EL-SUR

Miércoles 27 de Octubre de 2021

Guerrero, México

Opinión

Alcaldes de Acapulco (XXXIV)

El gringo de la marañona

Anituy Rebolledo Ayerdi

Octubre 14, 2021

 

(Octava y última parte)

 

Nadie debería preguntar a nadie sobre nada porque las preguntas sólo obligan a uno a mentir: B. Traven

La obra

Durante su vida envuelta en el misterio, B. Traven (1926-1950) escribió cerca de 20 novelas, más de 150 cuentos y libros de viajes publicados en 40 lenguas con más de 40 millones de copias. Buen número de esos textos están situados en comunidades indígenas de México, además de otros tantos en escenarios urbanos que describen situaciones concretas de trabajadores. Es por ello que se le considera entre los escritores que mejor han captado el alma de los mexicanos.
Cuando Traven llega a Acapulco ya ha publicado, siempre en Alemania, El tesoro de la Sierra Madre, Canasta de cuentos mexicanos, Tierra de primavera, Un puente en la selva y Pizcadores de algodón. El barco de la muerte, la primera obra traveana escrita en español se conocerá aquí hasta 1936.
La etapa acapulqueña de Traven incluirá las obras fechadas de 1930 a 1948, sin que ello quiera decir que fueron escritas aquí. Recuérdense sus largas temporadas en Chiapas y frecuentes desapariciones del hogar porteño. Estaríamos hablando entonces de La carreta (1930), Gobierno (1931), Marcha al imperio de la caoba (1933), Trozas (1936), La rebelión de los colgados (1936) y Un general en la selva (1940) .
Corresponden a la última etapa de su vida , La creación del Sol y la Luna (1949), Macario (The Third Guest, 1950), texto declarado por el diario New York Times como el mejor cuento de 1953; Aslan Narval (1960), Salario amargo (1968), además de todo lo inédito

Traven, el gringo

B. Traven es sin duda el escritor extranjero con mayor número de cuentos y novelas sobre México. A pesar de ello y no obstante haberse nacionalizado mexicano, su nombre no figura en ningún diccionario de la literatura mexicana. Tampoco se ha tomado en cuenta su adhesión incondicional al país ni su genuino amor por México y los indios.
“México, oh bella y hermosa tierra de la eterna primavera, rica en leyendas, danzas y canciones ¡No tiene par en el mundo!”, escribió

Octavio Paz

“¿Se trata acaso –pregunta Octavio Paz– de que la literatura mexicana es lo escrito por mexicanos sobre México? ¿O se trata acaso de una revelación particular del espíritu, realidad o carácter de México? Hay sin duda novela cuento, poesía, teatro, ensayos mexicanos que por sus preocupaciones son únicas, sea por los problemas que plantea y por el modo de hacerlo, lo mismo que por su lenguaje”.

Agustín Basave

Para el filósofo Agustín Basave la literatura mexicana abarca obras de escritores nacidos en México o que en México hayan pasado la mayor parte y más importante de sus vidas. Y algo más: que se comuniquen en un español mestizo propio de nuestro país, aunque ese español mestizo sea manejado por un alemán que vivió y murió entre nosotros: Bruno Traven. (Vocación y estilo de México, Limusa, 1989).

Sara Sefchovich

“Traven es una novelista excepcional, distinto en su tono intelectual a los autores mexicanos y de todos modos profundamente mexicano. En su obra no solo hay fatalismo sino también capacidad de resistencia y en ella no triunfan los catrines ni se da el punto de vista de los liberales clasemedieros, sus contemporáneos. No hay en él tampoco sermones ni moral, no hay defensa ilustrada y paternalista del indígena sino denuncia de su explotación”. (El México de los 40. Filosofía y Literatura, (Grijalbo-CNCA, 1986).

Jorge Ruffinelli

El crítico literario uruguayo Jorge Ruffinelli compara a Traven con otros escritores estadunidenses y europeos para llegar a la conclusión de que se trata de un escritor de México por sus temas y lenguaje (El otro México en la obra de Traven, D. H. Lawrence y Malcolm Lowry, Nueva Imagen, 1968).

Arthur Calder-Marshall

Dice este escritor estadunidense que cuando se busca una verdadera imagen de México, sólo Traven es comparable con Madame Calderón de la Barca y Faldran.( Novelas de B. Traven, 1940).

D. Wayne Gumm

Traven Torsvan se alza a la misma altura que DH Laurence y miss Katherinne Anne Porter (Escritores norteamericanos y británicos en México, FCE, 1977).

Judy Stone

La única mujer de los seis periodistas que consiguieron entrevistar a Traven (Mistery of Traven) dice: “Su escritura a veces puede ser anticuada y torpe, pero su modo de narrar es soberbio y su poderosa e irónica previsión presenta un panorama contemporáneo del siglo XX”.

Manuel Pedro González

Para este crítico literario México tiene una deuda impagable con Traven. No sólo es el más tenaz y denodado defensor que ha tenido el indio mexicano desde Fray Bartolomé de las Casas –el más ferviente y artísticamente más eficaz– sino que ha dramatizado una injusticia secular ante la cual la mayoría ha permanecido ciega, sorda y muda a lo largo de 500 años.

Jorge Ruiz Dueñas

“Nunca ha habido un caso como Traven, y no sólo por el misterio sobre él. Parecía sentir a México en sus propias carnes. Otros escritores nacidos en el extranjero como Malcolm Lowry o D. H. Lawrence han escritor bien sobre México, aunque con cierto sentido de desapego o rechazo o mimetismo. No Traven. No traduce la realidad social y cultural de México, la incorpora y la capta como si hubiera nacido aquí mexicano, con todo sentimiento”.

Mercadotecnia

No han faltado quienes acusen a Traven de haber fabricado su propio misterio en calidad de recurso anticipado de mercadotécnica. Añaden que a muchos lectores fascinó más por el enigma de su identidad que por la calidad de sus cuentos y novelas. Cierto o no, millones en el mundo lo han leído, incluso en la Unión de Repúblicas Socialistas, Soviéticas, URSS, donde algunas de sus obras constituyeron, en pleno stalinismo, lo que hoy se conoce como best seller.

Injusticias y contradicciones

Luego de que este camaleónico humanista llegó al puerto de Tampico, en 1924, fue conmovido por el México post revolucionario con sus injusticias y contradicciones y también con ese algo (que implica quizá liviandad ante el misterio de la vida) y que hace más ligera la existencia del mexicano. Quizá ambos fenómenos lo tocaran profundamente.

Federico Marín, médico de Traven

“Hal, como lo llamábamos su amigos, era un santo terrenal, de una bondad increíble. Nunca pensaba mal de nadie, disculpaba los errores y las debilidades humanas. Cuando alguien hacia algún comentario desfavorable al respecto, declaraba que su ventaja consistía en estar más sordo que una tapia.
Sentía gran simpatía por los jóvenes: lo preocupaban los problemas de las nuevas generaciones y de los indígenas que vivían en condiciones deplorables.
Nunca le tuvo apego al dinero. Mantenía a varias familias indígenas. Participaba de todos los sufrimientos físicos y síquicos de sus semejantes, sobre todo de aquellos a quienes realmente amaba como hermanos”.

Federico Canessi (escultor)

“El Skipper –como lo llamábamos sus amigos– era un verdadero sabio, aunque no siempre se sabía de donde sacaba su sabiduría. Cuando estaba trabajando en mi mural de la presa del Malpaso, en Chiapas, me acompañó en una ocasión. Esa vez contó tanto de Chiapas y la situación de los pueblos que dejó boquiabiertos a sus oyentes, ingenieros, obreros, campesinos. Conocía la selva chiapaneca como la palma de su mano, había visitado las regiones más inhóspitas y conocido muy bien a los indígenas, compartiendo su llanto y su alegría.
¿Cometeré una indiscreción que seguramente no me perdonaría? Durante muchos año pagó los gastos de mantenimiento de una ruina de Chiapas. Con frecuencia pagaba a los médicos que visitaban y curaban a enfermos en la selva. Cuántas veces apareció como San Nicolás cargado de regalos para los niños indígenas que conocían muy pocas alegrías.
Detestaba jugar con alegorías y frases artificiales, no soportaba ni las bribonadas ni el desorden. Tanto más ordenado y sencillo él mismo y ocultaba su verdadera personalidad para no llamar la atención. No creo que su vida haya sido un secreto, pero sé que su modestia lo indujo a vivir en el anonimato”.

Aguanta

Este mundo, con todos sus problemas, defectos, decepciones, penas, dificultades , después de todo es demasiado bello para abandonarlo, aunque estés enfermo, cansado de la vida o cerca del fin sin esperanzas, ¡aguanta! ¡Aguanta!, sigue luchando, no te rindas. Escúpele la cara a la muerte y voltea para el otro lado. El Sol siguen en el cielo, rodeado de estrellas: B. Traven (4 de marzo de 1969, diez días antes de morir de cáncer de próstata).

Paredón

* Traven, biografía de un misterio. Karl S. Guthke.
* Escritores norteamericanos y británicos en México, D. Wayne Gunn, Conaculta, 2001
* Quién fue Traven, Will Wyatt, Domés, 1984.
* Dr. Alfonso Quiroz Cuarón, sus mejores casos de criminología, José Ramón Garmabella, Diana, 1981.
* Las compañías petroleras de México, B. Traven, SEP, 1975
* B. Traven, el mexicano que vino de Alemania, Rafael López, 2019.
* Acerca de B. Traven, Facebook, 2010.
Testimonios, Relatos de Acapulco, Enrique Díaz Clavel, CEM, 1995.
* Enciclopedia de México, José Rogelio Alvarez, 1978.
* Diccionario Enciclopé-dico de México, Humberto Mussachio, 1989.
* La aventura del cine mexicano, José Ayala Blanco, Grijalbo, 1993.
* El cine norteamericano, Andrew Sarris, Diana 1968.
* Wikipedia.