EL-SUR

Sábado 04 de Diciembre de 2021

Guerrero, México

Opinión

ESTRICTAMENTE PERSONAL

Dos videos, dos

Raymundo Riva Palacio

Diciembre 07, 2005

ESTRICTAMENTE PERSONAL

El procurador general Daniel Cabeza de Vaca, acelerando al máximo las contradicciones dentro del gobierno derivadas de un video donde cuatro miembros de Los Zetas se ven torturados y ejecutados, aseguró que no hay pruebas, como se informó oficialmente en un principio, de que los responsables hayan sido elementos de la Agencia Federal de Investigaciones (AFI). Lo que no ha dicho es que la historia detrás del video puede ser mucho más comprometedora para el gobierno mexicano, cuya lucha frontal contra el narcotráfico quedaría severamente cuestionada.

En unos cuantos días, el video que plantó el FBI –no la DEA como incorrectamente se escribió en este espacio– como protesta porque el gobierno foxista hizo caso omiso a un ultimátum para que detuvieran a 40 desertores del Ejército mexicano que se habían ido a trabajar con el narco, hizo estallar una guerra interna en los cuerpos de seguridad que no se sabe, por ningún lado, en dónde va a parar o cuántos funcionarios pueden caer como resultado no del incidente, sino por la forma como están procesando el mazazo que les plantaron desde Washington. Todo depende si se revela la verdadera historia detrás del video, que se construye con varios componentes:

1.- Si no eran agentes de la AFI, ¿quiénes torturaron a Los Zetas? Tanto los torturados como los torturadores, de acuerdo con la información confidencial del gobierno, eran militares, desertores de los Grupos Aerotransportados de Fuerzas Especiales, que es la tropa de élite del Ejército mexicano, entrenada en Estados Unidos. Los torturados eran sicarios al servicio del Cártel del Golfo, mientras que los torturadores trabajan para el Cártel de Juárez, recientemente desmembrado tras la detención de su jefe Ricardo García Urquiza, y que ha sido absorbido por el de Sinaloa, encabezado por Joaquín El Chapo Guzmán e Ismael El Mayel Higuera. Hasta ahora, el actor central de todo este escándalo, el Ejército, no ha dado la cara.

2.- Dos de Los Zetas en el video no están relacionados con un secuestro en Acapulco en mayo pasado, aunque el subprocurador para la Delincuencia Organizada, José Luis Vasconcelos, dijo que los cuatro estaban involucrados. De acuerdo con la información confidencial, el momento en el que aparecen torturados los sicarios fue videograbado cuando menos desde abril, la fecha en que el todavía procurador general, Rafael Macedo, lo vio. Cabeza de Vaca lo vio en mayo. Vasconcelos aseguró también que el video llegó a manos del gobierno en septiembre, aunque los reporteros de la PGR de los periódicos Crónica y Milenio hacen referencia a de él el 8 de junio.

3.- Altos funcionarios del gobierno piensan que la razón por la cual se han mezclado tiempos e incidentes tiene que ver con las personas que trabajan dentro del gobierno federal que son mencionadas en los videos. De hecho, según la información confidencial, no es uno sino dos los videos. El primero llegó a la PGR, procedente de la DEA, y su material estaba un poco borroso, de acuerdo con quien ha visto todos. En la PGR lo limpiaron y se escuchaba que los torturadores y los torturados mencionaban que Macedo había traicionado a un cártel y daban un trato diferenciado con Vasconcelos. En el segundo video, que es el que se conoce públicamente, está editado y sólo sale a relucir el nombre de Macedo. No está claro quién lo editó y por qué.

El hecho, notaron funcionarios, el procurador Cabeza de Vaca anunció que la investigación sobre el incidente en Acapulco fue trasladada el domingo a la Visitaduría General, quitándosela a Vasconcelos, quien tuvo la averiguación desde mayo. Una razón implícita, pero desconocida al no saberse el contexto, es que como señalado por los sicarios –que no significa implicado– había un conflicto de interés si él desarrollaba la investigación.

4.- En el incidente de Acapulco donde hubo un secuestro de personas vinculadas con el narco y que se ha mezclado con el video, sí participaron ocho elementos de la AFI, de acuerdo con la averiguación previa, pero cinco de ellos fueron dejados en libertad por falta de pruebas en septiembre pasado. La detención de los AFIs la realizó un grupo de la AFI el 30 de mayo pasado, y los presuntos responsables del secuestro fueron entregados a la PGR. La gran interrogante al no coincidir plenamente los actores en los dos incidentes es ¿quiénes eran realmente Los Zetas en el video y quiénes Los Zetas de Acapulco? En el video, un ex Gafe, Juan Miguel Vizcarra, es ejecutado con una enorme demostración de sangre fría y con una pistola reglamentaria del Ejército, pero él no está implicado en los incidentes de Acapulco.

¿Qué hay detrás de la historia del video? ¿Quién lo editó? La AFI ha estado pagando parte de las culpas, pero no parece ser la única responsable en todo este episodio. El Ejército debe aclarar qué está sucediendo con sus tropas especiales, y tanto Macedo como Vasconcelos esclarecer por qué Los Zetas los relacionan tan libremente con el Cártel del Golfo. Los mexicanos esperamos una explicación contundente para convencernos de que quienes se supone libran la lucha contra el narcotráfico, lo hacen sin discrecionalidades ni traiciones. El beneficio de la duda les reclama, cuando menos, su alegato público.

 

 

[email protected]

[email protected]