EL-SUR

Martes 24 de Mayo de 2022

Guerrero, México

Opinión

Dirigentes copreros perversos

Héctor Manuel Popoca Boone

Febrero 19, 2004

 

Agustín Organiz, dirigente coprero, defenestrado en su propio ejido de San Luis San Pedro, junto con sus compinches Margarito Pérez Ocampo, Gerardo Serna Maciel y Emiliano Benítez Guzmán, dirigentes del Cecoco, piden públicamente, por enésima ocasión, la renuncia del director general de Agroindustrias del Sur, Virgilio García Enríquez. Con ello desacatan por cuarta ocasión consecutiva las instrucciones del gobernador de que se dejaran de confrontar con servidores públicos estatales, entre ellos el que escribe, y todos nos pusiéramos a trabajar.

Virgilio García ha tratado de enderezar y limpiar la administración de la empresa aceitera. Por eso lo quieren quitar; porque ha impedido que se enseñoreen los intereses económicos ilegítimos de los susodichos en la planta. Lo que está en juego son más de 36 millones de pesos al año, que no es cualquier bicoca; de ahí la rebeldía de acatar las instrucciones del propio gobernador del estado.

Con la amenaza sempiterna de bloquear la carretera federal, Agustín Organiz y su grupo de facinerosos ha tratado de someter a sus caprichos e intereses económicos al gobierno estatal y controlar la planta aceitera de San Jerónimo. Lo primero que hizo fue                         intentar dominar a todos los centros de acopio de copra que le venden a la planta. Se hizo nombrar presidente de los centros de acopio de todo el estado y de esta forma controlaba la entrada de copra. Con la amenaza de quitarles parte de la cuota de entrada, los tenía doblegados. Los castigaba reduciéndoselas si no se ceñían a lo que él dispusiera o si se negaban a firmar cuanto documento que él elaboraba.

Su desmedida ambición económica lo llevo a privilegiar de sobremanera al centro de acopio de su grupo en San Luis San Pedro y otros tres más en la región de la Costa Grande, en detrimento del resto de los centros de acopio, principalmente los de Costra Chica. Ahora insisten en la renuncia de Virgilio García porque junto conmigo ha luchado en contra de ellos y en pro de que la entrada de copra a la aceitera sea con cuotas municipales equitativas que beneficien a todos los copreros de ambas costas de Guerrero.

En segundo lugar, estos malhechores se oponen a que se auditen los estados contables de sus centros de acopio y no entregan cuentas de los ingresos y egresos a sus propios agremiados. Es decir, se convirtieron en auténticos coyotes o intermediarios de sus compañeros copreros, con pingües e ilegítimas ganancias económicas personales. Y no es para menos, ya que el botín a repartirse son nada menos que 3 millones de pesos mensuales que el gobierno del estado entrega para subsidiar el precio de la copra que entra a la planta de San Jerónimo.

Paralelamente a lo anterior, al interior de dicha agroindustria se gesta un fraude permanente de sobrepesaje de copra; en donde, presuntamente, están coludidos trabajadores del área de recepción con algunos dirigentes de centros de acopio. Virgilio García detecta y documenta ante las autoridades correspondientes tal ilícito sin que a la fecha se haya hecho algo al respecto. De un millón y medio de pesos que fue el monto inicial del fraude, ahora va en 3 millones de pesos. ¡Uff!

Por si fuera poco lo anterior, con tal de aprovecharse totalmente del subsidio otorgado, cuando la planta físicamente no puede admitir más copra, el perverso de Agustín Organiz y asociados disponen que ésta se mande a maquilar a una agroindustria privada en detrimento y perjuicio económico de la propia agroindustria paraestatal. Por supuesto que Virgilio García se ha opuesto a esta práctica, de ahí que pidan su renuncia. Estos dirigentes copreros son insaciables y no tienen ni quieren dique alguno para sus ambiciones económicas desmedidas.

Afortunadamente los copreros empezaron a reaccionar ante tamañas tropelías de esos dirigentes. En su propia casa, en la renovación de autoridades ejidales de San Luis San Pedro, la planilla de Agustín Organiz perdió, a pesar del dineral que repartió para comprar votos y ahora el propio ejido con toda razón quiere meter su copra al margen del centro de acopio del tan mencionado rufián. Por su lado, los centros de acopio de Costa Chica se rebelaron ante las cuotas exiguas e inequitativas que ese señor y sus mafiosos les asignaban para meter copra a la aceitera y consiguieron un reparto mas equitativo.

La descomunal codicia económica de estos lucradores sociales copreros ha hecho que pierdan el respeto y la ascendencia social que tuvieron sobre la mayoría de los copreros de Guerrero. Hoy ya nada más les queda el apoyo que una parte de la estructura gubernamental estatal les otorga a cambio de facturas políticas para su cobro en un futuro no muy lejano.

Por eso, para Virgilio García y para mí es toda una distinción enaltecedora el que copreros de la ralea de Agustín Organiz, Margarito Pérez Ocampo, Gerardo Serna Maciel y Emiliano Benítez Guzmán pidan nuestra destitución. Y esta historia no termina…

  1. Cuando la corrupción o su tolerancia se convierten en artificio de gobierno, ya se fregó la cosa.