EL-SUR

Miércoles 28 de Septiembre de 2022

Guerrero, México

Opinión

El gobernador que necesita Guerrero

Héctor Manuel Popoca Boone

Diciembre 12, 2020

 

Debido a los grandes desafíos que enfrenta nuestro estado, necesario es que lo gobierne alguien que tenga además de altura de miras, un conocimiento amplio de los ancestrales problemas y desequilibrios regionales que aquejan a nuestra entidad sureña y, por supuesto, estar comprometido con las mejores causas sociales de los de abajo. Mujer u hombre intachable, sin inclinación al latrocinio, ni a la sempiterna farsa o hipocresía. Principalmente, estar libre de pago de facturas de cualquier índole.
Alguien que sepa conducir los destinos estatales por buen derrotero; haciéndose acompañar de la energía y creatividad de un buen equipo de hombres y mujeres, de acendrados principios y valores, para transitar el difícil periodo del próximo sexenio gubernamental. Tiempos que requerirán de arduo esfuerzo colectivo, para recuperar lo perdido a causa de los desastres que nos está legando la pandemia.
Necesario también es contar con la indispensable participación de una ciudadanía sana, consciente, vigorosa y exigente. Con auto disciplina colectiva y ordenado trabajo comunitario. Que sepa ser vigilante de la superior prevalencia de todos los derechos humanos. El gobierno que propongo atenderá las demandas de un nuevo y fuerte movimiento social, plural y emancipador; teniendo la obligación de ser ejemplo permanente de congruencia entre el decir y el hacer; porque sería una desgracia dar cabida a frivolidades, simulaciones, mentiras, dispendios, corrupciones, nepotismo e impunidades; ya sean institucionales o civiles.
En el tiempo post electoral, estaremos atosigados por acentuadas carencias económicas. No habrá mucho erario público del qué disponer. Será una zaga colectiva de esfuerzo humano y lucha constante por reducir los déficits incrementados que tenemos en los sectores salud, educación, alimentación, economía y justicia.
Tendrá que ser una hazaña social, el abrir oportunidades y fuentes de trabajo permanentes y remuneradoras, en estrecha coordinación con un sector empresarial progresista, que esté apuntalado por financiamientos productivos blandos. Especial atención tendrán las empresas micro, pequeñas y medianas pertenecientes al sector social de la economía. Junto con todas las fuerzas productivas del estado, aspiro a fortalecer los mercados regionales para producir lo más posible de lo que consumimos de fuera. Todo es lograble, contando con el decisivo concurso del pueblo de Guerrero.
Ciertamente, difícil será llevar a cabo lo planteado, debido al fuerte arraigo de vicios, latrocinios y enajenaciones, de los que hemos sido víctimas a manos de malos gobernantes, por muchos años a la fecha. Con el respaldo de la ciudadanía y sin titubeos, erradicaré esos lastres. El gobierno democrático, participativo y de nuevo tipo que me propongo establecer, no tolerará ninguna especie de marginación, segregación o racismo; antes bien, promoverá iniciativas para desterrarlas ahí donde se den.
Entre otros anhelos para ser candidato independiente a gobernador, está abolir la nefasta existencia de ciudadanos de primera, segunda y tercera categoría. En la nueva forma de gobernar, habrá de otorgársele la misma atención a todos; pero con especial trato al ciudadano desvalido, sea éste indígena de la Montaña; afro mestizo de Costa Chica, al relegado de la Sierra, al abandonado de Tierra Caliente o del Acapulco suburbano, por citar algunos ejemplos representativos.
La verdadera gobernanza se gestará desde abajo; en el seno de las juntas vecinales, de barrios urbanos y en las asambleas de las comunidades rurales siendo protagonistas principales la juventud, los hombres y mujeres productivos acompañados de la sabiduría de los adultos mayores.
El desdeñar el papel participativo de la ciudadanía sería el mayor error de gobierno que pudiera cometerse, tal y como ha sido en los gobiernos deshonestos de los últimos tiempos. De ahí la ínfima trascendencia e incapacidad institucional de dar gobernabilidad regional donde, hoy por hoy, han asentado sus reales con total impunidad, los negociantes de las adicciones fuertes.
PD. La directiva nacional del partido Morena pecará de alta irresponsabilidad e ilegalidad, al realizar, próximamente, una encuesta estatal, “casa por casa y de cara a cara”; en plena pandemia creciente (calificada por las autoridades sanitarias de alto riesgo) al exponer la salud y la vida de sus encuestadores y la de los encuestados y sus familias. ¡Uff…!