EL-SUR

Lunes 06 de Diciembre de 2021

Guerrero, México

Opinión

El Grito independentista de AMLO en la 4T

Marcial Rodríguez Saldaña

Septiembre 19, 2019

El mensaje de [email protected] [email protected] que en forma mayoritaria emitieron su voto el primero de julio del 2018 para respaldar al actual Presidente de la República, Andrés Manuel López Obrador y su Proyecto Alternativo de Nación, hoy expresado en el Plan Nacional de Desarrollo, que en esencia implica un cambio de régimen en todas sus connotaciones, de fondo y de forma, parte de ello se vio reflejado este 15 de septiembre por la noche en el tradicional grito de independencia.
1.- En los gritos de Independencia en el antiguo régimen había una parafernalia, era un rito envuelto en autoritarismo, como si se tratase de un gobierno monárquico con una realeza muy distante del pueblo; un ceremonial vacío de contenido sólo para cubrir una formalidad, incluso de manipulación pública y demagogia de quienes evocaban a héroes de la patria pero que con sus hechos eran sus principales traidores.
Ahora se notó un cambio de fondo que consiste en la congruencia con lo que representa la independencia de nuestra nación, sus proclamas, sus luchas, la defensa de sus valores y sus protagonistas, como las que ha encabezado y hoy dirige el representante del Poder Ejecutivo AMLO quien además de destacar las figuras de Miguel Hidalgo y José María Morelos y Pavón resaltó el rol de las mujeres como Josefa Ortiz de Domínguez y Leona Vicario quienes hicieron enormes contribuciones a las batallas insurgentes.
2.- La celebración para una casta-élite del poder en su gran mayoría ilegítimo que se llevaba a cabo en el pasado, hoy se transformó en una conmemoración popular; se acabaron las cenas para los privilegiados con el consecuente derroche del dinero del pueblo, en champagne, vinos y suculentos banquetes, para dar paso a una verbena con antojitos mexicanos, tamales, elotes, atole, agua fresca de frutas para los que siempre de buena fe asistían a estas festividades que llenaban la plaza de la Constitución en la capital de la República, pero que eran excluidos de las mínimas atenciones; se terminó con los políticos bendecidos, amigos y familiares que usurpaban la voluntad del pueblo en el balcón presidencial del Palacio Nacional, para dar paso a una celebración austera y republicana sólo con quien legítimamente detenta la representación del Estado en el grito y únicamente acompañado por su esposa después de la parte sustancial protocolaria.
3.- La empatía del pueblo con el Presidente AMLO en la conmemoración del inicio de la lucha por la independencia de la nación, fue un fenómeno que no se había presentado en el pasado, se veía en los rostros la algarabía y se escuchaban las aclamaciones de simpatía con un auténtico representante popular: “Sí se pudo, sí se pudo”. “Presidente, presidente”, “No estás solo, no estás solo” fueron algunas de las frases que resonaban en la plaza del centro del país, pero que también hacían eco en todos los rincones de la patria; se terminaron los filtros de exageradas medidas de seguridad que proliferaban en el pasado, que eran producto del temor de los gobernantes en turno a las inconformidades sociales. La música y la interpretación de las canciones alusivas a la patria de la gran Eugenia León, completaron el elenco de una celebración nacionalista.
4.- El ejemplo del Presidente AMLO que dio en la ceremonia del aniversario de la gesta independiente, es una demostración más de lo que constituye el cambio de régimen en nuestro país, en cuanto a reivindicar nuestras luchas libertarias con la congruencia histórica, a terminar con las celebraciones suntuarias del despilfarro del erario público para dar paso a la austeridad republicana, a poner en el centro de todos los ceremoniales al pueblo como protagonista de nuestra historia en cada generación, a predicar y arraigar en las nuevas generaciones los más profundos valores de la patria. Esperamos que esta práctica se replique en todos los niveles de poder y en todos los órganos de gobierno federal, estatal y municipal, como un símbolo inequívoco de la Cuarta Transformación de México.

marcialrodriguezsaldana.com