-SUR

Jueves 26 de Mayo de 2022

Guerrero, México

Opinión

Día Mundial del Medio Ambiente 2019

Octavio Klimek Alcaraz

Junio 10, 2019

 

 

El 5 de junio, Día Mundial del Medio Ambiente, es cada año el evento ambiental más importante de la Organización de las Naciones Unidas. Nos indica la importancia crítica de proteger nuestro medio ambiente, fomentando la acción global y el aumento de la conciencia por el ambiente.
El Día Mundial del Medio Ambiente fue establecido por la Asamblea General de las Naciones Unidas en 1972 coincidiendo con la primera cumbre mundial sobre medio ambiente: la Conferencia de Estocolmo sobre el Medio Ambiente Humano, ganando año con año relevancia.
Así, cada año se realizan conmemoraciones temáticas de este Día Mundial del Medio Ambiente, en otros años estuvieron dedicadas al cuidado de la tierra y el agua, los bosques, la capa de ozono, el cambio climático, la desertificación y el desarrollo sostenible, por citar algunos temas de apremio.
Al respecto, el lema elegido por las Naciones Unidas para el Día Mundial del Medio Ambiente 2019 fue: “Sin contaminación del aire”, haciendo la lucha contra la contaminación del aire el protagonista de este día. Cada año hay un país anfitrión, este año fue China.
La información que se expone a continuación proviene de la página electrónica de las Naciones Unidas sobre el Día Mundial del Medio Ambiente (https://www.un.org/es/events/environmentday/sgmessage.shtml).
La contaminación atmosférica se origina principalmente de actividades humanas en los hogares, la industria, el transporte, la agricultura y los residuos. Estas actividades provocan emisiones de sustancias como monóxido de carbono, dióxido de carbono, dióxido de nitrógeno, óxido de nitrógeno, ozono a nivel del suelo, material particulado, dióxido de azufre, hidrocarburos y plomo, todas estas sustancias son dañinas a la salud humana.
Se calcula que nueve de cada 10 personas en el planeta están expuestas a niveles de contaminación atmosférica que superan los de las directrices sobre la calidad del aire marcadas por la Organización Mundial de la Salud. Esto causa que la esperanza de vida sea menor. Por ello, se estima que 7 millones de personas en todo el mundo mueren prematuramente cada año a causa de la contaminación del aire y casi 4 millones de estas muertes ocurren en la región de Asia y el Pacífico. Los tres principales asesinos atribuibles a la contaminación del aire son los accidentes cerebrovasculares (2.2 millones de muertes), enfermedades del corazón (2.0 millones), enfermedades pulmonares y cáncer (1.7 millones de muertes). Cerca de 3.8 millones de muertes ocurren cada año como resultado de la exposición del hogar al humo de las cocinas y los combustibles. Además de que se generan problemas de salud de largo plazo, como el asma, y se frena el desarrollo cognitivo de los niños.
Las muertes y enfermedades derivadas de la contaminación atmosférica se deben a partículas diminutas que penetran en el organismo cada vez que se respira. Estas partículas son producto, entre otras cosas, de la combustión de los combustibles fósiles que se utilizan para producir energía y transportarse, de la actividad de la industria minera y química, de la quema de residuos al aire libre, así como de los incendios forestales y agropecuarios, y del uso de combustibles “sucios” (desechos, carbón, queroseno y estiércol, entre otros) para cocinar y calentar los hogares
La contaminación atmosférica le cuesta a la economía global 5 billones de dólares cada año, debido a los gasto de asistencia social. Además, se estima, que la contaminación por ozono a nivel del suelo reducirá el rendimiento de los cultivos básicos 26 por ciento para 2030.
Asimismo, muchos de estos contaminantes atmosféricos, como compuestos y gases de efecto invernadero, contribuyen al calentamiento del planeta. Un ejemplo es el carbono negro que producen los motores diesel y las cocinas que emplean combustibles sucios, así como la quema de desechos, y que es extremadamente nocivo cuando se inhala. Reducir las emisiones de este tipo de sustancias no solo mejorará nuestra salud, sino que podría aminorar el calentamiento global en hasta 0.5 º C en los próximos decenios.
Las soluciones tanto para combatir la contaminación atmosférica, como para reducir las emisiones de gases y compuesto de efecto invernadero causantes del cambio climático son las mismas. Van desde promover el transporte y la industria que sea menos contaminante a través del uso de manera cotidiana de energías renovables en lugar de combustibles fósiles, así como ser más eficientes en materia de energía.
Por eso, China es el país de este año, ya que se ha convertido en un líder en las acciones en contra del cambio climático y la contaminación atmosférica. El gigantesco país asiático posee la mitad de los vehículos eléctricos del mundo y 99 por ciento de los autobuses eléctricos.
En este Día Mundial del Medio Ambiente, todos debemos asumir el compromiso para respirar tranquilos. Desde presionar a los políticos y a las empresas hasta cambiar nuestros propios hábitos, todos podemos reducir la contaminación del aire y además ganar la partida al cambio climático.
Concluyo con las palabras del secretario General de la ONU, António Guterres,: “Mi mensaje a los gobiernos es claro: gravar la contaminación, dejar de subvencionar los combustibles fósiles y dejar de construir nuevas centrales de carbón. Necesitamos una economía verde, no una economía gris”.