EL-SUR

Martes 27 de Septiembre de 2022

Guerrero, México

Opinión

El origen de la pandemia de Covid-19 en el mercado de animales de Wuhan

Octavio Klimek Alcaraz

Agosto 13, 2022

Dos nuevos estudios complementarios respaldan la suposición de que el coronavirus SARS-CoV-2 provino de un mercado de animales de Huanan en la metrópolis china de Wuhan –la denominada zona cero–, y no de un laboratorio de alta seguridad biológico creado artificialmente o de origen natural, pero que había escapado accidentalmente de allí. Ambos trabajos ya habían sido publicados en los llamados preprints. La investigación para los dos artículos fue realizada por un equipo de virólogos y biólogos evolutivos multinacional e independiente. Tras la valoración de expertos independientes, ahora ambos han aparecido el pasado 26 de julio de 2022 en la revista científica Science.

El mapeo de los primeros casos de Covid-19

El virólogo Michael Worobey de la Universidad de Arizona encabezó a un amplio grupo de investigadores que analizó la distribución geográfica de los primeros casos de Cpvid-19 en diciembre de 2019 y mostró que estaban muy agrupados alrededor del mercado mayorista de animales de Huanan en Wuhan. Desde el inicio de la pandemia se identificó como una fuente probable de casos en los primeros informes, pero luego esta conclusión se volvió controvertida ante las citadas teorías de escape del virus de un laboratorio. Los investigadores demostraron que los primeros casos conocidos de Covid -19 de diciembre de 2019, incluidos aquellos sin vínculos directos informados, se centraron geográficamente en este mercado.
El equipo de investigadores usó herramientas de mapeo para determinar la ubicación de la mayoría de los primeros 174 casos identificados por la Organización Mundial de la Salud, encontrando que 155 de ellos estaban en Wuhan.
Según los datos temporales y locales disponibles sobre los primeros casos conocidos de coronavirus en Wuhan, los investigadores encontraron que los primeros casos de Covid-19 en el mercado de Huanan se concentraron entre los comerciantes que vendían animales vivos o entre las personas que compraban allí. Los ocho casos en Wuhan informados antes del 20 de diciembre de 2019 se remontan a la parte occidental del mercado, que vende animales vivos y recién sacrificados.
Todos estos casos se acumulaban alrededor del mercado, y algunos de los primeros pacientes sin historia reciente de visitar el mercado vivían muy cerca. En consecuencia, se agruparon estrechamente alrededor del mercado de Huanan, mientras que las infecciones posteriores se distribuyeron ampliamente en la metrópolis. Un comportamiento típico de las enfermedades infecciosas en su contagio.
Las muestras ambientales positivas para el SARS-CoV-2 se asociaron espacialmente con vendedores que vendían mamíferos vivos en la parte oeste del mercado de Huanan. Los análisis de muestras recogidas en las jaulas de esta sección, de los carritos que las transportaban y de dispositivos para quitar pelos y plumas fueron positivas para el nuevo coronavirus. Asimismo, los primeros casos de Covid -19 que se identificaron a comienzos de 2020 eran personas que habían estado en este lugar del mercado, donde se vendían animales de la vida silvestre vivos o recién descuartizados a finales de 2019. Entre ellos, se encontraban zorros rojos, erizos, liebres, tejones, mapaches japoneses y ciervos muntjacs. Sin embargo, las especies de mamíferos trasmisores a los primeros humanos infectados no fueron determinadas.
Por ello, el análisis de la evidencia disponible sugiere claramente que la pandemia se derivó de infecciones humanas iniciales producto de transmisión por venta de animales mamíferos vivos susceptibles al SARS-CoV-2 en el mercado de Huanan a fines de 2019.
En conclusión, sus análisis indican que la aparición del SARS-CoV-2 se produjo a través del comercio de vida silvestre en China y muestran que el mercado de Huanan fue el epicentro de la pandemia de Covid-19. Por lo anterior, esta investigación es fundamental para comprender cómo surgió el síndrome respiratorio agudo severo coronavirus 2 (SARS-CoV-2) en 2019, y así poder prevenir brotes zoonóticos antes de que se conviertan en la próxima pandemia.
Este artículo se cita: Worobey, M., Levy, J. I., Serrano, L. M., Crits-Christoph, A., Pekar, J. E., Goldstein, S. A., … & Andersen, K. G. (2022). The Huanan Seafood Wholesale Market in Wuhan was the early epicenter of the COVID-19 pandemic. Science, abp8715. (Publicado en línea el 26 de julio de 2022: https://www.science.org/doi/10.1126/science.abp8715).

La diversidad genómica del SARS-CoV-2

En el segundo estudio, también publicado en Science, los investigadores encabezados por Jonathan Pekar de la Universidad de California en San Diego, examinaron los datos genéticos de los primeros casos de coronavirus para analizar la evolución temprana del virus, concluyendo que era improbable que circulara ampliamente entre humanos antes de noviembre de 2019. Aquí, también, los científicos llegaron a la conclusión de que el virus probablemente saltó de los animales en el mercado de Huanan a los humanos.
Los investigadores analizaron la diversidad genómica del coronavirus 2 (SARS-CoV-2) al principio de la pandemia de la enfermedad por coronavirus 2019 (Covid-19). Demostrando que la diversidad genómica del SARS-CoV-2 antes de febrero de 2020 probablemente comprendía sólo dos linajes virales distintos, denominados A y B. y que ambos fueron el resultado de dos eventos separados de transmisión a humanos, los dos estaban presentes en el mercado de Wuhan. Estudios anteriores habían sugerido que el linaje B había evolucionado a partir del A. Bajo este escenario, probablemente existieron otras transmisiones de animal a humano en el mercado que no llegaron a manifestarse como casos de Covid-19.
La primera transmisión zoonótica probablemente involucró virus del linaje B alrededor del 18 de noviembre de 2019 (23 de octubre al 8 de diciembre), mientras que la introducción separada del linaje A probablemente ocurrió semanas después de este evento. Bajo este escenario, probablemente existieron otras transmisiones de animal a humano en el mercado que no llegaron a manifestarse como casos de Covid-19. Desde ahí, el nuevo coronavirus se extendió por Wuhan, más tarde por China y, con el tiempo, por todo el mundo.
Estos hallazgos indican que es poco probable que el SARS-CoV-2 circulara ampliamente entre los humanos antes de noviembre de 2019 y definen la estrecha ventana entre el momento en que el SARS-CoV-2 saltó por primera vez a los humanos y el momento en que se informaron los primeros casos de Covid -19. Al igual que con otros coronavirus, la aparición del SARS-CoV-2 probablemente se debió a múltiples eventos zoonóticos. Esta otra investigación contribuye igualmente a comprender las circunstancias que conducen a las pandemias, para lograr su prevención.
Este artículo se cita: Pekar, J. E., Magee, A., Parker, E., Moshiri, N., Izhikevich, K., Havens, J. L., … & Wertheim, J. O. (2022). The molecular epidemiology of multiple zoonotic origins of SARS-CoV-2. Science, eabp8337. (Publicado en línea el 26 de julio de 2022: https://www.science.org/doi/10.1126/science.abp8337).
Siguiendo los debates con relación al tema del origen del Covid-19. Se ha indicado que la evidencia que apunta al mercado de Huanan no debe descartar una hipótesis alternativa. Esta es, que el mercado podría haber sido simplemente el lugar de un evento de expansión masiva, en el que una persona infectada transmitió el virus a muchas otras personas. Es decir, el lugar del contagio original fue en otra zona. Los datos de localización de redes sociales del primer estudio muestran que esta explicación es muy improbable: este mercado de Wuhan no recibía una gran afluencia de gente y con los resultados de la identificación de los dos linajes de SARS-CoV-2 del segundo estudio es muy improbable que justo estos dos linajes se diseminaran en este lugar, sin ser su origen. Además, el exceso de muertes por neumonía se produjo por primera vez en los distritos alrededor de dicho mercado. Es decir, por ejemplo, la fuga del laboratorio del virus SARS-CoV-2 puede ser posible, pero es muy improbable ante tanta evidencia.
Pese a la relevancia de estas investigaciones siguen siendo oscuras y misteriosas las circunstancias exactas de la transmisión del virus. No se ha logrado conocer qué especie animal intermediaria fue la responsable de transmitir el virus a humanos en el mercado de Huanan. Se requiere un mapeo más exhaustivo sobre el SARS-CoV-2 y anticuerpos contra él en muestras de sangre recolectadas de animales de la vida silvestre vendidos en el mercado, pero esto posiblemente no sea ya viable. El mercado fue cerrado a principios de 2020, y al parecer no existen muestras de las especies sospechosas de la transmisión del SARS-CoV-2. Esto podría proporcionar evidencia más definitiva de los orígenes del Covid-19.
Lo que es claro, es que si se quiere prevenir y reducir el riesgo de nuevas epidemias, se debe frenar el consumo de animales de vida silvestre, así de simple. Es una forma simple y adecuada de reducir nuevos riesgos para la humanidad, y jamás vuelva a ocurrir lo que está sucediendo.