EL-SUR

Viernes 21 de Enero de 2022

Guerrero, México

Opinión

El nuevo escenario de la política en Guerrero

Jorge Camacho Peñaloza

Julio 27, 2018

 

 

Allí donde el mando es codiciado y disputado, no puede haber buen gobierno ni reinará la concordia. Platón.

La política ya no será lo que era. A la luz de los resultados de la elección del pasado primero julio hacer política en Guerrero y en el país ya no será lo mismo, pues ahora deberá hacerse desde un contexto diferente de nuevas mayorías, gobiernos divididos y de estados de ánimo ciudadano políticamente diferentes, y sin embargo, si se quiere tener éxito como gobernante, representante popular o como ciudadanía, deberá hacerse más política que un ningún periodo de la historia de nuestro país y eso lo deben entender los derrotados, los victoriosos y los ciudadanos si no quieren equivocarse en su desempeño como tales. Me explico.
Redistribución del poder. El primer efecto en Guerrero de la redistribución del poder decidida por la ciudadanía es la pérdida del control del Poder Legislativo por el PRI; ahí la nueva mayoría estará a partir del 1 de septiembre en poder de los diputados de Morena y sus aliados del PT y PES, y uno que otro del PRD en donde Andrés Manuel López Obrador cuenta con ascendencia. Asimismo, el PRI deja de tener la mayoría de las Presidencias municipales, pues tendrá más alcaldías la coalición PAN-PRD-MC, y en las diputaciones federales y senadurías Morena se queda con la mayor parte. El partido Morena es el que obtuvo mayores espacios de poder contando sobre todo la Presidencia de la República y el partido que más perdió fue sin duda el PRI aunque conserva la posición más importante a nivel local que es la gubernatura del estado.
Los nuevos usos del poder. Lo que al parecer está quedando claro con esta nueva redistribución del poder es que la dueña del poder es la ciudadanía y no los partidos o gobernantes, la ciudadana da y quita poder. En Guerrero quien perdió poder deberá replantear sus estrategias del ejercicio del poder, tendrán que ser diferentes, y quien ganó deberá aprender a ejercer el poder, y la ciudadanía deberá ser responsable de su mandato más allá de la urna, nueva política para todos. Y ahí es donde tengo mis dudas.
Los que ganaron no pueden llegar a enseñar a hacer política, a decir que han descubierto el hilo negro con actitudes bravuconas. Entiendan que no es lo mismo poder que poder político, ganaron poder político pero no poder, la victoria no los hace poderosos como para querer llegar partiendo plaza, sería una exhibición de pérdida de piso, de estar fuera de lugar, de torpeza estaliniana, de izquierdismo trasnochado. Tendrán que aprender a hacer política, deberán entender que su victoria no es resultado de una revolución, de esas que permiten hasta dictaduras o un ejercicio duro de la política, fue resultado de una decisión democrática de los ciudadanos.
Y los que perdieron también tendrán que cambiar el ejercicio del poder, y esa es también mi duda, que varios integrantes del gabinete estatal no sean capaces de entender los nuevos tiempos políticos. Guerrero por primera vez será gobernado en condición de gobiernos divididos, el Poder Ejecutivo en manos de una fuerza política, el Legislativo en manos de otra y los ayuntamientos en otra diferente, nadie tendrá el poder absoluto, será necesario esforzarse más en la construcción de acuerdos, en el diálogo, tender puentes, el juego será disentir pero con capacidad de coincidir; pero sobre todo, ganadores y perdedores deberán entender que estamos ante una situación de nuevos valores políticos en la ciudadanía que me temo que tanto unos como otros tendrán dificultad en entender.
El nuevo escenario político de la entidad es un desafío para la política, y por lo que he escuchado y leído tanto de perdedores como de ganadores no estoy tan seguro de que entiendan bien a bien siquiera lo que es la política, de lo que sí, que tendrán que hacer una nueva que los lleve a entender el rol de ser oposición, del colaboracionismo, de los contrapesos, del convencimiento mutuo, de la exposición pública de las posturas en beneficio de Guerrero; más allá de las posturas ideológicas se tendrán que hacer ajustes en la forma de entender y hacer política para responsabilizarse como uno solo de los problemas del estado.
Vuela vuela palomita y ve y dile: A los actores políticos de la comarca que de aquí p’al real buena política queremos los guerrerenses, ni la misma ni la nueva buscando la confrontación que eso no conviene a Guerrero, que ni unos ni otros, la ciudadanía es primero.