EL-SUR

Lunes 15 de Agosto de 2022

Guerrero, México

Opinión

El interés común

Florencio Salazar

Junio 13, 2022

Los músicos de jazz saben que hay momentos para hacer solos y momentos
para acompañar.
Michel Wheeler.

Con ese lenguaje grandilocuente –con frecuencia usado por nosotros los políticos–, hemos dicho que Guerrero es más grande que sus problemas. Con ello queremos decir que no hay problema, por complejo que sea, que no pueda resolverse para mantener en buen cauce a nuestra entidad.
También acostumbramos expresar que el estado está por encima de intereses de personas, grupos o partidos. Es decir, nada es más importante que el ser colectivo que nos da pertenencia en el territorio y la historia. Luego entonces, debe ser de interés general que marchen bien los asuntos de nuestro estado.
Napoleón aconsejó que “no hay que interrumpir al enemigo cuando se esté equivocando”. Pero en una sociedad civilizada y democrática el enemigo es el opuesto que desea la ocupación del territorio, la liquidación de la cultura y, si es posible, de la población. Es el caso de las guerras de conquista como la de Rusia en Ucrania.
En una sociedad que tiene raíces comunes sólo los radicales, extremistas, dogmáticos, etcétera, ven enemigos en donde solo hay, acaso, adversarios. Los adversarios pugnan por lo mismo por diferentes rutas; los enemigos, por la desaparición de los otros. Los adversarios cuidan el objeto de sus diferencias; los enemigos buscan su destrucción. Por eso debemos tener cuidado con las palabras y con los actos, sobre todo los que proceden del poder.
Parece innecesario repetir que el sistema político mexicano es democrático. En él habita el pluripartidismo, la libertad de expresión y asociación como potestades ciudadanas dentro del vientre constitucional, en el que toda atribución tiene responsabilidad. O sea, ciudadanos y servidores públicos convivimos sometidos al orden legal. El orden legal significa una serie de reglas que permiten el desarrollo civilizado de la sociedad. Quien lo transgrede debe atenerse a las consecuencias de la ley.
Debemos tener claridad respecto “al largo brazo de la ley”. ¿Por qué es largo el brazo de ley? Lo que hoy no pueda lo alcanzará algún día, así pasen los años. Ejemplo elocuente es la prisión preventiva del ex presidente Luis Echeverría por los hechos del 2 de octubre de 1968 y del 10 de junio de 1971, que fue domiciliaria por la avanzada edad del inculpado. El poder no es eterno ni en las monarquías, ya que la jefatura de Estado es símbolo de la unidad de una nación, pero el poder político se deposita en un Parlamento.
El poder público no es patente de corso, cuyo origen se remonta a la época de piratas y bucaneros que tenían esa especie de fuero, por parte de las monarquías de Francia e Inglaterra, para asaltar las naves españolas procedentes del Nuevo Mundo cargadas de riquezas. Actualmente se administra lo que pertenece a la sociedad, no el patrimonio propio. Y se rinden cuentas.
Una de las voces más importantes de la sociedad democrática es la de la opinión pública; aquella que se expresa generalmente a través de los medios, indicativa del sentimiento colectivo. El receptor de la opinión pública es inevitablemente el gobierno, así se diga “ni los veo ni los oigo”. El gobierno debe analizar y valorar diariamente el o los mensajes en su cuarto de situación. En ese sitio estratégico se revisan los hechos descarnados y se adoptan medidas para asegurar, a través de la gobernabilidad, la buena imagen del gobierno.
El gobierno tiene muchos escenarios para actuar, desde los actos propiamente escenográficos como el banderazo de inicio de obras, el seguimiento a las políticas públicas en reuniones de evaluación y la revisión seria y profunda de la marcha de la administración. Estas reuniones, necesariamente privadas, con aquellos funcionarios responsables y competentes. Es mirarse al espejo sin maquillaje.
La administración pública se integra con elementos diversos aun cuando pertenezcan a un mismo partido. La variedad corresponde a su procedencia: militancia política, reconocimiento profesional, amistad e influyentismo. Como sea que los gatos se encuentren en el tejado es imprescindibles que se atiendan tres cuestiones básicas: obediencia a un solo mando, disciplina en el trabajo y resultados. El animal que conocemos como administración pública camina con tres patas; cualquiera que le falte ocasionará inestabilidad.
Afuera hay problemas cuando adentro no hay soluciones. Hay que invertir las cosas: que afuera haya soluciones porque adentro se resuelven los problemas. Queremos que el gobierno avance con firmeza por el bien de los guerrerenses. Proteger el interés común es la tarea.