EL-SUR

Sábado 18 de Mayo de 2024

Guerrero, México

Opinión

Dos muertes lamentables

Humberto Musacchio

Marzo 20, 2023

LA REPÚBLICA DE LAS LETRAS

 

Falleció el escritor Eugenio Aguirre Ramírez de Aguilar (Ciudad de México 1944-2023), autor, dice Grupo Planeta, de medio centenar de libros entre los que destacan sus biografías noveladas de personajes históricos, como Gonzalo Guerrero (1980), que fue llevada al cine. Eugenio fue director de la Rama Literaria de la Sociedad General de Escritores de México (Sogem) y presidente de la Asociación de Escritores de México. Recibió la Gran Medalla de Plata de la Academia Internacional de Lutecia (Francia, 1981) y el Premio José Fuentes Mares (1988). Murió también la querida Esther Hernández-Palacios Mirón (Xalapa 1952-2023), doctora en letras posgraduada en Francia, profesora, investigadora y funcionaria de la Universidad Veracruzana, quien escribió obras clave sobre personajes (personajas, dirían las feministas) como Enriqueta Ochoa y María Enriqueta Camarillo, así como la antología Veracruz: dos siglos de poesía. Esther fue directora del Instituto Veracruzano de Cultura y obtuvo el Premio Bellas Artes de Testimonio por su conmovedor Diario de una madre mutilada (2011), libro que trata del asesinato de su hija Irene Méndez y del esposo de ésta Fouad Hakim, ocurrido en 2010. La obra sirvió de base para la realización un par de documentales que abordan el terrible acontecimiento y la imposible asimilación de algo tan monstruoso.

Sindicalismo corrupto

Paros locos, hurtos y fraudes de varios tamaños, demandas absurdas, ausentismo, impuntualidad y, en suma, irresponsabilidad de los trabajadores, tal es el cuadro de la relación laboral en varias dependencias el sector público. El Museo Nacional de Arte es un ofensivo ejemplo de ese comportamiento, agudizado por el abandono en que se halla la cultura en el presente sexenio, con salarios míseros, presupuestos insuficientes, ineptitud de la secretaria del ramo, demagogia barata y miedo, un miedo inocultable a ese sindicalismo corruptor que fomenta el incumplimiento de las funciones que tocan a cada empleado. Cada mes o cada semana uno u otro grupo sindical, contra la ley y sin mediar negociación, cierra el Palacio de Bellas Artes sin que los directivos de la parte afectada presenten denuncia formal y sin que las autoridades laborales se den por enteradas.

El Munal, todo un caso

Lo ocurrido en estos días en el Museo Nacional de Arte es otro elocuente ejemplo de lo anterior. Ahí, el cese de actividades se dio en protesta contra Susana Ugalde, administadora del recinto, a quien los líderes de los “trabajadores” denuncian por acoso, pues les pide que se presenten a labores a la hora correspondiente y que una persona no pueda checar la tarjeta de sus compañeros. Doña Susana les recuerda que la entrada al trabajo es obviamente para trabajar, no para escaparse una o dos horas a desayunar y que el horario laboral es para cumplir los deberes en tiempo y forma, lo que evitaría el pago inmerecido de horas extra, todo lo cual es inaceptable para un tal Víctor Velázquez, quien exige destituir a la dama mencionada, pues qué es eso de pedirles que trabajen. En este conflicto, que se sepa, nadie ha lanzado acusación alguna contra Carmen Gaitán Rojo, sin embargo, inexplicablemente, el pasado viernes fue nombrada coordinadora de Proyectos Estratégicos de la Red Nacional de Museos del INBA. Se trataría de un muy merecido ascenso, pues con ella el Munal ha desplegado más actividad que todos los mu-seos juntos de Bellas Artes, pero mucho nos tememos que al dejar en su lugar a un buen curador, pero sin experiencia en el principal cargo, se espera amansar a los líderes charros. Alcahuetería institucional, pues.

Patrocinio del narcocorrido

El periodista sonorense Arturo Soto Munguía publicó que el alcalde de Caborca, Abraham David Mier Nogales, más conocido por el remoquete de El Cubano, propuso imponerle a una calle el nombre de Luis R. Conríquez, un cantante de narcocorridos nativo de esa localidad, lo que motivó varias protestas y el edil retiró su brillantísima propuesta, pero ya invitó al tal Conríquez para que sea la estrella de los festejos del 6 de abril, cuando se conmemora la resistencia heroica de soldados y civiles de Caborca contra los filibusteros gringos que en 1857 intentaban apoderarse de Sonora para anexarla a Estados Unidos. Lo curioso es que la Secretaría de Cultura federal y el Instituto Sonorense de Cultura copatrocinan al intérprete de narcorridos, los que, como bien sabemos, son la más alta manifestación del espíritu humano (je, je). Quizá por eso, la señora Alejandra Frausto declaró en Zamora, Michoacán: “A través de la cultura estamos recuperando la felicidad, la comunidad y la paz”. Nooo, pos sí.

Breviario…

Nos dice Juan José Doñán que un regidor del ayuntamiento tapatío propone llamar “Guadalajara de Alcalde” a la capital de Jalisco, lo que sería, dice Doñán, como llamar París de Víctor Hugo a la capital francesa, Londres de Shakespeare a la inglesa o Macuspana de Ya Saben Quien a la población tabasqueña. @@@ Gabriela Riveros conversará con Claudia Marcucetti sobre su novela Fuego que no muere el próximo domingo, a las 18 horas, en el Foro Elena Garro de la FIL Coyoacán.