EL-SUR

Sábado 27 de Noviembre de 2021

Guerrero, México

Opinión

Dos bonos y un solo presupuesto

Florencio Salazar

Octubre 12, 2021

Oh alegría / del equilibrio y de las proporciones.
Pablo Neruda.

El 17 de octubre de 2015 el periódico Reforma publicó que “los trabajos de entrega-recepción de la Gubernatura de Guerrero se llevan a cabo sin transparencia entre el Gobernador sustituto Rogelio Ortega y el electo Héctor Astudillo Flores, quien tomará protesta el 27 de octubre”.
A pesar de los difíciles momentos actuales las condiciones son distintas. Hasta este lunes 11 de octubre, el gobernador Astudillo ha sostenido 13 sesiones de trabajo conjunto con la gobernadora electa Evelyn Salgado, en las que se ha dado seguimiento al proceso de entrega-recepción, que ha transcurrido de manera transparente.
El día de ayer la Mesa de Coordinación Estatal (que ha sesionado 724 veces), contó con la presencia de la gobernadora electa. Se hace el empalme para que la nueva administración conozca de la importancia de estas reuniones, que en días próximos se realizarán bajo su responsabilidad.
El Ejecutivo ha expresado que llegó en tiempos difíciles y se irá en tiempos más difíciles. Efectivamente, los momentos por los que atraviesa la entidad no son los mejores, sobre todo por la falta de recursos presupuestales derivado de tres eventos inesperados, surgidos de las fuerzas de la naturaleza que nadie gobierna, y que han golpeado severamente las finanzas del estado.
El primero, es la atención a los devastadores efectos de dos olas de la pandemia de Covid-19 presentadas desde el año 2020.
El segundo, la falta de recaudación de ingresos por el cierre de muchos negocios, así como por las reducciones al presupuesto de Guerrero y la desaparición del Fondo de Estabilización de los Ingresos de las Entidades Federativas, el cual tenía el propósito de compensar las caídas de los ingresos de estados y municipios.
El tercero, el terremoto del pasado 7 de septiembre cuyos alcances dejó miles de damnificados a quienes, con las posibilidades presupuestales, se otorgaron apoyos.
La solidaridad es muy importante en este momento. Ayer, el Ejecutivo dio a conocer que gracias al apoyo del gobierno federal se sigue avanzando en el cumplimiento de las demandas de los trabajadores, lo que significa que entre hoy o mañana se podrán dispersar 384 millones de pesos para cubrir el pago de las nóminas ordinarias a la base trabajadora, trabajadores supernumerarios y de organismos públicos descentralizados.
Anteriormente, se cumplió con la totalidad del pago retroactivo de trabajadores de base con un aumento del 12 por ciento a su salario y el retroactivo de trabajadores supernumerarios del 9 por ciento.
La administración de Héctor Astudillo será la única que pagará el bono sexenal en dos ocasiones, aún en condiciones de escasez de recursos presupuestales. El primero, como gobernador electo hizo las gestiones para que se cubriera el bono que dejó pendiente la administración anterior; y en los próximos días, este bono de fin de sexenio, se entregará nuevamente a la base trabajadora. También será cubierto el pago a los jubilados del ISSSPEG y los viáticos a los elementos de la policía estatal.
Los dirigentes sindicales han reconocido la solidaridad de Héctor Astudillo. Repito lo que una líder expresó: “por desgracia a la gente se le puede dar todo, todo; pero si al final falta algo se olvidan de los beneficios recibidos”. Es una verdad de a kilo. Así suelen ser las cosas.
La importancia de resolver el problema laboral, radica en el funcionamiento de la administración pública al inicio del próximo sexenio. Sostener la tranquilidad social del estado requiere de la fortaleza de la gobernabilidad para que la Ejecutiva electa Evelyn Salgado, tenga la plataforma indispensable para despegar su programa de gobierno.