EL-SUR

Martes 24 de Mayo de 2022

Guerrero, México

Opinión

El IAPG

Héctor Manuel Popoca Boone

Enero 30, 2016

Buena acogida entre algunos lectores del El Sur tuvo mi artículo de opinión de la semana pasada, donde di cuenta de la iniciativa de los ciudadanos Jesús Mendoza, Jean Mendieta y Carlos Juárez, sobre la creación del Instituto Autónomo para la Paz en Guerrero (IAPG). De tal suerte que, a solicitud expresa, en esta ocasión amplío un poco más los propósitos del mismo, contenidos en el perfil del proyecto respectivo. mismo que está sirviendo para que el colectivo Guerrero es Primero, gestione los recursos económicos, ante diversas instancias públicas y privadas, para la elaboración del proyecto ejecutivo, que contendrá, con mayor precisión, el continente, el contenido, los alcances y presupuestos para el establecimiento y operación inicial del IAPG.
De las variadas y recurrentes causas de acción e inacción institucional, legal y social que fueron, a lo largo de muchos años, la incubadora de las violencias que hoy se expresan en gran crisis en Guerrero y en otros estados de la República, se concluye que la reconstrucción de la paz, digna y duradera, será todo un proceso de corto, mediano y largo plazo.
Vías para avanzar en ese esfuerzo serán: a) la formación de promotores de la paz, (construcción de capacidades humanas) en su más amplia acepción. Esto quiere decir, promotores con preparaciones en diferentes niveles y campos del conocimiento, a través de talleres, diplomados, estudios técnicos, profesionales y otros de post-gado. b) Conocer, transferir y saber aplicar lo mejor de las habilidades, servicios y herramientas que permitan manejar de manera más adecuada los conflictos y las violencias no resueltas, así como hacer uso de los procesos de reconstrucción del tejido social más idóneos, desde lo local, pasando por lo comunitario, la micro-región y las regiones. Serán acervos destinados a todos los actores sociales que están empeñados en contribuir, con su activa participación, a la concreción de la anhelada paz; así como de la necesaria prevención de estallidos de crisis de violencias en el futuro. c) Socialización de los conocimientos multidiciplinarios, en los diferentes ámbitos y territorios en que inciden o en donde se generan las violencias. d) En dado caso, servir como proveeduría de servicios y programas que incrementen las posibilidades individuales, colectivas y gubernamentales para iniciar o consolidar procesos de paz.
Uno de los principios básicos del que partiría el IAPG es su posible contribución a fortalecer la resiliencia social. Entendida ésta, de acuerdo con el filósofo y sociólogo John Paul Lederach, como “la capacidad de alguien o de algo de salir adelante y sobrevivir frente a la adversidad y al mismo tiempo conservar la capacidad de recuperarse y regresar a la normalidad”, que viéndola desde un enfoque comunitario sería “la habilidad de un sistema social para hacer frente, adaptarse y reorganizarse en respuesta a retos dramáticos”.
Otro principio sería el de la gobernanza, entendiéndola de acuerdo al PNUD-ONU como “una serie de instituciones, mecanismos y procesos, a través de los cuales los ciudadanos y sus grupos pueden articular sus intereses y necesidades, mediar sus diferencias y ejercer sus derechos y obligaciones a nivel local”
Otro principio adicional es “la creación de espacios para imaginar el futuro deseado (la paz), con una nueva aceptación entre las personas con diferentes posiciones e ideas, muchas veces contrapuestas, en espacios de interacción pragmática y dando el apoyo a liderazgos de paz”. Luego entonces, el IAPG sería el espacio social idóneo para ese reencuentro, que operaría como una red de personas que dé cabida al reconocimiento de las partes, a la comprensión de nuestras acciones y pensares diferentes, sin adjetivaciones peyorativas, y que den paso al inicio de comunicaciones mínimas básicas, para consensar mecanismos necesarios de cambio social en pro de la paz.
En fin, el ámbito de estudio, investigación, transferencia y participación será multidisciplinario, teniendo como lugar de encuentro la creatividad social y cultural del contexto local y regional, por lo que el programa curricular está por elaborarse en colectivo, ya que lo aquí esbozado es tan sólo un perfil del proyecto.