EL-SUR

Jueves 26 de Mayo de 2022

Guerrero, México

Opinión

El camino parlamentario

Octavio Klimek Alcaraz

Agosto 20, 2005

Hace más de 190 años, el 13 de septiembre de 1813, el generalísimo don José María Morelos y Pavón, instaló en la catedral de Santa María de la Asunción, de la ciudad de Chilpancingo de los Bravo, Guerrero, el Primer Congreso de Anáhuac, dictándose las bases del Constitucionalismo Mexicano, en un bello texto que se denominó Los sentimientos de la nación.

De los veintitrés artículos que conforman este documento me permito destacar el siguiente:

Artículo 12: que como la buena Ley es superior a todo hombre, las que dicte nuestro Congreso, deben ser tales que obliguen a constancia y patriotismo, moderen la opulencia y la indigencia, y de tal suerte se aumente el jornal del pobre, que mejore sus costumbres, aleje la ignorancia, la rapiña y el hurto.

Queremos que se cumpla de verdad este ideal y los otros ideales de Los Sentimientos de la Nación. Que se cumplan los ideales de los héroes de nuestra entidad, como Vicente Guerrero, de los Bravo, los Galeana y Altamirano.

Para ello, debemos construir una sociedad democrática que incorpore los principios y valores de la izquierda, relacionados con la justicia social, la libertad, la igualdad, la solidaridad, la tolerancia, la democracia participativa, los derechos humanos y la sustentabilidad.

Sin embargo, las políticas públicas del viejo régimen han sido un verdadero obstáculo para tal fin. Hemos padecido demasiados malos gobiernos por un largo rato.

Nuestras ciudades y comunidades rurales tienen muchas carencias en educación, salud y otros servicios básicos: nos faltan agua, drenaje y saneamiento, fuentes de empleo, mayor seguridad, un mejor transporte público.

Hemos cambiado nuestro clima, destruido nuestros bosques, así como las mejores tierras agrícolas, y también hemos contaminado nuestros ríos.

Esto, sólo por nombrar algunas de las consecuencias de tener malos gobernantes.

Por ello, la ciudadanía aspira a tener una vida digna en armonía con la naturaleza, tanto hoy, como para nuestras futuras generaciones.

Para lograr esa vida digna, requerimos un Congreso local con una nueva mayoría de diputados, que representen de verdad los ideales de Morelos y nuestra sociedad.

Requerimos en los puestos de elección, ciudadanas y ciudadanos con convicción democrática probada, honestas, tolerantes, capaces. Que no los impulse la aventura política, el discurso fácil, el oportunismo, la falta de empleo o pasar de un puesto de elección popular con un rendimiento gris y mediocre a otro, abusando, engañando y usando a la ciudadanía que vive en la pobreza.

Se trata de elegir a ciudadanas y ciudadanos que utilicen con honestidad los recursos públicos y ejerzan sus competencias para contribuir a crear un ambiente político dirigido hacia el bienestar de la ciudadanía, que atienda y busque la solución de las demandas y necesidades más sentidas de la población.

Deseamos verdaderamente que se dignifique la política en Guerrero y profesionalizar a nuestra Cámara de Diputados.

Creemos que a este requerimiento podemos dar respuesta. Por ello, estamos proponiendo que, un servidor Octavio Klimek Alcaraz, sea diputado por el primer distrito electoral local.

En particular, quiero como diputado incidir de mejor manera en la generación de las políticas públicas y programas que tienen aplicación en los ámbitos estatal, municipal y comunitario para servir a la ciudadanía de Guerrero.

Nuestra propuesta es fomentar una cultura de participación ciudadana en los municipios del primer distrito electoral local, Chilpancingo y Leonardo Bravo, como vía para cumplir el mandato popular de impulsar en el poder Legislativo, un marco legal y normativo que de viabilidad a las iniciativas de desarrollo que desde las visiones locales se estén promoviendo.

En especial, queremos legislar con una agenda que retome temas de la participación ciudadana, el medio ambiente y los recursos naturales.

Queremos impulsar desde el Congreso del estado, recursos presupuestales que prioricen la atención de las demandas de servicios básicos como agua y saneamiento en ciudades y comunidades.

Trabajar para que las zonas rurales reciban más recursos presupuestales destinados al manejo y conservación comunitaria de los recursos naturales, como son los bosques.

Que se invierta en forma constante en caminos rurales, para que las comunidades sean accesibles todo el año y se reduzcan los tiempos de recorrido.

En dicho sentido, proponemos, que en el próximo decreto de presupuesto estatal 2006, en el Congreso del estado se legisle para que de los llamados recursos de los ”excedentes petroleros”, que cada año se destinan desde la Cámara de Diputados del Congreso de la Unión a los estados, se definan con grados de prioridad este tipo de obras de infraestructura que van a servir a la población más necesitada de Guerrero.

Queremos contribuir a que con nuestro trabajo legislativo promovamos que en nuestro distrito sea el lugar de Guerrero donde mejor se viva.

Creemos que es tiempo de avanzar y crecer con la verdad y la calidad profesional para la solución de los problemas de nuestra comunidad. Es nuestro tiempo. Sólo queremos hacer un buen gobierno desde el Congreso.