EL-SUR

Lunes 29 de Noviembre de 2021

Guerrero, México

Opinión

Educación en tiempos del Covid-19

Marcial Rodríguez Saldaña

Agosto 06, 2020

 

La Pandemia del Covid-19, ha transformado la vida pública y privada del ser humano. El nuevo virus ha mostrado la debilidad de las sociedades modernas del siglo XXI, los límites de la ciencia médica, la fragilidad ante fenómenos de la naturaleza, la falta de prevención ante la aparición de nuevos flagelos que causan miles de muertes en el planeta; pero al mismo tiempo, presenta nuevos desafíos para la especie humana, para la ciencia, le tecnología, la vida pública, social, privada, la economía, la cultura, la política y la educación.
1.- Cuando aparecieron en México los primeros contagios y personas fallecidas por el coronavirus, en la segunda quincena del mes de marzo de este año, el ciclo escolar en las instituciones públicas y privadas se encontraba a la mitad del periodo. Todas las instituciones educativas tuvieron que suspender las clases presenciales y buscar la forma de cómo continuar el semestre; algunas, particularmente privadas que cuentan con tecnología educativa avanzada, de inmediato implementaron con éxito los cursos mediante plataformas digitales; en el caso de las instituciones públicas, aún la universidades que cuentan con mayor infraestructura tecnológica les ha sido difícil sustituir las actividades académicas presenciales por las virtuales, y en el caso del sistema público educativo nacional –educación básica y media superior– ha sido más difícil instrumentar el cumplimiento de los programas de estudio mediante la tecnología digital, porque no se estaba ni está preparado para ello. Las/os docentes han hecho su esfuerzo muy reconocible, pero ha sido insuficiente para concluir plenamente los cursos de este semestre febrero-julio 2020.
2.- Las autoridades educativas federales y estatales han anunciado el inicio del nuevo ciclo escolar, para la segunda quincena de este mes de agosto, mediante el modelo educación a distancia; para ello, se utilizarán los medios electrónicos de comunicación públicos y se ha firmado un convenio con los consorcios de radio y televisión privada, para que a través de estos se realicen las actividades de enseñanza en los niveles básico y media superior, que son aproximadamente 30 millones de niñas/os y adolescentes, a quienes llegará la señal de comunicación; adicionalmente, se utilizarán los libros de texto, cuadernos escolares y de atención especial, que servirán como complemento a la educación a distancia por radio y televisión; pero nunca será igual la educación a distancia, fría, sin interactividad, sin diálogo, debate, pregunta-respuesta, a la educación presencial, viva, en interactuante dialéctica.
3.- Conforme a los datos aportados por la Encuesta Nacional sobre Disponibilidad de uso de Tecnologías de la Información en los Hogares de México, 2018, de los 32. 2 millones de ellos, el 92.9 por ciento cuentan con un televisor; por ello la técnica de enseñanza por televisión tendrá una amplia cobertura, pero sí habrá un porcentaje –8 por ciento– que tendrá dificultades para el acceso a la enseñanza –especialmente en las zonas rurales más alejadas de las grandes urbes y de la comunicación– y es ahí donde se tendrán que instrumentar otras acciones como el que los docentes cuyas plazas de trabajo están asignadas en esos lugares, se realicen la prueba del coronavirus y den negativo, se trasladen a esas poblaciones escolares y se confinen en ellas, para cumplir con el ciclo escolar.
4.- Esperamos que la gran reforma educativa del 15 de mayo de 2019 y la crisis sanitaria que vivimos ahora en el país, se concretice en los ciclos escolares por venir, que la Secretaría de Educación Pública Federal, rediseñe y adapte el Sistema Educativo Nacional, mediante las nuevas tecnologías, para implementar la reforma con sus propios medios, sin tener que acudir a los medios privados de comunicación.
El radio y la televisión privadas, que han sido en México medios para fomentar el libre mercado, comercializar productos de empresas particulares nacionales y transnacionales, a través de anuncios diseñados por los mercadólogos en programas de atracción familiar como las telenovelas sentimentales, en los eventos deportivos de masas –como el futbol y el box; que han inducido la opinión pública en noticieros y programas de opinión; ahora, a través de su señal de comunicación, participarán –por el momento– en la formación de las/os niños y adolescentes de la nación. Lo que hay que cuidar –y esto lo deben hacer las autoridades educativas y el magisterio– es que esta medida necesaria en las actuales circunstancias de la pandemia del coronavirus, no contribuya a incentivar la adicción a estos medios privados de comunicación, sino que se mantenga a la educación, como el proceso que promueva la cultura, la historia, los principios del sistema educativo, los valores nacionales y la libertad de los educandos de México.

marcialrodriguezsaldana.mx