EL-SUR

Sábado 04 de Diciembre de 2021

Guerrero, México

Opinión

Directores de Radio y TVUNAM

Humberto Musacchio

Enero 25, 2016

Renato Dávalos López, ex reportero de El Nacional, Excélsior y La Jornada y quien fuera director general de Comunicación Social de la UNAM y el Instituto Electoral del DF es el nuevo director de Radio UNAM, donde tendrá oportunidad de aprender el manejo de la radio. Por otra parte, Nicolás Alvarado fue nombrado director de TV UNAM, lo que, suponemos, lo obligará a dejar los espacios que hasta ahora tenía en Televisa. Precisamente, esa relación con la empresa de los Azcárraga ha dado pie a múltiples críticas. También se le reclama a las autoridades universitarias que echaran mano de una persona ajena a la UNAM, lo que hay que tomar con cuidado, pues si bien las universidades mexicanas suelen ser endogámicas, en otros países, por ejemplo en Estados Unidos, difícilmente los egresados de una universidad encuentran empleo en su alma mater, pues se valora la necesidad que tiene toda casa de estudios de renovar su pensamiento. Nicolás Alvarado es un hombre culto, sensible e imaginativo. Merece que se le otorgue el beneficio de la duda.

Contra el Instituto Cardenal Miranda

El Instituto Cardenal Miranda, mismo que el año pasado cumplió 75 años de existencia, es el único centro educativo de México donde se imparte canto gregoriano. De sus aulas han salido figuras de la música como la soprano María Luisa Tamez, el tenor Ramón Vargas y el director de orquesta Juan Trigos. La institución se fundó por la iniciativa y el esfuerzo del sacerdote Xavier González Tescucano, quien falleció en 2009. Poco después la mitra pretendió incorporarla a la Universidad Lumen Gentium, cuyas autoridades advirtieron que en ese caso cambiarían planes y programas de estudios, formas de trabajo y planta docente. Como el Instituto no aceptara tales condiciones, la arquidiócesis, mediante la Asociación Patronal Educativa y Cultural alegó la legítima propiedad del predio donde estaba la escuela, demandó y encontró un juez dispuesto a darle la razón, pese a que el instituto contaba con un amparo. El viernes llegaron 100 granaderos –¿enviados por Mancera?– para apoyar al destacamento de cargadores que violentamente echaron a la calle, muebles, instrumentos musicales, partituras y papelería administrativa. Un espectáculo poco cristiano.

Premio a Herrera Franyutti

Veracruzano nacido hacia 1930, Alfonso Herrera Franyutti se tituló como médico cirujano en la UNAM, en 1956. Ha trabajado en hospitales, en la penitenciaría del DF, en la plaza de toros México y hasta en arenas de box. Escribe para revistas especializadas en medicina y en el otro tema que le ha ocupado la vida: José Martí, personaje al que ha dedicado numerosos artículos y los libros Martí en México. Recuerdos de una época, Sin Amores y Martí y el amor (un alma de mujer llama a mi puerta). Precisamente por esa dedicación al apóstol cubano es que acaba de ser distinguido con el Premio Interna-cional UNESCO/José Martí 2016, mismo que pasado mañana, en La Habana, recibirá el médico mexicano. Hay que celebrarlo.

Duarte vs la Universidad Veracruzana

En la satrapía jarocha las cosas no mejoran. Durante la desastrosa gestión del gobernador (es un decir) Javier Duarte de Ochoa, han proliferado los abusos de autoridad, los secuestros, las violaciones, los ajusticiamientos entre mafias, los asesinatos de periodistas, la ordeña de ductos de Pemex y otros hechos que configuran un escenario de desastre. Por mucho menos que esto, en otros tiempos se hubiera declarado la de-saparición de poderes. Hoy no, porque las cosas en el país no marchan mejor y nadie se siente con autoridad para meter al orden al opulento mandatario, quien, entre otras gracias, se apoderó de 2 mil 77 millones de pesos que debió entregar entre 2008 y 2015 a la Universidad Veracruzana según determinación del Congreso local. Al disponer de ese dinero con otros fines, el “gobernador” atenta contra el derecho de sus estudiantes a recibir educación y pone en riesgo el funcionamiento de esa casa de estudios, una de las más prestigiosas de México. La ANUIES debe tomar cartas en el asunto.

Citamex, mexiqueros, mexiqueños

Nos preguntamos cuál será el gentilicio de los capitalinos ahora que desaparece el Distrito Federal y nos quedamos sólo como habitantes de la Ciudad de México. Los oriundos del Estado de México se bautizaron exitosamente como mexiquenses, pero los habitantes del alto valle metafísico de Alfoso Reyes no teníamos un gentilicio cuando existía el DF, pues eso de defeños era un parche mal puesto y tampoco teníamos exclusividad para llamarnos mexicanos, pues todos los nacidos en la República lo son. Don Francisco J. Santamaría dice en su Diccionario de mexicanismos que chilango es una corrupción apocopada de huachinango, por los cachetes rojos que supuestamente nos distinguen, pero el término es discutible, pues no somos de Chilangolandia, aunque en broma usemos esa palaba. En fin, que nos quedan probables gentilicios como citamex (ya hay argenmex), mexicapitalinos, que es medio sangrón; mexitadinos, ciertamente extraño; mexiqueros, que se oye tosco; y mexiqueños, que se ajusta al idioma pero no suena muy bien. ¿O sí?