EL-SUR

Sábado 04 de Diciembre de 2021

Guerrero, México

Opinión

El Fonca se va al fondo

Humberto Musacchio

Marzo 11, 2019

El Fonca se va al fondo

Sin dinero, sin brújula, sin dirección, el Fonca se va a pique y con él la Secretaría de Cultura, con una titular sin presencia en el medio artístico-intelectual, conformista, incapaz de dialogar y, lo que es peor, con una lamentable obsecuencia nacida de su ineptitud para defender presupuestos, programas en curso y proyectos, si es que los tiene. Ya se sabe que la cultura es el patito feo de este y otros gobiernos, pero un funcionario con estatura protege su espacio, negocia con la tecnocracia que maneja el dinero y despliega dotes persuasivas ante el que manda. Nada de eso hemos visto en Alejandra Frausto, que está rodeada de un equipo de ilustres desconocidos, quienes hasta ahora no han mostrado iniciativa ni imaginación. Mario Bellatin, él sí escritor con obra, actúa como enemigo de su gremio, como mero burócrata encargado de negar el indispensable apoyo a las tareas de creación y difusión. Lo ocurrido el pasado jueves en la Ciudadela es muestra elocuente de que ni la secretaria de Cultura ni el director del Fonca, ausentes en cuerpo y espíritu, son capaces de afrontar sus responsabilidades, mucho menos de resolver problemas.

Se culpa a los creadores

Se citó a buen número de creadores en la Biblioteca México de la Ciudadela dizque para participar en un foro de consulta. Alejandra Frausto mandó al subsecretario Edgar San Juan, quien hizo gala de torpeza, pues según él los apoyos a los creadores se quedan en la colonia Condesa, grosería que le valió una rechifla. Para no dar la cara, Mario Bellatin envió con su representación a un tal Roberto Frías, coordinador del Fonca, quien lo más notable que tiene en la cabeza es el pelo teñido de azul. Fue él quien asestó una ofensa más a la comunidad cultural, pues dijo que en 25 años del Sistema Nacional de Creadores, 243 de ellos han obtenido entre 4 y 6 millones de pesos cada uno. Lo que omitió este individuo fue algo en lo que insistía Rafael Tovar y de Teresa: las becas no son asistenciales, sino que están dirigidas a estimular la producción de nuestros más destacados creadores. Para los que empiezan, para quienes presentan proyectos de interés, sostienen publicaciones o realizan diversas actividades, existen otros estímulos, mismos que hoy le regatean a la comunidad cultural arguyendo una peregrina descentralización, como si todos los beneficiados hubieran nacido en los alrededores del Zócalo.

UNAM: funcionario y plagiario

En la publicación de internet El Presente del Pasado (4/III/2019), Luis Fernando Granados, doctor en historia por la Universidad de Georgetown, publica el artículo Corrupción en el ambiente. En él cita y denuncia plagios más que evidentes de Antonio Escobar Ohmstede, actual secretario académico del Instituto de Investigaciones Históricas de la UNAM –ni más ni menos–, nivel tres en el Sistema Nacional de Investigadores y candidato a integrar la comisión dictaminadora del área de historia y ciencias de la conducta del propio SNI. Si algo faltara, se trata de una nueva y contundente prueba del descuido y las componendas que privan en el otorgamiento de las becas del SNI, sistema al que le urge una buena enjuagada y una estrecha vigilancia. Por supuesto, toda reforma a dicho sistema enfrentará resistencias, pues son muchos y muy diversos los intereses en juego, pero lo menos que puede exigirse es que quienes reciban los apoyos actúen honestamente. Por ningún motivo debe permitirse que un solicitante presente como suyo un trabajo ajeno ni los usuales autorrefritos que han abatido la investigación en calidad y cantidad. Para el doctor Granados, “este nuevo caso de corrupción académica merece atención pública y exige una reacción de la comunidad menos complaciente que otras veces”. Pues sí.

Que dobladita no, Paco

En el Senado, la Comisión de Cultura que encabeza Susana Harp exhortó a Paco Ignacio Taibo II “para que se conduzca con respeto ante las instituciones”, a las que por cierto no ha faltado. El mismo órgano (el senatorial, por supuesto) pidió al Ejecutivo que informe sobre las obras pictóricas que hay en Los Pinos y, suponemos, las que se llevaron algunos vivos. También se demandó a la Presidencia de la República y a los gobernadores que aporten recursos para el desarrollo de las lenguas indígenas y de paso que se protejan los derechos de autor de nuestros artesanos. Recomendamos a los senadores de la citada comisión que le echen una ojeada a la Ley Federal del Derecho de Autor, pues en cada reforma se ha ido privando a los creadores de la indispensable protección del Estado.

Breviario…

La querida Margo Glantz agregó otro galardón a su bien ganada galería de distinciones: el Premio Nuevo León Alfonso Reyes. ¡Felicidades! @@@ El Congreso de Veracruz tendrá que contratar a profesionales de la comunicación que no atribuyan nacionalidad mexicana al escritor colombiano de apellido García Márquez, quien no se llamaba Francisco sino Gabriel. Los errores aparecieron en las cuentas de aquel H. Congreso. @@@ Murió el director escénico y actor de teatro, cine y TV Abraham Stavans, padre del escritor Ilán del mismo apellido.